Domingo, 09 de diciembre de 2007

Socialismo y autogestión



¿Cómo es posible sentirse dueño de algo que es de todos?
Soy lo suficientemente consciente de que poseer un medio de producción jamás será  similar a la posesión de lo producido. Tiene más ventajas la sociedad donde se posean los medios de producción colectivamente y no individualmente, especialmente cuando el que lo posee tiene una seria de trabajadores trabajando para sí mismo y no para ellos. Si pertenezco a la plantilla de una empresa que es de todos los trabajadores, el hecho de que esté a mi nombre o no una máquina es algo sin importancia desde el momento en que recibo lo justo para vivir y la empresa se queda con lo que necesita para renovar maquinaria o realizar nuevas inversiones, y más aún si tengo la suficiente amplitud mental para pensar en el futuro de la sociedad y en el mío propio. En primer lugar, en una empresa tengo la ventaja de las vacaciones pagadas y la que da el colectivo laboral, y son más rentables porque un mismo medio puede ser usado por varias personas sin que se les explote por cualquier poseedor concreto de un medio de producción. Digo que son más rentables para la sociedad porque un medio de producción industrial puede ser utilizado en tres o cuatro turnos, por lo que cuatro o tres personas pueden aprovechar un mismo medio de producción , Mientras que en el caso de que cada una de esas personas poseyera un medio de producción , en realidad serían necesarios para los mismos turnos cuatro nuevo medios de producción y para construirlos sería imprescindible gastar más materias primas y se le sacaría menos rendimiento. Todas las demás formas de organizar la producción, mejor dicho, la explotación de los medios de producción, conducen a una serie de problemas mayores para la sociedad que la forma socialista. Prefiero pensar que los medios de producción no merecen pertenecer en concreto a ninguna persona, al igual que tampoco lo merece el oxígeno que respiramos ni el agua. Lo que me importa es poder respirar y saciar la sed, nada más.

_________________
Si la libertad de uno acaba donde comienza la de los demás, explotar a alguien es invadir su libertad.


Sólo el trabajo para si mismo y en su propio beneficio hace que la persona trabaje más activamente y procure cuidar más los objetos y asistir bien al cliente. Si bien esto es cierto, también es verdad que el trabajo individual tiende a desaparecer y a ser absorbido por las empresas de trabajo público o plural, al existir en ellas la ventaja de un menor tiempo de trabajo y muchas más comodidades. De eso no sólo se benefician los trabajadores de dichas empresas, también se beneficia toda la sociedad.
En el mundo burgués los trabajadores no trabajan para sí, trabajan para otros señores, los capitalistas, por tanto, sucede o tendría que suceder lo mismo que en el socialismo, y digo tendría porque si no sucede así es por la dictadura del capital sobre sus asalariados y por el miedo de éstos a ser despedidos .Por tanto, es preferible que ocurra así a que exista la dictadura del capital sobre los trabajadores y su explotación. En realidad, el trabajo de los individuos tiende a concentrarse en empresas y en cooperativas, sean éstas capitalistas o socialistas, y a disminuir el porcentaje de trabajo individual considerablemente. En fin, únicamente se puede llegar a la conclusión de que si los trabajadores desean ser libres y no seres dominados por los capitalistas ni los burócratas, tendrán que optar por las cooperativas y las empresas autogestionarias, sin que ello signifique la desaparición de los trabajadores individuales. El trabajo individual no es explotador en cuanto productor, sí puede serlo en cuanto comerciante o intermediario. Los explotadores solamente son aquellos que tienen trabajadores asalariados a su cargo. Más o menos se puede decir que, para los explotadores, el trabajo de los asalariados es considerado poco más o menos que un trozo de tierra al que se le debe sacar la mayor riqueza posible y una vez agotado el suelo , lo abandonan y buscan otro campo en el que seguir explotando a nuevos trabajadores, cuando no a los mismos. También se les podría comparar con los invasores que, luego de saquear las riquezas de otros pueblos, regresan a su tierra a disfrutar de lo robado. En su caso, regresa a sus propiedades a descansar antes de la muerte.


La autogestión acaba con todo lo malo del capitalismo, adopta comportamientos de éste en el mercado, al menos a priori, aunque luego se vea obligada a buscar soluciones más humanas cuando éste falle. Todos deberíamos de ser conscientes de que la ley del mercado no es la panacea de la cual el burgués nos habla. La ley del mercado no es capitalista. La ley del mercado existirá o puede existir perfectamente en el socialismo, lo que no deberá existir es la relación capitalista en las empresas y en el proceso de producción. Cuando digo eso no estoy reconociendo al capitalista. En primer lugar, porque todos sabemos que la ley del mercado se basa en la oferta y la demanda, no en la diferencia entre el explotado y el explotador. Consideró que tal cosa es indiferente tanto si hablamos de oferta como si hablamos de demanda; ante todo, porque ambas son utiles para armonizar las necesidades . Indudablemente el mejor modo de conseguir tal cosa es mediante una planificación flexible y descentralizada. Incluso el capitalista recurre actualmente a la planificación. Lo llama estudio de mercado. Ya va siendo hora de dejar de identificar socialismo con planificación y capitalismo con ley de mercado. La planificación y la ley del mercado son utiles tanto para el capitalismo como para el socialismo, le pese a quien le pese.

Escrito por mí antes del año 2003.


Tags: Producción, autogestión, tierra, mercado, explotadores, demanda, socialismo

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada