Jueves, 10 de abril de 2008
Problema económico inevitable.

 Lo siguiente lo escribí en el 2003.

Imaginemos una sociedad de doscientas personas que trabajan en común para cubrir la necesidad de vivienda, televisores, escuelas, cines, teléfonos, coches, lavadoras y frigoríficos, cosa que esperan conseguir en su totalidad en unos cinco años, por ejemplo. Al principio la oferta estará muy por detrás de la demanda, por lo que la construcción de dichos productos se acelerara a fin de igualar oferta y demanda y cubrir todas las necesidades al respecto. Al final de éste proceso, por lógica, la necesidad de construir dichos bienes de consumo disminuirá considerablemente y el trabajo necesario para la nueva realidad será menor y se deberán disminuir los ingresos de las personas y su horario de trabajo si no se desea que aparezca el paro. El hecho de disminuir ingresos no es negativo; sería una verdadera estupidez ganar más estando las necesidades económicas satisfechas, debido, ante todo, a que aquello para lo que se necesita dinero ya se haya satisfecho.
Una vez igualada oferta y demanda, resulta imprescindible bajar los salarios y distribuir el trabajo necesario entre los trabajadores de la sociedad bajando el horario de trabajo o dando más días de vacaciones. Imaginen el siguiente problema. Si una empresa de coches produce vehículos con una duración media de diez años y la demanda tan sólo ha necesitado de ocho para cubrirse en su totalidad, lógicamente, si cada año se producen diez vehículos, la demanda, que eran 80, está ya corriendo por las carreteras. Pasados dos años más sólo sería necesario construir una cantidad de vehículos equivalente al crecimiento de la población y a los descartados por accidentes. Queda claro que desde los ocho a los diez años no quedará más remedio que sufrir su correspondiente recesión o , en caso contrario, crisis de sobreproducción. Obviamente, todo lo que repercute sobre determinada área de la producción repercute sobre otras relacionadas directa o indirectamente con la afectada. Si no se producen tantos vehículos es necesaria también una menor cantidad de energía eléctrica, menos hierro o carbón, etc, etc.
Se debe educar a la gente para que comprendan la necesidad de bajar los salarios en el mismo porcentaje en que disminuya la producción y aconsejarle que desde un principio vaya distribuyendo las compras de objetos duraderos y caros según sus propios gustos, deseos y posibilidades. También será necesario que ahorren para cuando necesiten renovarlos, ya en el proceso de una sociedad con las necesidades principales satisfechas o cubiertas.






Tags: económico, problema, frigoríficos, población, accidentes, energía, crisis

Comentarios
Publicado por blasapisguncuevas
Martes, 10 de abril de 2012 | 7:45

Las soluciones pensadas para un contexto socialista pueden ser nefastas si se aplican en un contexto capitalista.

Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada