Domingo, 13 de abril de 2008
13-04-2008
Suecia
Las trampas de la democracia formal

Cándido
Rebelión

Los medios internacionales se hicieron eco días pasados en su sección correspondiente, de la venta de la empresa sueca Vin & Sprit, mundialmente famosa por su vodka Absolut , a la competidora francesa Pernod Ricard, en la suma de 55 mil millones de coronas (aprox. 5 870 millones de euros). El origen de la ahora ex-empresa sueca se remonta a mediados del siglo XIX, cuando Suecia estableció el monopolio estatal del alcohol. La operación es una más en la vorágine de transacciones que florecen en el capitalismo global. Pero en este caso tiene un trasfondo político que arroja luz sobre la indefensión de los ciudadanos en las democracias formales, en las que su opinión sólo cuenta el día en que son convocados, cada 4 o 5 años, a depositar su voto. Esta venta es parte de un proyecto del actual gobierno neoliberal que se propone vender una media docena de empresas estatales, consideradas auténticas ”joyas de la corona” tanto por su prestigio internacional como por las cuantiosas ganancias que aportan cada año al Estado , entre ellas la multinacional Telia Sonera en el estratégico sector de las telecomunicaciones o el grupo financiero Nordea. No son, sin embargo, los aspectos económicos- financieros, ni las peripecias que precedieron a la puesta en práctica de esta decisión, ( el ministro al que correspondía tramitarla , se vio obligado a despedir a dos consultores que había contratado a precio de oro, a causa de sus antecedentes en la firma privada en la que habían sido reclutados, lo que debió haber determinado su renuncia, como pidió la oposición) , lo más destacable de esta historia, sino su carácter profundamente antidemocrático, en tanto deja de lado explícitos y reiterados pronunciamientos del pueblo sueco , respecto a la venta de dichas empresas y a las privatizaciones en general.

En setiembre de 2006 una Alianza de cuatro partidos, Conservador, Centro, Liberal y Cristiano demócrata, triunfó por un escaso margen apenas superior al 2% de los votos emitidos, sobre un gobierno socialdemócrata apoyado por los partidos del Medio Ambiente (Verdes) y de Izquierda (ex-comunistas). Tres factores, entre otros, tuvieron una influencia decisiva en ese resultado, que puso fin a 10 años de gobiernos liderados por el socialdemócrata Göran Persson:

a) la casi totalidad de los medios,de los cuales la mayor parte pertenece a una sola familia, “detalle” que restringe significativamente la vigencia real de la tan invocada“libertad de expresión” , apostaron todo su poder a favor de la Alianza neoliberal. Sorprendentemente, el sector Public Service -tv y radio no privadas- que tiene por mandato estatutario y ético la misión de informar con objetividad e imparcialidad a los ciudadanos, que financian su funcionamiento, se sumó, en sus espacios informativos, a la propaganda de la derecha, en forma más sutil pero inequívoca b) el poder económic o financiero , nucleado en la más aséptica denominación de Svenskt Näringsliv (Vida económica), no solamente apoyó con dinero a la Alianza de derecha sino que, contrariando una norma tradicional de mover los hilos desde la sombra sin personalizarse, algunos de sus representantes más influyentes se pronunciaron abiertamente en favor del cambio de gobierno; c) la agenda de discusión la puso el poder mediático y los temas espinosos como la economía, que ostentaba un buen estado o el cambio climático, que la derecha había ignorado hasta que ”descubrió” a Al Gore, no figuraron en la discusión.Todo se redujo a un enfrentamiento entre un Göran Persson devaluado, que ”no quería ganar” y un lider conservador nada carismático pero igualmente más ”potable” que su rival. (A igual que otros “lideres” socialdemócratas europeos, tras dejar el cargo Persson fue contratado como lobbysta por una firma financiera.) No faltó tampoco , el toque “americano” de espionaje electrónico realizado por dirigentes del Partido Liberal contra el Partido socialdemócrata, que le permitía conocer de antemano los argumentos que sus representantes iban a sostener en los diferentes temas del debate preelectoral.

Que el ajustado triunfo de la Alianza fue el fruto de los factores coyunturales señalados, antes que de un análisis de reflexión colectiva, quedó en evidencia ya desde el primer sondeo de opinión , realizado poco más de un mes después del cambio de gobierno, y en la veintena de encuestas efectuadas hasta ahora. En todas ellas, la oposición ha obtenido una ventaja que oscila entre el 19% y el 6% . Ante esta falta de legitimidad democrática y, especialmente ante los pronunciamientos explícitos de los ciudadanos sobre la venta de dichas empresas, cuando se hizo publico el plan – 44% se oponía , 33% estaba a favor y 24% no emitía opinion- lo democrático y decente era que el gobierno suspendiera al menos, hasta un debate posterior , su puesta en práctica. Lejos de ello, conciente de que difícilmente pueda ser reelecto, con un desprecio nada democrático por los electores, amplía su política privatizadora. Es así como la “vaca más sagrada” del pueblo sueco , la cobertura de su salud ha comenzado a “sacrificarse”. Precisamente cuando una encuesta actual encargada por diversas comunas, ha puesto de manifiesto que 8 de cada 10 ciudadanos declaran su voluntad de pagar impuestos más elevados si ello es necesario para mantener el nivel de calidad actual. Con la complicidad mediática se formulan críticas a deficiencias existentes, largas colas para determinadas especialidades, omisiones puntuales, reparables con más recursos y mejor planificación, para desacreditar el sistema y promover las seductoras consignas de “libertad individual” y “libertad de elección” para justificar la privatización de diferentes servicios, que solapadamente se está llevando a cabo.

Los atropellos al funcionamiento real de la democracia, por parte de quienes se creen autorizados a dictar a otros gobiernos lecciones de “democracia” y “derechos humanos” , no paran ahí.

La tradicional política exterior y de seguridad, de neutralidad y libertad de alianzas militares, pilares de aceptación general , aunque no siempre cumplidos, que le han valido a Suecia doscientos añosd de paz y un cierto respect en el ámbito internacional, ya han sido de hecho abandonados por el actual gobierno. (En rigor no hacen más que acentuar una política que también subrepticiamente , había aplicado el gobierno de Göran Persson). Especialmente en lo respecta a la integración en la OTAN, posibilidad que el pueblo sueco ha rechazado reiteradamente. Con la diferencia de que los nuevos responsables de la politica exterior, tienen “relaciones carnales” con la Administración Bush y sus connotados neocon. Y el recuerdo de Olof Palme demostrando en la calles de Estocolmo contra la agresion a Vietnam junto al embajador de dicho país, no ha sido olvidado. En esa línea han optado por atarse al carro de la catastrófica ”cruzada contra el terrorismo” y se aprestan a aumentar su cuota de ”carne de cañon ” a la empresa de “difundir la libertad y la democracia” entre los “fanáticos” islamistas”. Todo ello en el marco de “la democracia”.





Evolución hacia una sociedad socialista
Por Blasapisguncuevas.

Tags: piratas, asalto, tesoros, Suecia, libertad, paz, derechos

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada