Viernes, 07 de noviembre de 2008

Estado de Derecho: Capitalismo vs Socialismo
Por: Wilmer Ortuño
Fecha de publicación: 04/11/08
 
 
 imprímelo    mándaselo a
tus panas

 El socialismo es el sistema que verdaderamente garantiza el Estado de Derecho y también el único que otorga inmensas posibilidades de superación al ser humano. Aquí algunas consideraciones.

1.      Dentro del capitalismo no existe la posibilidad que la democracia (entendida como el poder del pueblo y para el pueblo) se desarrolle para garantizar el pleno ejercicio de los derechos ciudadanos, mucho menos que sea incluyente con todos los ciudadanos. Ejemplo de ello tenemos con la reciente crisis que azota al capital norteamericano y mundial, en la que millones de seres se han quedado sin vivienda y sin trabajo de la noche a la mañana, es decir, el Estado de Derecho no existe… ¿Dónde está el derecho aquí? ¿Dónde el Estado? O mejor aún, ¿de qué lado está el derecho y de que lado el Estado? Sólo observemos las noticias de sus propias agencias y sabremos las respuestas.

2.      En contraposición, el socialismo vincula a todos los ciudadanos desde una posición de igualdad; las diferencias individuales son entendidas y tomadas en cuenta, para a partir de allí, otorgarle a todos aquellos que así lo necesiten lo que les falta, y ya en condiciones similares, puedan  relacionarse con sus semejantes. Por eso aquí cobra mayor importancia el concepto de equidad, complemento necesario de la igualdad, ya que esta última no obra ningún efecto sobre el individuo dentro del capitalismo y por el contrario, se trueca en factor del desequilibrio social al poder ser revertida para favorecer a minorías que cuentan con el suficiente poder económico para hacerlo.

3.      Sólo la legislación hecha desde los intereses reales del pueblo y su fiel cumplimiento por parte de los órganos del Estado, así como la contraloría social ejercida por este mismo pueblo participativo, garantizan un verdadero Estado de Derecho, que en el socialismo cobra por primera vez existencia real.

4.      Dentro del capitalismo el ser humano (hombre y/o mujer) se convierte en individualidad invisible, no cuenta para nada dentro de la sociedad, ni será tenido en consideración sino se enmarca en la idea de la competencia (muchas veces desleal) con sus semejantes, haciendo “real” su existencia, la cual será directamente proporcional a la relación que mantenga con la producción de ganancias (plusvalía lo llamaba el viejo Marx), mientras tanto sólo será un número más en las cifras de desempleados que se presentan como dato económico en las noticias de las 10, en pocas palabras: no tendrá existencia dentro de la sociedad, por tanto tampoco tendrá derechos. El Estado de Derecho queda así supeditado a la relación que se posea con la economía, la producción. El verdadero poder económico (aquel que ejercen corporaciones o individualidades) es el único que disfrutará del “Estado de Derecho” dentro del capitalismo.

5.      Aquí conviene revisar el concepto de invisibilidad que de tanto se habla en los actuales momentos y que es práctica cotidiana dentro del capitalismo. Como muestra un botón; ¿quién ha visto que en los informes que sobre la crisis norteamericana se hacen a diario, se nombre a todos aquellos que han perdido su vivienda o su trabajo o la vida misma? Son invisibilizados porque no cuentan dentro de su esquema del “Estado de Derecho” burgués y capitalista.

6.      En el sistema capitalista sólo unos pocos tienen mucho, mientras muchos no tienen nada. Es dentro de esta forma de producción donde la clase media se ve perjudicada constantemente ya que es víctima de embargos, desalojos, fraudes, pérdidas de sus bienes por las constantes crisis en la que se ve envuelto el capital, ya que al no existir planificación ni control (todo se deja a la acción de la “mano invisible” del mercado, y sabemos cómo actúa esa mano invisible, la que obra siempre en provecho de las grandes corporaciones transnacionales en desmedro de los países y de los individuos), genera crisis de sobreproducción, o como lo vemos hoy, crisis por “exceso” de especulación financiera.

7.      El socialismo, en contraposición, se preocupa y se ocupa de aquellos que han sido excluidos por años, miles de años, otorgándoseles la posibilidad de suplir sus carencias económicas y sociales con programas que posibiliten su ingreso, en condiciones dignas, a la vida social con todos sus Derechos. La clase media es una de las tantas beneficiadas, ya que se ven potenciadas sus aspiraciones materiales y espirituales, pero en un ambiente social donde todos, sin excepción real, pueden disfrutar de los bienes producidos por la humanidad sin distingos de ningún tipo. Una vez más el Estado de Derecho es respetado y se hace cumplir para todos y cada uno de los ciudadanos que conforma la sociedad. Muchas veces la burocracia existente, entraba muchas de las obras que benefician al pueblo, por lo que se crean (o deben crearse) tantos programas sociales como necesidades hayan que cubrirse, coexistiendo por un período no definido una dualidad burocrática (una que entorpece y otra que construye), pero lo esencial es que el Estado de Derecho se hace cumplir para todos.

8.      La escasez y la carestía son los signos característicos del capital, los que son suplantados con una propaganda incesante de los supuestos beneficios del sistema a través de todos los medios de comunicación, los cuales se presentan como la quintaesencia de la Democracia Burguesa y del Capital. Abundancia de productos y servicios para los que puedan pagar los precios inflados por comerciantes inescrupulosos que lo hacen para su propio disfrute;  aquellos que no puedan (la mayoría de la población) les quedan sólo las sobras que caen de las mesas de los grandes banquetes de los que dirigen la economía del país para beneficio de pocos y de los capitales extranjeros (los mismos que huyen en estos momentos de Estados Unidos, los “capitales golondrinas” que sólo buscan beneficios con poca inversión), mayorías desprotegidas que además serán presentados como producto de la “natural selección social”, que se impone a los trabajadores, campesinos, mujeres y jóvenes, con una sentencia adicional y eterna por parte de la religión: “dios así lo quiere”.

9.      Valdría la pena revisar conceptos como el de alienación y enajenación para entender algo de los subproductos del capitalismo, los cuales son inherentes a la esencia misma del capitalismo. El Estado de Derecho se convierte en una visión quimérica producto de estos dos conceptos.

10.  En el socialismo la escasez y la carestía tienen, en la mayoría de los casos, un signo de sabotaje constante contra el pueblo; puede presentarse por dos causas primordiales: la primera es que el Estado Socialista procura que todos los bienes y servicios lleguen al mayor número de personas posibles, lo que origina la primera fase de desabastecimiento (ya que la industria que opera tan bien en el capitalismo para unos pocos se ve sobrepasada prontamente por la alta demanda de alimentos y bienes),  al suceder esto los enemigos del pueblo y amigos carnales del capital,  comienzan la segunda fase en la que industriales y comerciantes adoptan una política de acaparamiento y reducción de la capacidad productiva, para achacarle al Socialismo (mediante sucias campañas de desinformación) el concepto de escasez, todo esto bajo las órdenes del imperio falaz que da las instrucciones para obrar de esta manera, con el fin de acabar con el ejercicio del verdadero Estado de Derecho que se impone como necesidad perentoria de supervivencia a toda la población.

11.  Tan vividamente como se vive hoy en día, la escasez es producto del mercado capitalista mundial, donde la producción de alimentos se dirige a la generación de combustibles para vehículos que se desplazan por las grandes capitales del mundo (capitalista) mientras millones y miles de millones de hombres, mujeres, niños, niñas, ancianas y ancianos se mueren de hambre (en África, Asia, América), mecanismos del mercado mundial neoliberal que utilizan la escasez de alimentos como armas de destrucción masiva y generadoras de conflictos en los países del mundo entero, sobre todo en aquellos donde existen gobiernos de izquierda, socialistas, anticapitalistas que preocupados por el real bienestar de las mayorías que han sido desatendidas durante miles de años, imponen el verdadero Estado de Derecho donde todos somos iguales ante las leyes, sin perjuicio de las diferencias que existan en los individuos que conforman las sociedades.

Página relacionada

Tags: estado, derecho, historia, igualdad, humanos perenne, capitalismo

Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 30 de octubre de 2009 | 21:38
?cuantos paises socialistas has Visitado? dime cuantos muertos tiene en su haber Stalin, Lenin, Mao. Po. Fidel, etc.
Publicado por blasapisguncuevas
Lunes, 02 de noviembre de 2009 | 16:36
Superficial, ?qu? tiene que ver el socialismo en si con sus cr?menes reales y no los exagerados por los capitalistas para cometer los suyos con el cuento de evitar males mayores? Otros socialistas no tienen que seguir sus m?todos. ?Recuerdass los de los nazis y otros capitalisyas en su expansi?n colonial, la guerra filipino-estadounidense, las dos guerras mundiales causadas por las disputas coloniales en ?frica. El capitalismo es explotaci?n y el socialismo el heredero de los primeros cristianos, comunistas como los ap?stoles, cosa muy distinta es que el poder corrompa y desde el se recurra a asesinar a otros socialistas, como Stalin. ?Acaso los troskistas no eran socialistas leninistas? Lenin se opuso a la guerra mundial capitalista y los alienados psicol?gicos le llam?is asesino despiadado, olvidando a los blancos y sus cr?menes, la intervenci?n extranjera. Seguro que de la cifra de v?ctimas sovi?ticas contra la alemania nazi conoces poco.
Publicado por Invitado
Viernes, 19 de febrero de 2010 | 13:11
Me alegra que se explique ciencia desde la conciencia revolucionaria. Ampliar la visi?n del mundo es posible. Felicitaciones.
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada