Viernes, 06 de febrero de 2009

La Gran Purga (en ruso: Большая ЧисткаGui?o fue el nombre dado a la serie de campañas de represión y persecución políticas llevadas a cabo en la Unión Soviética en el final de la década de los 30. Cientos de miles de miembros y no miembros del Partido Comunista Soviético fueron perseguidos o vigilados por la policía, además se llevaron a cabo juicios públicos, se enviaron a cientos de miles a campos de concentración y otros cientos de miles fueron ejecutados.

La campaña de represión desatada en la Unión Soviética fue crucial para consolidar en el poder a Josef Stalin. Si bien los soviéticos justificaron posteriormente esta cruenta medida argumentando que se limpió el camino de elementos «saboteadores» o disidentes para la futura guerra con la Alemania Nazi, una gran cantidad de las víctimas eran miembros del Partido Comunista y líderes de las Fuerzas Armadas. Otros sectores de la sociedad que sufrieron la persecución fueron los profesionales, los kulaks (granjeros de mediana posición económica soviéticos) y las minorías, que fueron vistas como una potencial "quinta columna". La gran mayoría de estas detenciones fueron llevadas a cabo por el Comisariado del Pueblo, también conocido como el NKVD.

Gran Purga}} ~~~~
Carta de Stalin a Lavrenti Beria donde el primero ordena, solamente firmando "3a" ("Pro"), la ejecución de las 346 personas listadas en la carta en enero de 1940

 

Contenido

Antecedentes

Antes de la Gran Purga, el término purga era utilizado para expresar la expulsión masiva de miembros del Partido, la purga más grande de este tipo había ocurrido en 1933 con 400.000 personas expulsadas. Entre 1936 y 1956 al término se le añadió no sólo la expulsión sino el arresto, el cautiverio y en la mayoría de los casos la ejecución.

La Gran Purga se inició por el deseo de Stalin y los miembros del Politburó de eliminar toda posible fuente de oposición en el gobierno, de esta manera se aseguraban que todos lo miembros del partido seguirían las órdenes emanadas del centro. También eliminaron a posibles grupos subversivos como los kulaks, miembros de otros partidos, oficiales de la época zarista y finlandeses.

 Procesos de Moscú

Entre 1936 y 1938 se llevaron a cabo tres juicios en Moscú donde fueron juzgados ex-miembros del Partido Comunista, que fueron acusados de conspirar con las naciones occidentales para asesinar a Stalin y a otros líderes soviéticos, así como para desintegrar la Unión Soviética y restaurar el capitalismo en Rusia.

En el primer juicio, llevado a cabo en agosto de 1936, fueron acusados 16 presuntos miembros del llamado "Centro Terrorista Trotsky-Zinóviev", cuyos supuestos líderes eran Grigori Zinóviev y Lev Kámenev, dos prominentes miembros del Partido. Estos fueron acusados de planear el asesinato de Sergéi Kírov, así como el de Stalin, después de pasar 10 meses en los calabozos de la policía secreta, donde se realizaron simulacros de juicio, finalmente fueron juzgados públicamente, donde estos "confesaron". Todos fueron sentenciados a muerte y ejecutados.

En enero de 1937, se llevó a cabo el segundo juicio en Moscú, donde fueron juzgados 17 miembros del Partido, de menor rango que los del juicio anterior, entre los juzgados se encontraban Karl Radek, Yuri Piatakov y Grigori Sokólnikov. Trece fueron sentenciados a muerte y fueron fusilados, mientras que el resto fueron enviados a campos de concentración, donde no sobrevivieron mucho tiempo.

En el tercer juicio, llevado a cabo en marzo de 1938, fueron juzgadas 21 personas, acusadas de pertenecer a un supuesto bloque de "derechistas y trotskistas" supuestamente liderado por Nikolái Bujarin, antigua cabeza del Comintern, el ex-primer ministro Alekséi Rýkov, Christian Rakovski, Nikolai Krestinsky y Génrij Yagoda, irónicamente Yagoda estuvo a cargo de las detenciones al inicio de la Gran Purga. Todos fueron encontrados culpables y fueron ejecutados.

También se desarrolló un juicio militar secreto en junio de 1937, donde varios generales del Ejército Rojo, como Mijaíl Tujachevsky, fueron sentenciados y ejecutados.

Si bien todos los acusados confesaron sus supuestos "crímenes", hoy en día es conocido que los métodos utilizados para obtener esas "confesiones" consistían en golpear a los acusados diariamente, mantenerlos de pie y sin comida durante días y amenazarlos con arrestar y ejecutar a sus familias. De esta manera se provocaba el colapso nervioso del acusado, que finalmente cedía. Por ejemplo, se sabe que el hijo adolescente de Lev Kamenev fue arrestado y acusado de terrorismo, todo esto con el objetivo de presionarlo a confesar.

Por su parte, Zinóviev y Kámenev demandaron una garantía de parte del Politburó, de que si "confesaban", su vida y la de sus familiares sería respetada. En una reunión con Stalin, Kliment Voroshílov y Yezhov, estas garantías les fueron dadas. Sin embargo, Stalin rompió su promesa, ya que no sólo mandó ejecutar a los acusados, sino que varios familiares de los mismos también fueron fusilados. Nikolái Bujarin también "confesó" solicitando garantías, esta vez sólo para su familia. Si bien, ningún familiar suyo fue ejecutado, su esposa Anna Lárina fue enviada a un campo de trabajo, aunque sobrevivió y escribió las memorias de ella y de su esposo bajo el título de "Esto no lo puedo olvidar".

En mayo de 1937, se estableció en Estados Unidos, la Comisión de Investigación de los cargos hechos contra León Trotsky en los Juicios de Moscú, también conocida como la Comisión Dewey, presidida por John Dewey, cuya objetivo era el de limpiar el nombre de Trotsky. Aunque dicha comisión jamás fue imparcial, llevó detalles a la luz pública que demostraban que algunos cargos de los Juicios de Moscú no podían ser verdaderos. Por ejemplo, Georgi Piatakov había testificado que en diciembre de 1935 había viajado a Oslo para "recibir instrucciones terroristas" de Trotsky. La Comisión Dewey demostró que ese vuelo nunca tuvo lugar. Otro acusado, Iván Smirnov, "confesó" haber participado en el asesinato de Sergéi Kírov, pero luego se demostró que en esa fecha llevaba un año en prisión.

La Comisión Dewey publicó sus hallazgos en un libro de 422 páginas titulado Inocente. Sus conclusiones declaraban inocentes a todos los condenados en los Juicios de Moscú. En su sumario, la Comisión escribió: "Sin evidencia extrínseca, la Comisión encuentra:

  • Que la conducta de los Juicios de Moscú fue de tal manera que cualquier persona sin prejuicios queda convencida que no se intentó conocer la verdad.
  • Que mientras que las confesiones deben tomarse con la más seria consideración, la confesiones contienen imposibilidades que convencen a la Comisión de su falsedad, sin importar los medios bajo las que se obtuvieron."
  • Que Trotsky nunca instruyó a ninguno de los acusados en los Juicios de Moscú para entablar acuerdos con potencias extranjeras en perjuicio de la Unión Soviética [y] que Trotsky nunca recomendó, planeó, o intentó la restauración del capitalismo en dicho país."

La Comisión concluye: "Encontramos que los Juicios de Moscú fueron montajes."

 Purga del Ejército

La purga del Ejército Rojo se inició con la aparición de documentos que evidenciaban la existencia de correspondencia entre el Mariscal Mijaíl Tujachevsky y miembros del OKW (Oberkommando der Wehrmacht o OKW (Alto Mando de la Wehrmacht), el Alto Mando alemán. Actualmente se maneja la muy posible teoría de que dichos documentos fueron falsificados por orden de Reinhard Heydrich, el Carnicero de Praga. Dichos documentos falsos llegarían a manos soviéticas a través de Edvard Beneš, presidente de Checoslovaquia.

Sin embargo, para el momento en que los documentos supuestamente falsos fueron creados, dos miembros del grupo de Tujachevsky ya estaban presos, lo que debilita un poco la teoría de la correspondencia, restándole legitimidad a la purga. Además, en los juicios, las cartas no fueron utilizadas como evidencia, sino las confesiones de los militares. En total, 3 de los 5 mariscales, 13 de los 15 comandantes de ejércitos, 8 de los 9 almirantes, 50 de los 57 generales de los cuerpos de ejército, 154 de los 186 generales de división, todos los comisarios del ejército y 25 de los 28 comisarios de los cuerpos de ejército, de la Unión Soviética fueron juzgados y condenados. Esta purga dentro del Ejército Rojo, eliminó a comandantes con experiencia y puso en su lugar a leales pero torpes militares comunistas. El ejército quedó desorganizado completamente y, según los analistas, Hitler tomó nota de esta aparente debilidad organizativa soviética a la hora de trazar sus planes para la Operación Barbarroja, la invasión alemana de Rusia de 1941.

El oficial de inteligencia soviético Viktor Suvorov escribió en «La Limpieza» que el impacto de la Gran Purga en el ejército no fue tan grave como la propaganda soviética lo hizo ver. Aseguraba que sólo un tercio de las víctimas eran oficiales militares, el otro tercio eran comisarios políticos y el tercio restante eran agentes de la NKVD con rangos militares. Da por ejemplo el caso del Ministro de Asuntos Navales, Mijaíl Frinovsky, que llevaba el rango militar de Comandante de Ejército de Primer Rango, aunque nunca había prestado servicio militar.

 La purga en el Politburó

Resolución del Politburó firmada por Stalin, donde se ordenaba la ejecución de 346 enemigos del poder soviético. Fechada en enero de 1940

Durante la Gran Purga, fueron ejecutados casi todos los bolcheviques que habían tenido un rol importante en la Revolución de octubre o en el gobierno de Lenin. De los seis miembros del Politburó original, sólo Stalin sobrevivió, cuatro fueron ejecutados y Trotsky fue asesinado en su exilio en México en 1940. Los seis miembros del Politburó de Lenin, cuatro fueron ejecutados, Mijaíl Tomsky se suicidó, mientras que Stalin, Molotov y Mijaíl Kalinin continuaron viviendo. De los 1.966 delegados del XVII Congreso del Partido Comunista celebrado en 1934, 1.108 fueron arrestados y casi todos murieron ejecutados o en prisión, tras sufrir dentro el brutal trato habitual.

 La purga en el Partido Bolchevique y en la población soviética

Lamentablemente la purga no se detuvo en el ejército y en el partido bolchevique, el siguiente blanco de Stalin fue la casi extinta clase social de los kulaks. El 30 de julio de 1937, la NKVD, todavía al mando de Yezhov, emitió la orden № 00447, que prácticamente condenó a muerte a miles de ex-kulaks. Para el 15 de agosto se afirma que 101 mil personas ya habían sido arrestadas. Yezhov estableció "cuotas" de arrestos y ejecuciones, prohibiendo que el número de éstos sobrepasara las cuotas establecidas. Sin embargo, documentos históricos revelan que estos límites fueron incrementados arbitrariamente por Yezhov mismo durante las purgas.

La paranoia de Stalin, llevó a la NKVD a empezar la persecución de minorías en la Unión Soviética que podían convertirse en una potencial "quinta columna", que ayudara al enemigo, en aquel momento la Alemania de Hitler. De esta manera, las poblaciones finesas, alemanas, rumanas, lituanas, polacas y coreanas fueron perseguidas. Muchas veces el número de arrestos era obtenido de cálculos estadísticos, que pretendían establecer el número de posibles contra-revolucionarios en la Unión Soviética.

No obstante ningún sector de la población soviética estuvo a salvo de las purgas. Si algo caracterizó al gran terror fue su carácter indiscriminado. En efecto, al principio el objetivo principal de las grandes purgas fue el propio partido bolchevique, con el fin de eliminar físicamente a cualquier dirigente de la vieja guardia que representará una amenaza real o imaginaria para el liderazgo de Stalin. Así Zinóviev, Kámenev, Bujarin, Rýkov, etc. fueron víctimas de los grandes montajes publicitarios de los Procesos de Moscú contra los centros terroristas y de espionaje-sabotaje por cuyo liderazgo fueron ejecutados. Paralelamente a esta fase de limpieza de la cúpula del partido, se arrestó y ejecutó a miles de cuadros medios del aparato central y de los Comités regionales y locales del Partido que habían tenido algún tipo de relación con los dirigentes fusilados, fuera esta real o inventada. En realidad Stalin pretendía, consiguiéndolo de hecho, crear un nuevo Partido Bolchevique moldeado a su semejanza, y cuyos cuadros estuvieran formados por hombres nuevos que le debieran su ascenso y posición a él, ya que al eliminar a sus antecesores, les posibilitó el ascenso a los miles de puestos que los purgados dejaron vacantes, puestos que ocuparon militantes sin escrúpulos que no vacilaran en cumplir cualquiera de sus órdenes. Conviene precisar, no obstante, que la fidelidad y la sumisión más absoluta al Jefe no garantizaba nada, de hecho Stalin demostró una marcada tendencia a eliminar colaboradores cercanos cuando consideraba que ya habían dejado de serle útiles, el caso de Yezhov puede ser él más conocido, de paso así silenciaba para siempre a testigos que algún día podían ser incómodos o que, simplemente sabían demasiados detalles de sus maquinaciones y crímenes.

Pero el resto de la población, los sin partido, estaban sometidos a idéntico régimen de terror, cualquiera podía ser detenido y ejecutado, o enviado largos años al Gulag siberiano, bajo la acusación de elemento contrarrevolucionario o como enemigo del pueblo. En los centros de trabajo y enseñanza se celebraban frecuentes reuniones de linchamiento moral y acusación pública de personas inocentes que habían caído, con o sin motivo, en desgracia. Normalmente a los pocos días esa persona era detenida por el NKVD y desaparecía para siempre.

Se puede señalar al colectivo de cuadros técnicos de la industria y el transporte (Directores de fábricas y koljoses, ingenieros, etc.) como las principales víctimas de este tipo de acusaciones. Y ello tiene su perversa lógica, como el comunismo era un sistema que se dirigía a la perfección social, las dificultades de abastecimiento de productos de todo tipo y especialmente de alimentos, la escasez, los productos defectuosos y de baja calidad, las cosechas menguantes, los frecuentes accidentes ferroviarios y laborales etc., eran consecuencia del sabotaje sistemático organizado por los dirigentes del Partido desenmascarados como traidores y terroristas y ejecutado sobre el terreno por sus cómplices los Directores, Ingenieros y Técnicos en cuyas manos estaba la industria soviética. Señalando como chivos expiatorios a estos taimados contrarrevolucionarios, Stalin intentaba ocultar al pueblo las verdaderas causas de la miseria que padecía, que no eran otras que las derivadas de las políticas forzadas de colectivización de la agricultura, y de creación de una gigantesca industria pesada, a costa de provocar la drástica caída de la productividad agrícola, y de sacrificar la industria ligera productora de bienes de consumo básicos.

Finalmente la criminalización de las relaciones laborales, que sometía al nuevo Código Penal soviético las infracciones en el trabajo, lo que significaba que un simple retraso de 2 minutos conllevaba la pérdida del puesto de trabajo ( y mediante el estampado de un sello en el pasaporte interior, la imposibilidad de conseguir otro empleo con la amenaza real de muerte por inanición para la víctima ) y uno de 20 o más minutos era considerado absentismo penalmente calificado de sabotaje y penado con entre 5 y 10 años en el Gulag ( por mencionar 2 ejemplos de delitos contra el trabajo socialista ), conllevó que docenas de miles de simples trabajadores se convirtieran en víctimas de otro tipo de purga, más social que política, pero no por eso menos aterradora e indiscriminada.

 Purga en el Komintern

Otro grupo que fue objeto prioritario de la represión estalinista fue el constituido por los numerosos dirigentes y simples miembros de partidos comunistas extranjeros refugiados en la URSS, así como los cuadros del Komintern (la Internacional comunista). Dirigentes como el húngaro Béla Kun (famoso por las atrocidades que cometió en Crimea durante la Guerra Civil rusa) o el alemán Heinz Neumann fueron ejecutados sin juicio en compañía de miles de camaradas anónimos, la mayoría de los cuales desaparecieron sin dejar rastro. Stalin llego al extremo de convocar en Moscú, con cualquier pretexto, a militantes que residían en el extranjero, con el objeto de arrestarles a su regreso y, acto seguido, ejecutarlos. Esta táctica fue utilizada igualmente para purgar a los miembros del NKVD que pertenecían a su sección exterior (los servicios de espionaje), y que, lógicamente, prestaban servicio (tanto con cobertura legal de tipo diplomático o periodístico como aquellos llamados ilegales) en los países donde desarrollaban su actividad de espionaje. Por lo que, en aquellos tiempos, normalmente una orden de regreso a la patria era la antesala de la muerte. Los que, desobedeciendo las órdenes recibidas, decidieron resistirse a acudir voluntariamente al matadero fueron perseguidos con saña por escuadrones especiales de asesinos del NKVD especialmente encargados de ejecutar en el extranjero a estos desertores, misión que normalmente culminaban con éxito, siendo ayudados en estas acciones por los aparatos locales del Partido Comunista del país donde se había refugiado el traidor perseguido.

 Purga en veteranos de la Guerra Civil Española

Se puede mencionar otro grupo que fue especialmente diezmado por las purgas estalinistas, el constituido por todos aquellos comunistas que, de una forma u otra participaron en la Guerra Civil Española. En efecto, muchos asesores militares y políticos soviéticos enviados a España fueron ejecutados a su regreso a la URSS. Esto incluye desde Mijaíl Koltsov, el más famoso periodista soviético de su tiempo, llamado el favorito de Stalin; hasta el Embajador de la URSS ante la República Española, Marcel Rosenberg. Se supone que el motivo de este ensañamiento, con los que eran, sin duda, leales servidores de la URSS, fue hacer desaparecer a todos aquellos que conocían de primera mano la realidad de la política de Stalin respecto a la República Española, que se puede definir de muchas maneras, pero no como desinteresada y sincera. De paso se eliminaban potenciales testigos incómodos (por haber sido los ejecutores) de los asesinatos y ajustes de cuentas (una purga en sí misma del movimiento antifascista internacional) que la NKVD realizó en España aprovechando la situación bélica (recuérdese la desaparición de Andreu Nin y la represión sufrida por el POUM y la CNT-FAI) contra todos aquellos, tanto españoles como extranjeros que habían venido a ayudar a la causa republicana, considerados, real o ficticiamente, trotskistas, anarquistas o desviacionistas de cualquier tipo por Moscú. Para conseguir estos fines (que estaban mucho más alineados con la política interna de la URSS que con las necesidades de la República Española) los asesores soviéticos de la NKVD lograron hacerse, en la práctica y con la connivencia de altos cargos del gobierno republicano que actuaron como agentes de Moscú, con el control total de los servicios de contraespionaje y de seguridad interior de la República Española, de tal forma que, en un grado que carecía de precedente en la historia de las relaciones internacionales, la policía política de una potencia extranjera utilizó y manipuló los servicios de seguridad de un tercer país para actuar libremente en el territorio de ese país violando impunemente su soberanía nacional, asesinando y secuestrando tanto a sus ciudadanos nacionales como a extranjeros, vulnerando las garantías jurídicas de la legalidad republicana y sin estar sometidos estos actos a ningún tipo de control por las autoridades gubernamentales y judiciales de la República. Entre las consecuencias más conocidas de esta situación se pueden mencionar las sacas de las cárceles de Madrid con destino a las ejecuciones masivas de Paracuellos del Jarama y el embarque del tesoro nacional español para su traslado a la URSS.

 Purga de refugiados

Para acabar de reflejar la doblez y la traición que imperaban en la mente de Stalin, y que impregnaban la irrespirable atmósfera de la URSS en los años 30, mencionaremos la ignominiosa entrega en 1939 a la Gestapo nazi de todos aquellos refugiados comunistas alemanes, polacos y húngaros que habían buscado refugio en la Unión Soviética. Esta entrega, que constituye por sí sola una de las más vergonzosas traiciones de la historia, fue un resultado colateral del Pacto de no agresión Nazi-Soviético, así como la ocupación conjunta de Polonia, la ocupación soviética de los países bálticos, de la Besarabia y Bucovina rumana y el ataque a Finlandia por la URSS y supuso, para sus desdichadas víctimas, pasar del gulag siberiano y de las garras del NKVD (los entregados eran los supervivientes no ejecutados de las purgas del Komintern, en muchos casos familiares de dirigentes ya fusilados) a los campos de concentración nazis dirigidos por las SS, donde la mayoría de ellos terminaron siendo ejecutados o víctimas de las espantosas condiciones de vida reinantes en los mismos. La militante comunista alemana Margarette Buber-Neumann, superviviente de este proceso, relata en un estremecedor libro de memorias sus experiencias como prisionera en los campos de concentración de ambas dictaduras.

 Caída de Yezhov

Para 1938, Stalin y su camarilla ya se habían dado cuenta de que las purgas estaban descontroladas. Yezhov fue sustituido de su puesto como jefe de la NKVD, aunque siguió siendo Comisario del Agua y Transporte. El nuevo jefe de la NKVD fue Lavrenti Beria, paisano de Stalin, e inmediatamente inició una purga dentro del NKVD, siendo sustituidos de sus cargos los hombres de confianza de su antecesor. El propio Yezhov y la gran mayoría de sus más cercanos colaboradores, todos altos oficiales del NKVD, fueron a su vez ejecutados antes de acabar el año. EL 17 de noviembre de ese mismo año, el Sovmin y el Comité Central de la Unión Soviética emitieron un decreto, que fue firmado por Beria, que puso fin a las persecuciones masivas. Sin embargo, las persecuciones a pequeña escala no se detuvieron hasta la muerte de Stalin en 1953.

 Reacción internacional

Si bien la persecución de los altos líderes soviéticos encontró mucho eco en la propaganda soviética, la purga en la población civil fue escondida a la prensa nacional y extranjera. En el Occidente se empezó a conocer la verdadera extensión de la Gran Purga cuando ex-prisioneros de los gulags lograron escapar hacia estos países. Sin embargo, en muchos casos, los movimientos comunistas de estas naciones intentaron callar estos testimonios.

En el libro, «El Gran Terror» de Robert Conquest, se afirma que intelectuales comunistas de la talla de Jean-Paul Sartre negaron continuamente la existencia de la Gran Purga, ya que el reconocimiento de esta persecución en la Unión Soviética, desanimaría a los comunistas franceses. También se critica la actuación de los escritores del New York Times de la época, incluyendo al ganador del Pulitzer Walter Duranty, que al igual que Sartre negó o ignoró la existencia de la Gran Purga, incluso cuando la existencia de los campos de trabajo soviéticos ya había sido comprobada. La reformadora social Beatrice Webb y su esposo Sidney se cuentan entre los negadores de las purgas estalinistas. Por otro lado, uno de los mayores críticos de la Gran Purga fue el diario Manchester Guardian, a pesar de ser de tendencia izquierdista.

Si bien dentro de los círculos socialistas y comunistas de los Estados Unidos siempre existió la duda acerca de la existencia de la Gran Purga, tras la muerte de Stalin, la publicación del Discurso Secreto de Nikita Jrushchov y la llegada del Mccarthismo al país norteamericano, obligó a cientos de intelectuales europeos y americanos a desligarse del comunismo soviético, si bien continuaron apoyando esta ideología.

 Enlaces relacionados

 Véase también


Tags: purga, Stalin, Nazi, partido, Kirov, juicio, procesos

Comentarios
Publicado por blasapisguncuevas
Viernes, 06 de febrero de 2009 | 22:19
?Y lo de lamentablemente y la l?gica del comunismo a qu? viene? ?Qu? tiene de comunista el estalinismo? Pol?ticamente nada. Inventar pruebas falsas s?lo lo hacen farsantes. La inquisici?n estalinista no es ni socialismo ni comunismo.
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada