Martes, 30 de junio de 2009

 

Medios de Comunicación Privados y/o Gobiernos


Por: Alexander Alvarado Contreras
Fecha de publicación: 29/06/09  
 
   imprímelo     mándaselo a
tus panas 
 
La teoría política tradicional, ha señalado que los pueblos eligen a sus gobernantes. Esta parecía ser una Ley de los Sistemas Democráticos Occidentales, que está siendo resquebrajado, limitado, alterado por las empresas comerciales, que trabajan con la información y con aparatos masivos de comunicación, sean radios, prensa o televisión, internet, y empresas por cable. Los pueblos eligen a los gobiernos y sistemas que consideran más cercanos a sus intereses, pero ocurre que los aparatos comerciales de comunicación, representantes de sectores minoritarios de la población, sectores empresariales, grupos económicos nacionales o internacionales, se han convertido y quieren manejar el poder de los países, de los pueblos. Quieren determinar que leyes son convenientes y cuáles no, que orientación económica, social, educativa, cultural, puede tomar el gobierno y el pueblo. Que decisiones, políticas públicas se pueden implementar y cuáles no, según convenga a su empresa comercial de comunicación o grupo de interés que representan. Si el gobierno no actúa conforme a sus deseos, comienzan a atacar, descalificar, mentir, desinformar, desorientar, producir guerra psicológica, incitar golpes de estado, conspiraciones. La actitud de las empresas comerciales de comunicación, se sale de los lineamientos de la libertad de expresión, de la ética periodística, del contrapeso lógico y sensato de una oposición democrática, Su exasperación, su desenfoque de los momentos políticos, del cambio del tiempo histórico, de la madurez de la opinión pública, de la sabia lectura de los pueblos, les impide actuar, en el rol que les corresponde, en una sociedad democrática. Violan la leyes de comunicación, el uso legal del espectro radio eléctrico, el debate civilizado, peor, pretenden que el Estado y las instituciones, contemplen impávidos, sus conductas desviadas como actores políticos que no aceptan las reglas del juego, las leyes ni las Constituciones, lo mismo hacen las empresas por cable a las cuales hay que regular, legal y constitucionalmente. La soberbia de los dueños de las empresas comerciales de comunicación, burgueses acostumbrados al poder, no logran aceptar que son minorías dentro de los pueblos y países. Que sus privilegios e intereses chocan con los intereses de las mayorías nacionales. Que no pueden engañar al lector del periódico, televidente o radio-escucha. Que han sido descubiertos en su juego mediático, en sus claves y códigos de falsificación del mensaje, por muy sofisticado que parezca. Un ejemplo de esto, es la actitud de CNN, frente al Golpe de Estado producido en Honduras, en contra del Presidente Manuel Zelaya, la madrugada del 28 de Junio del 2009, anuncian que “…Manuel Zelaya, fue arrestado por impulsar una consulta ilegal planteada para este domingo.” Esto falsea la historia, la realidad y la verdad informativa, pues lo que se produjo fue el secuestro del Presidente, sacado por la fuerza de la casa Presidencial, en ropa de dormir, amenazado, llevado al aeropuerto y sacado del país sin su consentimiento, llevado a Costa Rica, sin él haber pedido asilo, y desde Costa Rica, declaraba en pijama, la situación de secuestro y golpe de estado. CNN una empresa internacional de comercialización, miente en su información. Y en el mismo Honduras se suspendió la transmisión por cable, de la cadena de televisión, TELESUR, Con lo cual se observa que las empresas por cable, deben ser reguladas legal y constitucionalmente en todos los Estados, pues, penetran en los países y pretenden transmitir lo que las manos y mentes transnacionales invisibles, deciden, sin que los países nacionales y los pueblos tengan injerencia. Todo esto se realiza el día que se debía celebrar un proceso electoral y de consulta popular en Honduras. Se irrespeta al pueblo Hondureño. Los pueblos tienen el poder de decisión y opinión, las empresas comerciales de comunicación, tienen el poder para llevar un mensaje que pretende desfigurar a los colectivos sociales, culturales, educativos, políticos. En esta guerra mediática, debe imponerse el interés de las mayorías, frente a los intereses mezquinos, económicos, empresariales de la minoría. El pensamiento democrático-participativo y protagónico del colectivo, no puede ser sustituido por el panfleto económico-financiero de las corporaciones comerciales de comunicación y sus socios. La construcción de nuevas redes comunicacionales populares, colectivas, comunitarias, se hace necesario y urgente, en la radio, televisión, prensa escrita e internet, así como cumplir y hacer cumplir las leyes y las Constituciones. Medios de Comunicación Privados y/o Gobiernos (QUIÉN GOBIERNA: LOS PUEBLOS O LA MANO INVISIBLE). La teoría política tradicional, ha señalado que los pueblos eligen a sus gobernantes. Esta parecía ser una Ley de los Sistemas Democráticos Occidentales, que está siendo resquebrajado, limitado, alterado por las empresas comerciales, que trabajan con la información y con aparatos masivos de comunicación, sean radios, prensa o televisión, internet, y empresas por cable. Los pueblos eligen a los gobiernos y sistemas que consideran más cercanos a sus intereses, pero ocurre que los aparatos comerciales de comunicación, representantes de sectores minoritarios de la población, sectores empresariales, grupos económicos nacionales o internacionales, se han convertido y quieren manejar el poder de los países, de los pueblos. Quieren determinar que leyes son convenientes y cuáles no, que orientación económica, social, educativa, cultural, puede tomar el gobierno y el pueblo. Que decisiones, políticas públicas se pueden implementar y cuáles no, según convenga a su empresa comercial de comunicación o grupo de interés que representan. Si el gobierno no actúa conforme a sus deseos, comienzan a atacar, descalificar, mentir, desinformar, desorientar, producir guerra psicológica, incitar golpes de estado, conspiraciones. La actitud de las empresas comerciales de comunicación, se sale de los lineamientos de la libertad de expresión, de la ética periodística, del contrapeso lógico y sensato de una oposición democrática, Su exasperación, su desenfoque de los momentos políticos, del cambio del tiempo histórico, de la madurez de la opinión pública, de la sabia lectura de los pueblos, les impide actuar, en el rol que les corresponde, en una sociedad democrática. Violan la leyes de comunicación, el uso legal del espectro radio eléctrico, el debate civilizado, peor, pretenden que el Estado y las instituciones, contemplen impávidos, sus conductas desviadas como actores políticos que no aceptan las reglas del juego, las leyes ni las Constituciones, lo mismo hacen las empresas por cable a las cuales hay que regular, legal y constitucionalmente. La soberbia de los dueños de las empresas comerciales de comunicación, burgueses acostumbrados al poder, no logran aceptar que son minorías dentro de los pueblos y países. Que sus privilegios e intereses chocan con los intereses de las mayorías nacionales. Que no pueden engañar al lector del periódico, televidente o radio-escucha. Que han sido descubiertos en su juego mediático, en sus claves y códigos de falsificación del mensaje, por muy sofisticado que parezca. Un ejemplo de esto, es la actitud de CNN, frente al Golpe de Estado producido en Honduras, en contra del Presidente Manuel Zelaya, la madrugada del 28 de Junio del 2009, anuncian que “…Manuel Zelaya, fue arrestado por impulsar una consulta ilegal planteada para este domingo.” Esto falsea la historia, la realidad y la verdad informativa, pues lo que se produjo fue el secuestro del Presidente, sacado por la fuerza de la casa Presidencial, en ropa de dormir, amenazado, llevado al aeropuerto y sacado del país sin su consentimiento, llevado a Costa Rica, sin él haber pedido asilo, y desde Costa Rica, declaraba en pijama, la situación de secuestro y golpe de estado. CNN una empresa internacional de comercialización, miente en su información. Y en el mismo Honduras se suspendió la transmisión por cable, de la cadena de televisión, TELESUR, Con lo cual se observa que las empresas por cable, deben ser reguladas legal y constitucionalmente en todos los Estados, pues, penetran en los países y pretenden transmitir lo que las manos y mentes transnacionales invisibles, deciden, sin que los países nacionales y los pueblos tengan injerencia. Todo esto se realiza el día que se debía celebrar un proceso electoral y de consulta popular en Honduras. Se irrespeta al pueblo Hondureño. Los pueblos tienen el poder de decisión y opinión, las empresas comerciales de comunicación, tienen el poder para llevar un mensaje que pretende desfigurar a los colectivos sociales, culturales, educativos, políticos. En esta guerra mediática, debe imponerse el interés de las mayorías, frente a los intereses mezquinos, económicos, empresariales de la minoría. El pensamiento democrático-participativo y protagónico del colectivo, no puede ser sustituido por el panfleto económico-financiero de las corporaciones comerciales de comunicación y sus socios. La construcción de nuevas redes comunicacionales populares, colectivas, comunitarias, se hace necesario y urgente, en la radio, televisión, prensa escrita e internet, así como cumplir y hacer cumplir las leyes y las Constituciones.


Tags: comunicación, empresa, expresión, televisión, poder, pueblos, información

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada