Lunes, 14 de septiembre de 2009

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Superdeportivo eléctrico Tesla Roadster, inició su producción en serie en 2008
Mitsubishi i MiEV, se planea su salida al mercado para 2010[1]
El General Motors EV1 tenía un alcance de 160 mi (257,49504 km) con baterías de NiMH en 1999.
El Toyota RAV4 EV poseía 24 baterías de 12V, con un coste operacional equivalente a 165 millas por gallon con los precios de la gasolina de USA de 2005.
REVA es el coche eléctrico más vendido en el mundo.[2]

Un vehículo eléctrico es un vehículo de combustible alternativo impulsado por uno o más motores eléctricos. La tracción puede ser proporcionada por ruedas o hélices impulsadas por motores rotativos, o en otros casos utilizar otro tipo de motores no rotativos, como los motores lineales, los motores inerciales, o aplicaciones del magnetismo como fuente de propulsión, como es el caso de los trenes de levitación magnética.

A diferencia de un motor de combustión interna que está diseñado específicamente para funcionar quemando combustible, un vehículo eléctrico obtiene la tracción de los motores eléctricos. Se clasifican según las fuentes de energía eléctrica:

  • Energia almacenada a bordo con sistemas recargables, que cuando estacionan almacenan energía que luego consumen durante su desplazamiento. Las principales formas de almacenamiento son:
  • Alimentación externa del vehículo durante todo su recorrido, con un aporte constante de energía, como es común en el tren eléctrico y el trolebús.
  • Fuentes que permiten la generación eléctrica a bordo del vehículo durante el desplazamiento, como son:
    • La energía solar generada con placas fotovoltaicas, que es un método no contaminante durante la producción eléctrica, mientras que los métodos descritos hasta ahora dependen de si la energía que consumen proviene de fuentes renovables para poder decir si son o no contaminantes.
    • Generados a bordo usando una célula de combustible.
    • Generados a bordo usando energía nuclear, como son el submarino y el portaaviones nuclear.
  • También es posible disponer de vehículos eléctricos híbridos, cuya energía proviene de múltiples fuentes, tales como:
    • Almacenamiento de energía recargable y un sistema de conexión directa permanente.
    • Almacenamiento de energía recargable y un sistema basado en la quema de combustibles, incluye la generación eléctrica con un motor de explosión y la propulsión mixta con motor eléctrico y de combustión.

La tecnología de vehículo eléctrico se aplica en el automóvil eléctrico, el avión eléctrico, el barco eléctrico, y la motocicleta eléctrica.

Contenido

[editar] Historia

etroit_Eletric_ad_1912.jpg" title="1912 Anuncio del Detroit Electric">
etroit_Eletric_ad_1912.jpg" title="Aumentar">
1912 Anuncio del Detroit Electric
Thomas Edison y un coche eléctrico en 1913 (cortesía de National Museum of American History)
Un coche eléctrico y una antigüedad en la exposición de coches de Toronto en 1912
Camille Jenatzy en un coche eléctrico La Jamais Contente, 1899
1973, coche eléctrico urbano de la General Motors con un cargador de baterías en el primer simposio de desarrollo de sistemas de energía de baja contaminación.

El coche eléctrico fue uno de los primeros automóviles que se desarrollaron, hasta el punto que existieron pequeños vehículos eléctricos anteriores al motor de cuatro tiempos sobre el que Diésel (motor diésel) y Benz (gasolina), basaron el automóvil actual. Entre 1832 y 1839 (el año exacto es incierto), el hombre de negocios escocés Robert Anderson, inventó el primer vehículo eléctrico puro. El profesor Sibrandus Stratingh de Groningen, en los Países Bajos, diseñó y construyó con la ayuda de su asistente Christopher Becker vehículos eléctricos a escala reducida en 1835.

La mejora de la pila eléctrica, por parte de los franceses Gaston Planté en 1865 y Camille Faure en 1881, allanó el camino para los vehículos eléctricos. En la Exposición Mundial de 1867 en París, el inventor austríaco Franz Kravogl mostró un ciclo de dos ruedas con motor eléctrico. Francia y Gran Bretaña fueron las primeras naciones que apoyaron el desarrollo generalizado de vehículos eléctricos. En noviembre de 1881 inventor francés Gustave Trouvé demostró un automóvil de tres ruedas en la Exposición Internacional de la Electricidad de París.

Justo antes de 1900, antes de la preeminencia de los motores de combustión interna, los automóviles eléctricos realizaron registros de velocidad y la distancia notables, entre los que destacan la ruptura de la barrera de los 100 km/h, de Camille Jenatzy el 29 de abril de 1899, que alcanzó una velocidad máxima de 105,88 km/h.

Los automóviles eléctricos, producidos en los Estados Unidos por Anthony Electric, Baker, Detroit, Edison, Studebaker, y otros durante los principios del siglo XX tuvieron relativo éxito comercial. Debido a las limitaciones tecnológicas, la velocidad máxima de estos primeros vehículos eléctricos se limitaba a unos 32 km/h, por eso fueron vendidos con como coche para la clase alta y con frecuencia se comercializan como vehículos adecuados para las mujeres debido a conducción limpia, tranquila y de fácil manejo, especialmente al no requerir el arranque manual con manivela que si necesitaban los automóviles de gasolina de la época

La introducción del arranque eléctrico del Cadillac en 1913 simplificó la tarea de arrancar el motor de combustión interna, que antes de esta mejora resultaba difícil y a veces peligroso. Esta innovación, junto con el sistema de producción en cadenas de montaje de forma masiva y relativamente barata implantado por Ford desde 1908 contribuyó a la caída del vehículo eléctrico. Además las mejoras se sucedieron a mayor velocidad en los vehículos de combustión interna que en los vehículos eléctricos.

A finales de 1930, la industria del automóvil eléctrico desapareció por completo, quedando relegada a algunas aplicaciones industriales muy concretas, como montacargas (introducidos en 1923 por Yale), toros elevadores de batería eléctrica, o más recientemente carros de golf eléctricos, con los primeros modelos de Lektra en 1954.

[editar] Fuentes de energía

Es importante distinguir entre fuente de energía y vector energético. Las fuentes de energía son convertibles en formas de energía aprovechable y se encuentran de manera natural en el planeta, mientras que los vectores energéticos también son convertibles en energía aprovechable, pero no se encuentran de forma natural, de modo que hay que producirlos, eso significa que hay que invertir energía proveniente de una fuente energética para fabricarlos, y luego podemos recuperar esta energía cuando la necesitemos, o sea que solo es un sistema de almacenamiento y transporte, pero en ningún caso una fuente de energía.

Las fuentes de energía las hay de cuatro clases:

  • Las fuentes de energía renovable no contaminante son las que en el proceso de obtención de energía no liberan agentes tóxicos. Esta fuente incluye la energía solar, eólica, hidráulica, geotérmica, mareomotriz, gradiente térmico y energía azul.
  • Las fuentes de energía renovable contaminante son aquellas que liberan agentes tóxicos durante el proceso de obtención de energía, pero son agentes que habían sido absorbidos del entorno por las plantas y animales de los que se obtiene la energía, por lo que al final no se han añadido sustancias tóxicas al entorno. Ejemplos de esta fuente son el aceite vegetal, el biogás del compostage, la biomasa forestal o agrícola.
  • Las fuentes de energía atómica se basan en el principio de convertir materia en energía, pero existen dos formas de hacer eso, la fisión y la fusión. La fisión produce residuos muy peligrosos para todas las formas de vida, mientras que la fusión apenas genera residuos nocivos, el problema es que este segundo método aun está solo en fase experimental.
  • Las fuentes de energía fósil de combustión, extraídas de yacimientos naturales finitos acumulados durante períodos de tiempo de escala geológica, y que al obtener su energía liberan agentes tóxicos, como son el petróleo, el gas natural y el carbón.

Estas fuentes de energía están ordenadas de menos a más contaminantes durante el proceso de obtención de energía (con la excepción de la energía de fusión), pero hay que puntualizar que absolutamente todas las fuentes producen alguna contaminación, algunas solo en la fabricación del mecanismo de obtención de la energía, y otras durante todo el proceso de obtención, de modo que un vehículo eléctrico será más o menos contaminante en función de cual de estas haya sido su fuente última de energía.

En el caso de vehículos que utilizan un vector energético, como es por ejemplo el hidrógeno, su grado de contaminación dependerá de como se haya obtenido ese hidrógeno, porque en estado natural solo se encuentra combinado con otros elementos, y para aislarlo hay que invertir mucha energía. Los métodos actuales de producción son la hidrólisis del agua, mediante electricidad, el refinado del gas natural para aislar el hidrógeno, proceso que libera el CO2 del gas, también existen métodos experimentales para obtener el hidrógeno mediante la fotosíntesis de algas especiales que lo liberan del agua. Con el primer método el hidrógeno obtenido habrá sido contaminante o no en función del origen de esa energía eléctrica empleada, con el segundo método en el proceso ha producido mucha contaminación por CO2, y con el tercer método se obtiene un hidrógeno totalmente ecológico que no ha generado contaminación.

[editar] Electrolineras

Las electrolineras son postes para la recarga rápida de los vehículos eléctricos (15 minutos, comparados con las 6 o 7 horas de la recarga en casa)[3]

[editar] Consumo

Un coche eléctrico consume un 90% menos que uno de combustión.[4]

Los motores eléctricos destacan por su alta eficiencia a diferentes regímenes de funcionamiento. Para analizar su eficiencia energética hemos de centrarnos en la forma de suministro de energía eléctrica al motor. El futuro de los vehículos puramente eléctricos (sin contar con el apoyo de un motor de combustión interna, esto es, vehículos híbridos) parece pasar por las nuevas generaciones de acumuladores químicos (Batería de ión de litio) cada vez con mayor densidad de carga y longevidad, que permiten mover motores más potentes y aumentar la autonomía hasta los 200 e incluso 400 km .

El gasto energético del motor de un vehículo eléctrico oscila entre los 10 y los 20 kWh en un recorrido tipo de 100 km. Tomando como ejemplo el consumo anunciado para el Tesla Roadster de 11 kWh/100 km (un deportivo de 180 kW de potencia máxima), podemos aproximar la energía con la que hemos de cargar esas baterías para realizar dicho recorrido. Suponiendo una eficiencia de carga del 85% y una eficiencia del ciclo de descarga del 95% (80% en picos de potencia), habremos de alimentar las baterías con 13,6 kW*h para esa distancia de 100 km .

En España, el coste del kWh para pequeños consumidores es de 0,11€. Por lo tanto, a grosso modo, podemos afirmar que el coste de utilización de un vehículo eléctrico es de 1,5€/100 km.

Este dato es uno de los puntos fuertes de los vehículos eléctricos a baterías. Comparándolo con el consumo de un vehículo equipado con un motor convencional, es verdaderamente ventajoso. Un ejemplo: un pequeño utilitario con un motor muy frugal consume 4,5 L/100 km (ejemplo: Renault Clío 1.5dci). Lo cual, con el coste actual del gasóleo (1,2€/L), supone 5,4€/100 km.

Incluso es un gasto por kilómetro muy pequeño comparándolo con un vehículo híbrido. El Toyota Prius tiene un consumo medio homologado de 4,3 L/100 km, sólo un poco inferior al del utilitario convencional. En euros supondría un coste de 5€/100 km.

[editar] Contaminación

Es falso que un vehículo eléctrico no contamine. A un vehículo eléctrico a baterías se le podrán imputar unas emisiones que serán las producidas para generar, transportar y transformar la energía eléctrica con que cargamos sus baterías. Lo mismo sucede con el petróleo, que se extrae en un lugar, pero que posteriormente ha de ser refinado y puede ser consumido en otro distinto.

Siguiendo con el ejemplo del apartado anterior: para hacer un recorrido de 100 km, hemos de cargar sus baterías con 13,6 kWh. Asumiendo que la red eléctrica española tiene unas pérdidas de un 10%, habrá que generar 15 kWh para hacer dicho recorrido.

La contaminación dependerá, evidentemente, de qué método de generación de electricidad se emplee. Tomemos como indicador las emisiones de CO2.

  • El 16% de la energía eléctrica generada en España viene de centrales térmicas de carbón (REE). Suponiendo una media de 0,75 kg de CO2/kWh, obtenemos que, para circular esos 100 km con el coche eléctrico que usamos de ejemplo, habrán de ser emitidos 1,8 kg de CO2 a la atmósfera por la combustión de carbón.
  • Otro 22% (REE) de la producción es gracias a las centrales nucleares. Evidentemente, no hay emisiones de CO2 achacables a esta forma de generación de energía, pero si a la generación de residuos activos cuyo almacenamiento o desactivación constituye uno de los principales problemas del sistema energético español y mundial.
  • Las centrales de gas de ciclo combinado tienen menores emisiones contaminantes, también del conocido CO2, y producen el 34% de la energía eléctrica (REE). Podemos estimar del orden de 0,26 kg/kWh. Para circular esos 100 km con el coche eléctrico que usamos de ejemplo, habrán de ser emitidos 1,326 kg de CO2 a la atmósfera por la combustión de gas.
  • La centrales hidroeléctricas o de energías renovables (campos eólicos, solares o geotérmicos) no emiten en su funcionamiento, como es lógico, gases contaminantes. Sin embargo su instalación usa materiales de construcción que gastaron CO2, y provoca también daños en los ecosistemas que los albergan, quedando más o menos degradados. Daños que, en parte proporcional, también deberán ser imputables a ese carga para el recorrido homologado de 100 km.

Por lo tanto, las emisiones de CO2 totales por cada 100 km serían de unos 3,126 kg, una cifra muy inferior a los 12 kg que emitiría un vehículo con motor convencional (Renault Clío 1,5dci).

[editar] Promoción

Diversas entidades públicas conceden subvenciones, exenciones de impuestos y rebajas fiscales a los vehículos eléctricos.

[editar] España

Los vehículos todo-eléctricos están exentos del impuesto de matriculación. En la Región de Murcia se conceden ayudas dentro de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España[5] (E4), Plan de movilidad sostenible, a las las corporaciones locales y otras administraciones públicas, y las empresas, pero no a los particulares,[6] como sucede en otros lugares.

El Plan Integral de Automoción, compuesto por el Plan de Competitividad, dotado con 800 millones de euros, el Plan VIVE II y la apuesta por el vehículo híbrido eléctrico, con el objetivo de que en 2014 circulen por las carretas españolas un millón de coches eléctricos. Para ello, se propone poner en marcha un programa piloto denominado Proyecto Movele[7] , consistente en la introducción en 2009 y 2010, y dentro de entornos urbanos, de 2.000 vehículos eléctricos que sustituyan a coches de gasolina y gasóleo.[8]

Dentro del Proyecto Movele, Barcelona instalará durante el año 2009 dieciocho puntos de recarga de vehículos eléctricos, que se ubicarán en diversos aparcamientos municipales.[9] [10] Asimismo, en la ciudad condal se celebra la Fórmula-e.[11] [12]

Una de las plataformas que más trabaja para la promoción de los vehículos eléctricos es el blog ForoCochesEléctricos, único sitio web que proporciona noticias en español.

[editar] Salones

  • Salón del vehículo y combustible alternativos de Feria de Valladolid, en el mes de noviembre.[13]

[editar] Comercialización

[editar] España

Incluidos en el Plan Movele: [14]

[editar] Véase también

[editar] Referencias

[editar] Enlaces externos

Commons

Comentarios
Publicado por Angeles1989
S?bado, 17 de marzo de 2018 | 19:27

muy buen post. Pero sin duda la gran revolución son los tractores infantiles jaja

Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada