Domingo, 20 de septiembre de 2009

Primero:  Yago

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Para el origen y etimología del nombre, véase Jacobo.

Yago es un personaje de la tragedia Otelo, el moro de Venecia, de William Shakespeare. Servidor y confidente de Otelo, Yago odia al moro y envidia el amor que Desdémona siente por él; durante toda la obra trama un complejo plan para engañar a Otelo, haciéndole creer que su mujer le es infiel con Casio, su lugarteniente, dando así lugar al intenso drama pasional que motiva la obra. Siniestro por su duplicidad y su perseverancia, Yago es tan importante en el desarrollo de la obra como el mismo Otelo, y de hecho sus parlamentos superan en longitud a los de éste; con 1097 líneas, el suyo es el tercer texto más largo de los personajes shakespearianos, superado solo por Hamlet y Ricardo III.


Segundo:
Paul Joseph Goebbels (29 de octubre de 1897 – 1 de mayo de 1945&daggerGui?o, político alemán, fue el ministro de propaganda de la Alemania Nazi, figura clave en el régimen y amigo íntimo de Adolf Hitler.[1]

Uno de los principales oradores del Tercer Reich, fue él quien pronunció el famoso discurso de la guerra total en el Palacio de los Deportes.[2] Tuvo un gran talento para persuadir a las masas. Tras la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial se suicidó junto a su esposa, Magda Goebbels, después de que ésta hubiera matado a sus seis hijos.[3]
Contenido
[ocultar]

    * 1 Infancia y juventud
    * 2 Vida personal adulta
    * 3 Trayectoria en el partido nazi
          o 3.1 Ascenso al ministerio
          o 3.2 Métodos y técnicas
          o 3.3 Segunda Guerra Mundial
    * 4 Suicidio
    * 5 Referencias
    * 6 Bibliografía
    * 7 Véase también
    * 8 Enlaces externos

Infancia y juventud [editar]

Joseph Goebbels nació el 29 de octubre de 1897, en Rheydt en el seno de una familia católica. Su padre era el contable Friedrich Goebbels y su madre, Maria Oldenhausen.[4] A los 4 años de edad sufrió una osteomielitis, que le atrofió la pantorrilla derecha y le dejó levemente cojo. Debido a esto y a su corta estatura, sus contrarios le pusieron después el apodo de "ungebleichter Schrumpfgermane" ('germano achicado sin blanquear'). Tuvo que usar zapatos ortopédicos en su pie derecho para compensar lo corto que era su pierna derecha en comparación a la izquierda. Pese a su minusvalía destacó por sus notas en el colegio y fue el mejor de su promoción al aprobar el bachillerato en 1917. Estudió en ocho universidades favorecido por algunas becas: Bonn, Friburgo, Würzburgo, Colonia, Francfort, Múnich, Berlín y Heidelberg, graduándose en esta última en 1921.[1] Estudió Filosofía, Literatura, Historia, Arte y Lenguas Clásicas. En 1921, obtuvo el Doctorado en la Universidad de Heidelberg con una tesis doctoral sobre Wilhelm von Schütz, siendo su director de tesis un profesor judío: Freiherr von Waldberg.

Goebbels se presentó como voluntario al ejército alemán en la Primera Guerra Mundial, pero fue rechazado por ser cojo. Cuando fue universitario, sintió afinidad por algunas ideas de izquierda; tuvo profesores judíos a los cuales estimaba e inclusive mantuvo una relación romántica con una joven de padres judíos.[5] Pese a su poco atractivo físico, Goebbels fue siempre un conquistador de mujeres; en su diario se encontró un registro de más de 30 amantes desde que lo escribió.[1]

Vida personal adulta [editar]

Goebbels, debido a su rol protagonístico para el partido nazi y a su lealtad a Hitler, se hizo uno de sus más fiables amigos.[1]

Se casó en 1930 con Magda Quandt, una divorciada de la clase alta de Berlín. En los años posteriores tuvieron seis hijos en el siguiente orden:

    * Helga Susanne
    * Hildegard "Hilde" Traudel
    * Helmut Christian
    * Holdine "Holde" Kathrin
    * Hedwig "Hedda" Johanna
    * Heidrun "Heide" Elisabeth

Sus nombres comenzaban con la letra "H" para conmemorar el apellido del Führer. Goebbels pareció haberse obsesionado al principio por Magda, inclusive escribió en su diario: "Voy a dejar las mujeres y dedicarme enteramente a sólo una".[3] Su familia fue filmada, fotografiada y promocionada durante el régimen como la familia ideal aria. Fueron todos admiradores de Hitler, los niños inclusive lo llamaban tío. Sin embargo, este concepto estuvo a punto de cambiar cuando Magda solicitó a Hitler el divorcio debido a un romance que tuvo su marido con una actríz checa llamada Lída Baroova, con quien tenía planeado ir a vivir al Japón, siendo Goebbels el embajador de Alemania en ese país, para lo cual dejaría su papel de ministro a otro. Hitler le ordenó no hacerlo y Goebbels, fiel a su palabra, se quedó a vivir en Alemania con Magda.[6] [7]

Goebbels era siempre atento con sus hijos, en los videos de propaganda se les observa diciendo que su papá le gusta jugar con ellos, y que es su mejor amigo. Sin embargo, él sentía cierta preferencia hacia su único hijo varón, de quien quería que de grande fuera un "orgulloso luchador".[8]

Trayectoria en el partido nazi [editar]

Ascenso al ministerio [editar]

Goebbels se unió al Partido Nazi en 1922.[9] Pero fue en 1926 cuando lo nombraron Gauleiter de Berlín por sus dotes de orador.[10] Se trasladó a Berlín ese mismo año por órdenes de Hitler para reorganizar su partido que para ese entonces sólo era de "nivel regional".[11] Fue nombrado por Hitler jefe de propaganda del NSDAP en 1930 y cuando el führer asumió el gobierno en 1933, fue declarado ministro de propaganda e ilustración popular.[12] Mediante la propaganda, Goebbels divinizó a Hitler, promovió el odio a lo extranjero, al comunismo y al judaísmo.[13]

Métodos y técnicas [editar]
Joseph Goebbels dando un discurso con el uniforme característico del Partido Nazi.

Cuando Goebbels era el encargado de la propaganda Nazi antes de que su partido estuviera en el gobierno alemán, organizó manifestaciones y quema de libros, inclusive fue supuestamente uno de los presuntos principales autores del incendio del Reichstag.[14]

Su función consistía en controlar todos los medios, la radio, televisión, cine, literatura, etc. Asímismo debía impedir que saliera a luz la información del exterior (muchas veces esto significaba ocultar la verdad). Era también el encargado de promocionar o hacer públicos los avisos del gobierno.[15] Usó mucho lo que hoy en día se conoce como el marketing social, ensalzando muchos sentimientos de orgullo, promoviendo odios y en numerosas ocasiones mintiendo y convenciendo a las masas de cosas muy alejadas de la realidad.

Ante la necesidad de un fuerte respaldo económico, Goebbles inauguró la ayuda de invierno de 1941, en la que se promovía la colaboración del pueblo y el descuento obligatorio del 10% de los sueldos. La ayuda de invierno fue un éxito y recaudó mucho. En esa temporada, los chicos de las Juventudes Hitlerianas salían con huchas en la mano a recaudar donaciones. Otra de las singularidades de este evento se observaba en algunos voluntarios, como dibujantes rápidos que hacían retratos por 2 marcos o más.[16]

También empleó otras técnicas y métodos, como el de hacer esperar al público alemán por las noticias en tiempos de victoria para crear un fuerte suspenso y lograr que, cuando recibieran las buenas nuevas, la alegría fuera más duradera.[17]

Segunda Guerra Mundial [editar]

A comienzos del conflicto bélico Goebbels prohibió terminantemente cualquier tipo de información proveniente desde el exterior de Alemania. Promovió la fe en el pueblo alemán para que se creyera firmemente en la victoria final. Este trabajo fue más difícil de 1943 a 1945, cuando empezaban a apreciarse signos inequívocos de que se estaba perdiendo la guerra. Tuvo un papel determinante en que fallara el atentado contra Hitler el 20 de julio de 1944, aprovechando la indecisión del comandante Otto Ernst Remer, y difundió rápidamente por radio que el golpe de estado había fracasado, lo que demostraba que Hitler y el Tercer Reich eran invencibles.[18]

Los bombardeos aéreos de los aliados destruyeron numerosas ciudades del país y Goebbels procuró que la indignación causada no se dirigiera contra el gobierno propio, sino contra los atacantes.

Cuando las noticias de los frentes no podían ocultar las derrotas militares con eufemismos, Goebbels apeló a la solidaridad, la confianza y la voluntad de vencer. Esta campaña propagandística culminó en la famosa reunión del 18 de febrero de 1943, en la que el representante del régimen nazi proclamó la Guerra Total (Der Totale Krieg) en el Palacio de Deportes de Berlín.[19]

Durante la caída de Alemania, Goebbels siguió haciendo creer al pueblo que la victoria llegaría finalmente.

Suicidio [editar]
Joseph Goebbels junto a su esposa Magda Goebbels.

El 22 de abril de 1945, ante la inminente derrota total, Magda y sus 6 hijos fueron al Führerbunker, donde se hallaba Goebbels. Esos serían sus últimos días de vida.

En el búnker, habían improvisado un cuarto con 6 camas para los niños. Ellos pasaban la mayor parte del tiempo jugando con Eva Braun, Traudl Junge y algunos perros, como Blondi, el perro de Hitler.[20] Hitler ofreció un avión a la familia Goebbels para que escapara, pero Magda y su esposo se negaron a abandonar Berlín. El 30 de abril Magda rogó a Hitler que no se quitase la vida, pero sus intentos fueron en vano. Finalmente decidió envenenar a sus hijos y suicidarse.

El 1 de mayo, a los ocho días de permanencia en el búnker, Magda dejó inconscientes a sus niños con somníferos y luego los envenenó. Algunas versiones indican que los niños murieron porque les dieron veneno encubierto en chocolates, otras que fue una inyección que hicieron pasar por vacuna.

Ese mismo día, después de que Magda hubiera matado a sus hijos, ella y su marido decidieron perecer junto al régimen. Mucho se ha especulado respecto a cómo se quitaron la vida. Algunos sostienen que el Ministro se disparó mientras su esposa ingería veneno. Otros, que se disparon mutuamente. El criterio más difundido es que Goebbels dispuso al oficial de las SS Schwägermann que les diera un tiro a cada uno en la nuca. Lo cierto es que el gendarme recibió la orden de quemar los cuerpos para evitar que éstos fueran objeto de humillaciones o exhibiciones públicas.

Más tarde, aproximadamente a las 23:00 , el contenido del búnker fue evacuado, lo que no permitió que los cadáveres del matrimonio Goebbels terminaran de incinerarse y se hicieron fácilmente reconocibles para los oficiales soviéticos.

Tercero: Mammón. Usos en la Biblia [editar]
«No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen y donde ladrones minan y hurtan, sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a Mammón.» (Mateo 6, 19-21, 24).

En la Biblia, Mammón se personifica como símbolo de las riquezas en Lucas 16,13, y Mateo 6,24, último verso que repite a Lucas 16,13. En algunas traducciones, Lucas 16,9 y Lucas 16,11, también personifica a Mammón; pero en otros, se traduce como «abundancia deshonesta» o equivalente. En algunas versiones españolas, se traduce como "Mamón", pero en otros, como "Dinero".

Edad Media [editar]

Durante las edades medias, Mammón fue personificado comúnmente como el demonio de la avaricia, de la riqueza y de la injusticia. Así Peter Lombard (II, dist. 6) dice,
"Riquezas es llamado por el nombre de un diablo, a saber Mammón, para Mammón es el nombre de un diablo, por quien las riquezas conocidas son llamadas según la lengüeta siria."

Los embarcaderos Plowman también miran a Mammón como deidad.[cita requerida] Nicolás de Lira comenta respecto al pasaje en Lucas:
"Mammon est nomen daemonis" (Mammón es el nombre de un demonio).

Mammón es algo similar al dios griego Hades, y el dios romano Dis Pater, en su descripción, y es probable que esté hasta cierto punto basado en ellos, especialmente puesto que Plutón/Hades era el custodio de las abundancias de la tierra y los lobos que son asociados a avaricia en las edades medias. Santo Tomás de Aquino describió metafóricamente el pecado de la avaricia como "Mammón, que era ascendido desde el infierno por un lobo, viniendo inflamar el corazón humano con su avaricia".

Así mismo, se hace alusión a él en el Paraíso perdido de John Milton, en donde se le ve como un ángel que, gozando de los privilegios de estar en el cielo, lo único que contempla de sus bellezas es el oro con el que están manufacturadas las calles de la ciudad divina. En la versión de Milton, se alía con Satanás y Belcebú para luchar contra los ejércitos de Dios. Según el texto, fue el encargado de sembrar en el hombre la codicia de excavar la tierra para extraer de ella sus tesoros.

Modernidad [editar]

Hasta el momento no se ha encontrado ningún rastro de cualquier dios de Siria con tal nombre, y la identificación literaria común del nombre como un dios de la avaricia proviene probablemente de la obra de Edmund Spenser (1552-1599) The faerie Queene (La Reina de las Hadas), donde Mammón supervisa una cueva de la abundancia. Textos últimos del ocultismo como el Dictionnaire infernal de Plancy describen a Mammón como embajador del infierno en Inglaterra. Para Thomas Carlyle en su Evangelio del Mammonismo, Mammón se convirtió en simplemente una personificación metafórica del materialismo del siglo XIX.

Según el papa Benedicto XVI en su homilía de la catedral de Velletri, pronunciada el 23 de septiembre de 2007, «la palabra que usa el evangelio de Lucas 16.13, para decir dinero - Mammona- es de origen fenicio y evoca seguridad económica y éxito en los negocios. En definitiva -dice Jesús— hay que decidirse:"No podéis servir a Dios y al dinero". Por consiguiente es necesario una decisión fundamental para elegir entre Dios y mammona, es preciso elegir entre la lógica del lucro como criterio último de nuestra actividad y la lógica del compartir y de la solidaridad».[1


Tags: Otelo, Goebbels, avaricia, demonio, dios, edad media, William Shakespeare

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada