Mi?rcoles, 22 de septiembre de 2010


?Ma?ana tal vez tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados. Pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven as? porque no nos animamos a pelear?. Esta frase de Ghandi revela con crudeza el dilema para la clase trabajadora: ?luchar o claudicar, esa es la cuesti?n?.

Cinco de cada diez j?venes est?n en paro. En agosto, casi tres meses despu?s de imponerse la reforma laboral, el 94% de los contratos realizados han sido temporales. La temporalidad repercute directamente en los accidentes de trabajo y la salud laboral, degrada profesionalmente y explica el nulo gasto en formaci?n por las empresas. Si se impone la jubilaci?n a los 67 a?os los j?venes acceder?n mas tarde a un empleo.

La OIT habla de ?generaci?n perdida?, al referirse a los j?venes que rotan en un mercado laboral que ofrece empleos cada vez mas precarios y peor pagados. No son s?lo los j?venes, uno de cada tres trabajadores europeos siente temor a no poder llegar a fin de mes, a no poder afrontar los gastos b?sicos o a perder el puesto de trabajo.

La reforma laboral ensombrece este paisaje; facilita y abarata el despido, especialmente de los contratos indefinidos, da mas poder a la patronal en la gesti?n interna de la organizaci?n del trabajo en las empresas, facilita el descuelgue de acuerdos salariales pactados, empeora las f?rmulas para contratar j?venes, y debilita los servicios p?blicos de empleo a favor de empresas privadas. Llueve sobre mojado, porque antes redujeron el gasto social a costa de los mas d?biles; pensionistas, personas dependientes y trabajadores, aumentaron los impuestos indirectos, que no dependen del nivel de renta, y subieron el precio de la luz, agua, gas o tel?fono. Y a?n falta lo peor, la reforma del sistema de pensiones o el copago en sanidad y educaci?n.

La capitulaci?n de los dirigentes del PSOE ante los intereses de las grandes corporaciones transnacionales, especialmente las financieras y de seguros, ha sido total, y convierte la respuesta obrera en imprescindible. No ser? f?cil, porque la campa?a medi?tica antisindical, para desmovilizar, es salvaje, y porque nunca tantos trabajadores tuvieron tan dif?cil ejercer su derecho a la huelga por presi?n patronal.

La huelga, cuando define sus objetivos, se organiza bien, y promueve la participaci?n, es siempre una oportunidad porque forma y dispone a la lucha, y potencia la organizaci?n y solidaridad obreras. El salario no cobrado no s?lo no se pierde sino que es una inversi?n para un presente y un futuro dignos.

Al que pregunta: ?qu? garant?as hay de que esta huelga cambiar? las cosas?. Responderemos con palabras de Le?n Trostky: "?Pregunta miserable y filistea! En la lucha obrera no hay garant?as por adelantado, no es posible hacerlo. La clase obrera trepa por los pelda?os que ella misma cava en el granito. Algunas veces retrocede unos cuantos pasos, otras el enemigo dinamita los pelda?os que ya han sido cavados, otras se desmoronan porque el material es de mala calidad. Despu?s de cada ca?da hay que levantarse, despu?s de cada retroceso hay que avanzar, cada escal?n destruido debe ser reemplazado por otros dos nuevos..." .

Los dirigentes de ELA y LAB han anunciado su intenci?n de no apoyar esta huelga en el Pa?s Vasco, a pesar de que las movilizaciones est?n convocadas en toda Europa. No puede haber mayor despiste. Cuando la clase obrera es llamada a construir diques de contenci?n ante la riada de la ofensiva capitalista ellos aconsejan permanecer en casa por rencillas con el vecino. Se equivocan de enemigo, y su actitud divide y fragmenta a?n mas al movimiento obrero, justo cuando mas necesaria es la unidad. No hace falta ser muy listo para comprender quienes intentan desprestigiar la huelga, quienes quieren restringir su ejercicio, quienes quieren que no haya negociaci?n colectiva y quienes que los sindicatos no existan.

Esta huelga general puede ser un primer paso si los dirigentes sindicales de UGT y CCOO abandonan la pol?tica de pactos sociales y se ponen al frente de un descontento que es generalizado. Hay que cambiar las actuales pol?ticas econ?micas y sociales lo que exige medidas para que los recursos econ?micos, la tecnolog?a y la ciencia est?n al servicio de la mayor?a de la poblaci?n, y no subordinados al m?ximo beneficio de una minor?a que ejerce, a trav?s de los gobiernos, una aut?ntica dictadura del capital.

El 29 de septiembre estaremos en la huelga general, codo a codo con millones de trabajadores, en Europa y en el mundo, igual que estuvimos el 29 de junio en Euskal Herr?a, porque como dice Benedetti en su poema Vamos Juntos: ?La historia ta?e sonora su lecci?n como campana. Para gozar el ma?ana hay que pelear el ahora?.

Rebeli?n ha publicado este art?culo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Tags: dictadura, huelga general, dirigentes, Gandhi, reforma laboral, copago, pensiones

Publicado por blasapisguncuevas @ 1:44  | ESPA?A
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada