Lunes, 17 de enero de 2011

?



Anta?o necesitaban los imperios invulnerables acorazados e inmensos ej?rcitos para bloquear un pa?s.

Hoy en d?a les basta con un solo funcionario y un solo juez que no crean en la soberan?a de su propio pa?s.

El golpe judicial contra Venezuela empez? con la demanda de 12.000 millones de d?lares de la Exxon ante ?rganos jurisdiccionales extranjeros.

Ahora se reactiva con el rechazo por la Corte de Apelaciones de Estados Unidos del recurso venezolano contra el cobro de 8.000 millones de d?lares por inversionistas de Bandagro.

A esas temerarias demandas se a?ade otra por 1.400 millones de d?lares interpuesta por Cemex, la cual pretende decidir el Centro Internacional de Arreglo de las Diferencias sobre Inversiones (Ciadi), dependencia del Banco Mundial.

Y a ?stas se suman las que est?n por entablar Conoco, Gold Reserve e Intesa, igualmente por sumas desmesuradas, tambi?n ante ?rganos extranjeros que decidir?n sin respetar nuestra Constituci?n ni nuestras leyes.

Como los embargos para satisfacer demandas se efect?an por el doble o m?s de lo demandado, s?lo las tres primeras representar?an embargos contra Venezuela por 42.800 millones de d?lares.

?C?mo ha ca?do nuestro pa?s en una situaci?n en la cual un funcionario y un juez venezolanos pueden inferirle irreparable da?o, equivalente a la p?rdida de nuestras reservas internacionales?

Con la Independencia, Venezuela conquist? la soberana inmunidad jurisdiccional, que consiste en el derecho y el deber de resolver sus cuestiones de inter?s p?blico con sus propios tribunales y seg?n sus propias leyes.

Este principio consta expl?citamente en nuestras constituciones desde 1893, en la Carta de Derechos y Deberes Econ?micos de los Estados, adoptada por la Asamblea General de la ONU el 12 de diciembre de 1974, y en el art?culo 35 del "Protocolo de Cartagena de Indias", que reforma la Carta de la OEA.

La Constituci?n actual consagra en su art?culo 1 "la inmunidad" de la Rep?blica como principio irrenunciable, y en el 151 pauta que dudas y controversias sobre contratos de inter?s p?blico "ser?n decididas por los tribunales competentes de la Rep?blica, de conformidad con sus leyes, sin que por ning?n motivo ni causa puedan dar origen a reclamaciones extranjeras".

Pero funcionarios que burlan la Constituci?n incluyen en los contratos de inter?s p?blico cl?usulas de sometimiento a tribunales extranjeros, y jueces que la desconocen sentencian que Venezuela no tiene inmunidad de jurisdicci?n.

Nada puede nuestro gobierno si funcionarios o jueces lo supeditan a tribunales extranjeros; de nada valen constituci?n y leyes si ?rbitros o tribunales for?neos nos condenan viol?ndolas.

Tal pol?tica significa el fin del Socialismo del siglo XXI, pues ?ste no podr? realizar las expropiaciones indispensables, si todas y cada una de ellas y el monto de las indemnizaciones dependen de la aprobaci?n de un ?rgano del Banco Mundial.

A?adamos que el Ciadi decide, sin tener en cuenta constituciones ni leyes locales, que de 232 casos s?lo ha decidido dos contra las transnacionales, y que indemniza a ?stas no s?lo el precio del bien expropiado, sino adem?s el beneficio esperado por la multinacional.

Someter a Venezuela al Ciadi y a tribunales extranjeros es como someter a un afroamericano a un tribunal del Ku Klux Klan.

Para prevenir el golpe judicial, legislemos proscribiendo supuestas excepciones al art?culo 151 de la Constituci?n. Prescindamos de funcionarios y magistrados indignos, hag?moslos responder con su patrimonio de las reclamaciones extranjeras contra Venezuela que propicien, acompa?emos a Ecuador y Bolivia en su retiro del Ciadi.

Golpe judicial avisado no mata pa?s. Pero aniquila al que no se precave.

http://luisbrittogarcia.blogspot.com
http://luisbritto.Wordpress.com

Fuente: http://www.aporrea.org/actualidad/a115794.html

Tags: golpe, judicial, Britto, Aporrea, socialismo, siglo, reclamaciones

Publicado por blasapisguncuevas @ 18:01  | VENEZUELA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada