Lunes, 20 de junio de 2011

Por: Luis Britto Garc?a
Fecha de publicaci?n: 19/06/11???
??
???
?
En nuestro pa?s existen tres entes por encima de la Ley: la mafia de los casinos, los motorizados y la televisi?n.

Todo saben, salvo Conatel, que la masiva violaci?n de normas y el irrespeto al p?blico por la TV de se?al abierta forz? la fuga de una tercera parte de la audiencia hacia la TV por suscripci?n.

Salvo Conatel, todos conocen que la audiencia de la TV por suscripci?n dej? de crecer debido a la manera como ?sta viola la Ley Resorte.

Nadie ignora, excepto Conatel, que la TV por suscripci?n aumenta ilegalmente el volumen en los comerciales. Que en todas sus emisiones duplica el l?mite legal de 15 minutos de publicidad por hora. Que sus infomerciales acu?an cuatro horas seguidas, atropellando la cuota legal de 10% de la programaci?n diaria. Todos sus programas son deslaves de prohibida publicidad por inserci?n, que asesina la imagen con superposiciones, letreros e interferencias extra?as. En los canales Premium, que cobran por pel?culas sin interrupciones, el espectador es estafado por inserciones ajenas a la imagen original. En los video clips concurren hasta cuatro inserciones simult?neas para destruirlos. En algunos espacios se inserta un est?pido logo publicitario que dura todo el programa o todo el d?a.

Para ellos un programa es una res muerta a ser destripada por una zamurera de comerciales, interrupciones, cu?as, inserciones e interferencias hasta provocar la hu?da de los damnificados, perd?n, de la audiencia.

?Por qu? ?sta no escapa hacia la TV de servicio p?blico? Mark Weisbrot y Tara Rutenberg demuestran que los canales del Estado captan para 2010 un 5,4% de los televidentes.

Hay m?s de sesenta canales privados y doscientas operadoras de cable: que s?lo cinco plantas p?blicas conquisten tal teleaudiencia no est? mal. ?Por qu? no seducen el total?

?Por qu? no lideran todos los ?ndices de audiencia, como lo hace en 2010 la estatal Corporaci?n Radio Televisi?n Espa?ola desde que suprimi? la publicidad? (www.adslzone.tv/.../sin-publicidad-la-audiencia-ve-mas-la-television/ ).

La respuesta la da Earle Herrera, conductor de El Kiosco Veraz, a quien varias veces vimos protestar alterado en vivo y en directo contra el diluvio de interrupciones, cortes y "pases" que despedazaban su espacio.

Todo invitado a la TV p?blica ha experimentado lo mismo: hay programas excelentes, pero el espacio audiovisual es una incontrolable anarqu?a en la cual cortes, pases, interrupciones, cintillos, avances y logos irrumpen como motorizados y atropellan la emisi?n y la audiencia hasta asesinarlas.

Esta merienda de locos es cualquier cosa menos socialista: es la proclamaci?n del m?s rampl?n pajarobravismo del ?ltimo alcalde que inaugur? un poste de luz o la pen?ltima bur?crata que se antoja de coger pantalla y se sienten autorizados a acabar con el trabajo de los comunicadores y la paciencia del p?blico.

Desesperado por el irrespeto, Earle Herrera cerr? su Kiosco Veraz. Quiz? razones parecidas movieron a Ernesto Villegas a abandonar su programa matinal; otros comunicadores me conf?an que est?n a punto de imitarlos.

Cuando la audiencia protesta, es normal: para eso se la maltrata. Cuando protesta el Gobierno, se lo merece: es su castigo por la inacci?n de Conatel. Pero cuando protestan los comunicadores, es que algo pasa.

Todo depende de unas elecciones que est?n a la merced de medios que se fundan en una TV no apta para consumo humano.

?Y tan f?cil que ser?a ganarlas aplicando la Ley Resorte!

PD: Otorgaron el Premio An?bal Nazoa a esta columna y a mi blog http://luisbrittogarcia.blogspot "Por contribuir al ejercicio del librepensamiento, por abrir efectivos espacios para pensarnos y repensarnos en estos tiempos de amorosa edificaci?n colectiva".

?
?


Tags: Conatel, publicidad, televisión, suscripción, audiencia, estatal, programa

Publicado por blasapisguncuevas @ 6:31  | VENEZUELA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada