Martes, 19 de julio de 2011

          Mas entrampada que nunca           Por: Marcos Meléndez* 
 
 
 
Nuestra tristemente célebre oposición, se encuentra más entrampada que nunca intentando calzar un cubo en un círculo; es decir, tratando de posicionar un discurso democrático para convencer al pueblo de que los acompañe en la aventura de retroceder dramáticamente y caminar por las sendas del Fondo Monetario, del Banco Mundial y otras sectas delincuenciales de la selva transnacional. Básicamente nos quieren convencer –sin atreverse a decirlo- que la solución a los problemas que podamos presentar en los avances que sin duda hemos logrado en estos doce años, es regresar al marco jurídico político y de direccionalidad que teníamos en 1989 cuando –para los que no recuerdan- el pueblo tuvo que salir desesperado a la calle a saquear porque se estaba muriendo de hambre debido a que el entonces presidente Carlos Andrés Pérez (padre político de Antonio Ledezma para los que no lo recuerdan) siguiendo las recetas del FMI lanzó al país por un despeñadero político, social y por sobre todo económico. Que fue continuado por Rafael Caldera (Padre político de Oswaldo Álvarez Paz, del viejo Salas Römer y de cuyo partido se deriva primero justicia y proyecto Venezuela, para los que no lo recuerdan) quien teniendo como Ministro al traidor Teodoro Petkoff –valga la redundancia- instaló una comisión tri -partita que terminó decidiendo cambiar el sistema de seguridad social de la nación aboliendo las prestaciones sociales acumuladas y creando el famoso código orgánico procesal penal que en parte coadyuvó a que el sistema judicial y carcelario esté como está. En resumidas cuentas los descendientes de la casta de Carlos Andrés (Ramos Allup, Antonio Ledezma, Alianza Bravo Pueblo y Un Nuevo Tiempo) y los descendientes de la casta de Caldera (El tigre, Oswaldo Álvarez Paz, Salas Römer, Primero Justicia y sus derivados) viven un drama terrible que los mantiene peleando como un par de borrachos por los tres últimas onzas de licor de una botella casi vacía. Este drama podemos dividirlo en cuatro ejes fundamentales:

1.- Se avergüenzan de su esencia: No hay más triste drama que negar su propio origen. La oposición trata mediáticamente de deslindarse de sus propios mentores presentándose como una alternativa diferente a la cuarta república y como una innovación para el país pero ¿Representa Oswaldo Álvarez Paz algo diferente a lo que representó COPEI? ¿Representa Salas Römer o Capriles Radonski algo diferente a la política social cristiana de dar limosnas a los pobres mientras se agudizan procesos de privatización y un retorno a la tecnocracia? ¿Qué razones tenemos para pensar que Antonio Ledezma, habiendo sido Gobernador y Secretario de Carlos Andrés actuaría de manera diferente a su mentor al momento de ejercer el poder? A Manuel Rosales y sus discípulos ni los cuento como opción porque su accionar es ampliamente conocido y pintoresco. Basta recordar la ridiculez de la tarjeta “mi negra” y los negritos disfrazados de esclavos del siglo XVIII en las propagandas de su campaña electoral con sus frases célebres “si a mí me matan, y yo me muero” o “no podemos pedirle peras al horno” solamente comparables a las del diputado Ismael García cuando cita a “Bertombres” para nombrar a Bertold Bretch o las cantinfladas del diputado Borges que anda con unos tomates y unas papas haciendo un ridículo olímpico cada vez que interviene en la Asamblea; como dicen los muchachos ahora, “mas demagogia y me muero” Sus discursos son manidas repeticiones porque no pueden decirle al pueblo “-señores: somos capitalistas, no queremos el socialismo porque creemos que la democracia no puede ser participativa, somos una raza superior que nacimos para gobernar y ustedes para obedecer”…
Con salvadas excepciones como las de Salas Römer que le puso a su hijo Enrique Fernando en honor a Enrique VIII y Fernando VII, los demás ocultan sus verdaderas intenciones escondiendo su vergonzosa ideología tras un discurso tímidamente democrático.

2.-No tienen propuesta, ni plan ni proyecto de país: La oposición se ha limitado a hacer propuestas epilépticas sin plan, sin programa de luchas ni consenso. La tarjeta “mi negra” una propuesta de ticket de alimentación para los que trabajan y los que no trabajan sin hacer ningún cálculo diferente al de la demagogia, unas tazas con unas caraotas negras y unos tomates que se llevan para la asamblea con el fin de “explicar” la canasta alimentaria como si el pueblo fuese bruto, generalidades como “tendremos un país mejor” “un mundo donde reine la paz y la justicia” “otro mundo es posible” y muchos etcéteras que no saben a nada, que no calan en el pueblo, porque no pueden ofrecer su verdadero plan, entre otras cosas porque aparte de privatizar todo y dejar que las transnacionales inicien un saqueo de nuestras riquezas, no tienen proyecto alguno. Por los momentos, esta especie de “escuadrón metelapata” en que se ha convertido la mesa de la unidad “democrática”, no tiene otro programa de luchas que no sea deshacerse de Chávez, pero no presentan ninguna propuesta, su trabajo consiste en contradecir al comandante en todo: Si está en Miraflores, le dicen que se vaya, si esta en Cuba, le dicen que tiene que estar aquí, si se aparece en franela en un lugar dicen que anda mal vestido y que no nos puede representar así, pero si se compra un buen traje dicen -“¿Dónde está su socialismo? Mírale la pinta” si Chávez saca plata del FONDEM para hacer obras dicen que está desestabilizando la economía y si la deposita dicen que tiene el dinero represado, si encadena la tele para informar, dicen que es un abuso de poder mantenernos encadenados a sus divagaciones y si da un discurso corto, leído, para no abusar del tiempo y ordenar las ideas, entonces salen diciendo que algo muy grave está pasando, si mantiene en privado su estado de salud, dicen que es un asunto público que debe darse a conocer y cuando dice que tiene cáncer y que va a iniciar un tratamiento, dicen que está manipulando sentimentalmente al pueblo; en fin, no tienen programa de luchas, no tienen propuesta ni proyecto. Su programa de lucha es criticar, manipular y confundir, para ver como se hacen del poder por las buenas o por las malas a través de una intervención extranjera. Allí si iniciarían un plan, que lamentablemente no es de su propia autoría, sino de sus mentores en el norte que si tienen clarito que van a hacer una vez que retomen el poder que alguna vez tuvieron en la IV República.

3.- No tienen Partido: Seamos sinceros, todavía el PSUV no es el partido ideal, no es nuestra aspiración terminada, todavía es policlasista, todavía no hay una conciencia de “bloque histórico” pero es un Partido, con un programa de luchas que está plasmado en el libro rojo, donde nos definimos anti imperialistas, con un plan que es el Primer Plan Socialista (PPS) donde buscamos la suprema felicidad a través de la superación de la miseria material y la miseria espiritual para consolidar una democracia participativa y protagónica, a través de la reorganización geopolítica del país y nuevas formas de organización como los concejos comunales que garantizan una nueva geometría del poder y buscan la consolidación de Venezuela como una potencia que empuje la construcción de un mundo multipolar, en detrimento de la hegemonía capitalista norteamericana. Tenemos una brújula, un plan y una disciplina partidista en construcción. La oposición solo tiene un saco de gatos que aparecen compulsivamente en la televisión diciendo barbaridades. Uno de los líderes de esa mesa de la “unidad” hizo unas elecciones para su partido, a ver cómo le iba y en todo el país no llegó a doscientos mil votos, y, se atrevió a hacerlo porque es uno de los que más tiene electores. Eso no supera los votos del PSUV en un municipio cualquiera. Luego, cuando pierden en las elecciones, dicen que las máquinas están trucadas a favor de nosotros. No tienen partido porque no los une ninguna lucha real, solo las ansias de poder para saquearnos y luego repartirse el botín.

4.- No tienen Líder: Digan lo que digan, no tienen líder. Ese es el drama táctico más terrible, los gringos meten y meten plata para posicionar candidatos, los Mendoza gastan y gastan botellitas de cerveza para armar templetes a favor de posibles candidatos, Globovisión gasta horas y horas de propaganda en programas desprestigiando a Chávez y nada… No levantan, porque no tienen líderes con la sinceridad y con la dignidad de Chávez, ninguno ha dirigido una rebelión y ha salido ante el mundo a decir “YO SOY EL RESPONSABLE”, sus líderes dan un golpe e estado y salen a esconderse en la toga de algún magistrado que diga que hubo un “vacío de poder” por eso el pueblo los rechaza, porque son irresponsables, porque no han sido perseguidos nunca por defender sus ideales, sino que han caído presos por delitos comunes como Fiestas rave, estafas inmobiliarias, transacciones bancarias fraudulentas o por mandar a matar gente, pero no por su ideología política, como hacen ver para ganar la compasión de la opinión pública internacional.
Henrique Capriles Radonski, uno de los miembros de ese saco de gatos descabezados que llaman mesa de la unidad, ha dicho -“yo soy un gobernante y mi estado de salud es un tema público” a propósito de –para variar- una crítica que hace al ejecutivo nacional por no “revelar ampliamente su estado de salud y jugar a la mentira” supongo que el Gobernador de Miranda quiere un informe detallado en cadena nacional de cuantas veces caga el presidente o cuantos centímetros cúbicos de orina expulsa a diario; le sacaron un tumor y le van a hacer quimioterapia, ¿Qué más quiere saber? Nosotros no andamos pidiendo detalles de cuántos gobernadores se han hecho terapia de desintoxicación por consumo de sustancias psicotrópicas diversas o sobre cuántos hermanos de gobernadores salen a la calle de noche con un arma a cazar gatos como afición, tomándose fotos con los cadáveres de los gatos en plena calle; al contrario, nos alegran las visitas de algunos elementos de la política opositora a centros terapéuticos en los Andes venezolanos para tratar de librarse del vicio de la droga.

En resumen, tenemos programa de luchas, plan de gobierno, partido y líder. La oposición, vive el drama de ser un cascarón vacío con hambre de poder para saquear, sin pueblo sin proyecto… Sin vida.

Lic. Marcos Meléndez
Militante del PSUV
Coord. Gral. Alcaldía Bolivariana de Valencia

 
 
 


Tags: Venezuela, oposición, FMI, drama, Chávez, Ledesma, seguridad social

Publicado por blasapisguncuevas @ 18:18  | VENEZUELA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada