Jueves, 22 de diciembre de 2011

Carlos Aznárez



Cuando estos días se cumplen 13 años desde que Hugo Chávez venciera por primera vez en las urnas, el presidente venezolano se prepara para un nuevo desafío electoral en 2012, acentuando las medidas de ayuda social a los sectores más necesitados de su país.

Corroborando la idea que puso en marcha al promediar su mandato y que consiste en impulsar Misiones que abarcan todas las áreas sensibles de la población, para eludir así las trabas burocráticas que pudieran producirse en las instituciones formales de su gobierno, Chávez está decidido a terminar con la extrema pobreza, que es una de las lacras heredadas de las décadas en que en el país gobernaban los partidos tradicionales de derecha.

En ese sentido, el mandatario bolivariano y su equipo han ido cumpliendo rigurosamente con un programa que comenzara en su momento impulsando Misiones que llevaron la medicina allí donde jamás había penetrado (Misión Barrio Adentro), que continuara luego con las Misiones Habitat, que desarrolló la construcción de viviendas, cuya escasez venía siendo más que notoria, y culminara, esa primera etapa, con la Misión Mercal, que permitió la llegada directa al consumidor de productos alimenticios. Paralelamente se le sumaron las Misiones educativas, que abarcaron desde la lucha a rajatabla contra el analfabetismo, a través de la Misión Robinson, hasta dar educación básica a miles de niños y adultos (Misión Ribas) e impulsar el acceso a los estudios universitarios a quienes jamás habían soñado esa posibilidad y que ahora lo logran a través de la Misión Sucre, que vino complementada con la creación de Universidades Bolivarianas en casi todo el país.

Es en ese mismo camino, que ahora el gobierno venezolano ha decidido apostar a vencer nuevos desafíos, para satisfacer por un lado las demandas que le llegan desde sus propias filas de seguidores, y por otra parte, en función de eliminar cualquier resquicio que pudiera aprovechar la oposición, durante el período de campaña electoral que habrá de desarrollarse apenas comience el próximo año.

En este marco, el presidente Chávez ha puesto en marcha la Gran Misión Hijos de Venezuela, que en varios aspectos tiene puntos de coincidencia con las políticas de inclusion social desarrolladas en Argentina, por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Esta propuesta intentará acabar con la pobreza extrema en Venezuela. Si bien en los 13 años de gobierno chavista ese mal se ha reducido en un 63 por ciento, persisten aún en esa situación 2 millones y medio de ciudadanos, que son a los que está dirigido esta nueva iniciativa.

A partir de ahora, cualquier familia cuyo ingreso sea inferior al salario mínimo y tenga hasta tres hijos menores de 18 años, o sean personas con discapacidad o mujeres embarazadas, recibirán un aporte económico mensual equivalente a 100 dólares por cada hijo.

Chávez advirtió que es un propósito de este proyecto llevar a cero el índice de pobreza extrema en la nación, que experimentó una reducción de esa cifra de 21 por ciento en 1998 a 7,3 por ciento en el primer semestre de 2011.

El programa atiende también el caso de las mujeres que no cumplan los requisitos exigidos y que están en situación de calle, ya que se les facilitará el acceso a sitios donde serán convenientemente asistidas a nivel alimenticio y de salud, buscando finalmente capacitarlas para el trabajo y eludiendo así cualquier tipo de práctica que sólo culmine en el asistencialismo.

Otra Misión que se acaba de poner en marcha es la de “Amor Mayor”, y viene a beneficiar a todas aquellas mujeres mayores de 55 años y varones que han cumplido los 60. Sin importar si cotizaron o no alguna vez en el Seguro Social, todos ellos podrán cobrar una pensión.

Hasta el presente, como consecuencia de leyes derivadas de los gobiernos de Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera, se excluía del sistema provisional a quienes por distintas razones no habían realizado ningún tipo de cotización, o les faltaban aportes, a pesar de haber trabajado en labores como la pesca, la artesanía o el deporte.

A partir de enero del 2012, dichos ciudadanos recibirán una pensión de alrededor de 400 dólares

Luego de detener la privatización del Instituto Venezolano de Seguridad Social, en 1.999, la administración de Chávez ha incrementado el número de pensionados en Venezuela por la vía de decretos especiales.

El sistema pasó de 387 mil, en 1998, a más de dos millones en 2011, mediante la incorporación de miles de personas que no cotizaron nunca por la condición informal de sus oficios, y de otras que han podido completar las cotizaciones hasta llegar a las 750 exigidas por la ley.

Por otra parte, la Misión Amor Mayor, impulsa el turismo para la Tercer Edad, generando un plan de viajes subsidiados por todo el país, y cuyos beneficiarios son precisamente los ancianos y ancianas que se adscriben a esta nueva iniciativa.

Con estos nuevos programas, se amplía la inclusión en el país, que en los últimos años ha sido uno de los ejes principales de inversión. El gobierno de Chávez muestra así a quienes desde la oposición lo acicatean con que “poco y nada se ha avanzado”, que la realidad es muy otra: antes de la llegada de su gobierno, el Estado destinaba apenas 36% a programas de beneficio directo a la población. En estos 13 años, se ha incrementado la asignación a más de 62% de las personas necesitadas, y se prevé que en los próximos años llegue a un 70%, aumento que debe ir a la par con el crecimiento de la economía y la inversión en infraestructura rural y urbana, además de la producción agrícola.

Apretando el acelerador en su obsesión de ampliar la calidad de vida de los venezolanos con un sistema integral de seguridad social, Chávez acaba de anunciar que en enero será el lanzamiento de la gran Misión Saber y Trabajo, destinada a romper con el "piso duro" del índice de desempleo, que en todo el país se encuentra actualmente en un dígito.

En los inicios del gobierno bolivariano el desempleo estaba en un 20% y ahora ronda un piso que oscila entre el 7% y 8% pero que aún representa más de un millón de venezolanos que están sin trabajo. Ese dato, más otros similares, hace que Hugo Chávez acentue su ofensiva reivindicando nuevas formas de inclusión social. Sabe que además de sumar votos, asegura así la mejor defensa a la que pueda aspirar el gobierno frente a sus enemigos.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Tags: sociales, Hugo Chávez, Misión, viajes, salud, trabajo

Publicado por blasapisguncuevas @ 18:42  | VENEZUELA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada