Viernes, 30 de marzo de 2012

Autor: Luis Figuera
Fecha de publicación: 29/03/12
  Imprimir  
Las nuevas guerras del imperio tienen características que las diferencian de las del siglo pasado, sobre las cuales habló bastante Clausewitz. Tal vez el elemento esencial de las confrontaciones de nuestro tiempo, es el uso desmedido de los medios virtuales.

En 1991 con la invasión a Irak, se da inicio a las guerras virtuales, pero fue durante la invasión a Libia en el 2011, que se alcanzo el clímax, cuando la cadena de noticias Al Jassera, difundió una imagen falsa de rebeldes festejando en la plaza verde : Nunca antes la realidad había sido tan irreal.

Las guerras actuales están diseñadas para desintegrar los estados nacionales, llevándolos a una situación de violencia civil generalizada, que permita a milicias trasnacionales intervenir. No es casual que gobiernos nacionalistas como los de Venezuela, Bolivia, Ecuador, sean sometidos a procesos de deslegitimación democrática. Buscando destruir sus ejércitos y sus cuerpos policiales, y someterlos a conflictos como el que se libra en México, donde el narcotráfico internacional y el crimen organizado, acaban con el estado, como bien lo ha denunciado el Sub comandante Marcos.

Las palabras estados forajidos, estados canallas, estados degenerados, dictatoriales, son impresas en periódicos, repetidas en la Cyber red, y retrasmitidas con imágenes de ciudadanos protestando

Las nuevas guerras del imperio surgen de la necesidad de organizar el suministro de bienes y servicios, para cubrir la demanda mundial de países como EEUU, Inglaterra, Francia, España, Italia, y el resto de Europa.

No puede entenderse un ataque a Irán, sin la intención de controlar el estrecho de Ormuz, cuyo flujo diario se calcula en 17millones de barriles, el 35% del petróleo que se vende en altamar. Es imposible desligar el acoso al gobierno de Hugo Chávez, de las apetencias por la faja del Orinoco que alberga las mayores reservas probadas de crudo del mundo.

En definitiva todas las guerras de este siglo se enmarcan dentro del plan global del imperio para controlar los recursos energéticos y naturales. El imperio y sus aliados libran cuatro grandes conflictos: La lucha por el mercado de las drogas a través del control de Afganistán y Colombia, la guerra por el petróleo del medio oriente, la batalla por la biodiversidad del amazonia, y la lucha por el control del acceso al mar Caspio, cuyas reservas se calculan en 2.950 millones de toneladas de petróleo y más de 3,1 billones de metros cúbicos de gas.

[email protected]
 
 


Tags: imperio, guerra, estados, Iraq, Orinoco, siglo, reservas

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada