Viernes, 27 de julio de 2012

Millones de personas abandonadas a su suerte por falta de fondos Kim-Jenna Jurriaans IPS La asistencia humanitaria sufrió el año pasado la mayor pérdida de fondos en una década, lo cual revela el fracaso de la comunidad internacional para hacer frente a las necesidades crecientes de un mundo en crisis. La organización británica D

Millones de personas abandonadas a su suerte por falta de fondos

IPS


La asistencia humanitaria sufrió el año pasado la mayor pérdida de fondos en una década, lo cual revela el fracaso de la comunidad internacional para hacer frente a las necesidades crecientes de un mundo en crisis.

La organización británica Development Iniciatives (http://www.devinit.org/) publicó un informe (http://www.globalhumanitarianassistance.org/reports) este mes que subraya el cambiante contexto de la asistencia humanitaria tras el terremoto de Haití y las grandes inundaciones de Pakistán en 2010.

El estudio coincide con datos de mediados de año publicados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que elevan las proyecciones de las necesidades humanitarias de 7.900 millones de dólares a 8.800 millones para esta año.

Las exigencias de la asistencia humanitaria disminuyeron de 74 millones de personas necesitadas en 2010 a 62 millones en 2011. Sin embargo, la comunidad internacional no pudo cumplir con las menores obligaciones.

Las contribuciones de gobiernos y donantes privados para esta causa se redujeron en nueve por ciento, lo que hizo que casi 38 por ciento de las necesidades humanitarias quedaran insatisfechas en 2011, por encima del 28 por ciento de 2007.

En ese periodo, los fondos para este fin aumentaron de 12.400 millones a 17,100 millones de dólares.

Grandes cambios en 2010

Fue un año especial para la asistencia humanitaria con el terremoto de Haití y las enormes inundaciones de Pakistán, pues demandaron unos 18.800 millones de dólares a la comunidad internacional, mientras que en 209 se habían requerido 15.300 millones de dólares.

La brecha entre las necesidades y los recursos disponibles se ensancha, pese a que el sector probó tener una extraordinaria resiliencia dada la reducción de la asistencia oficial al desarrollo, según Lydia Poole, autora del estudio de Development Iniciatives y responsable del programa de asistencia humanitaria global de la organización.

"El aspecto positivo que muestra el informe es, por cierto, el aumento de la financiación privada", dijo Poole a IPS, "la que, de hecho, parece muy receptiva frente a las crecientes necesidades", apuntó.

"Los fondos privados, además, tampoco se redujeron tanto en 2011 como se preveía", observó.

La financiación privada aumentó 70 por ciento en 2010 y, al igual que los recursos humanitarios en general, en 2011 permanecieron por encima del nivel de 2009.

Perdedores invisibles

La atención internacional que concentraron los desastres de Haití y Pakistán en 2010 aumentó las necesidades humanitarias hasta niveles sin precedentes, pero también generó un cambio significativo en la distribución de fondos que dejó a otros países casi sin nada.

Chad y Nepal registraron cada uno una disminución de la ayuda humanitaria de por lo menos 30 por ciento en 2010, lo que muestra que la nueva tendencia asigna 50 por ciento de los fondos a los tres mayores beneficiarios.

En los 10 años anteriores, solo un tercio de los recursos de la asistencia humanitaria se concentraba en los tres países con mayor crisis, y el resto se distribuía entre una gran cantidad de países.

De hecho, Haití recibió en 2010 más del doble de la ayuda que el mayor beneficiario de 2009.

"Por cierto que no corresponde con los buenos principios de las donaciones humanitarias no financiar una crisis a expensas de otra", remarcó Poole, quien apuntó, en especial, a los efectos en el Cuerno de África, que tomaron proporciones devastadoras en 2011.

A pesar de las alertas tempranas sobre la inminente sequía en la región, "el efecto neto fue que no alcanzaron los fondos para las dispuestas organizaciones de la región que habrían podido prevenir el sufrimiento y salvar muchas vidas si hubieran tenido los recursos para hacerlo", indicó Poole.

La resistencia sigue quedando en segundo lugar

Los desastres naturales y los conflictos siguen siendo los principales responsables de las crisis humanitarias, señala el informe de Development Iniciatives.

Sin embargo, solo cuatro por ciento de la asistencia humanitaria se destinó a la prevención y a la preparación entre 2006 y 2010, muy por debajo del 10 por ciento ideal, según el estudio.

El informe menciona las dificultades de las organizaciones locales, que suelen ser las primeras en responder en tiempos de crisis, para acceder a fondos estatales e internacionales cuando ocurre un desastre.

Muchas organizaciones internacionales son renuentes a asociarse con actores locales por temor a perder visibilidad y, por ende, donantes, indicó Manisha Thomas, asesora en respuesta humanitaria, durante un encuentro del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, patrocinado por el gobierno de Haití y la Organización Internacional de las Migraciones (http://www.iom.int/jahia/Jahia/lang/es/pid/1).

"Por desgracia, a menos que ondees la bandera de tu organización, muchos donantes no te financiarán", indicó.

Se necesita una discusión de parte de los donantes sobre la financiación de organizaciones internacionales para que se asocien con actores locales, remarcó, así como encontrar formas de ofrecer dinero directamente a agencias locales.

"En tiempos de austeridad financiera, hay un argumento económico de que las organizaciones nacionales y locales son mucho más eficientes en términos de costos al responder a una crisis humanitaria", indicó Thomas.

Mientras, se advierte que aumentan las necesidades en 2012 este año. La crisis del Sahel (http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=100154) y el conflicto en el norte de Malí (http://ipsnoticias.net/nota.asp? idnews=100128) aumentaron la cantidad de gente en situación crítica de 51 millones a 62 millones de personas en 2012.

Un estudio de mitad de año del Procedimiento de Apelación Global, de la Oficina de Coordinación de los Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) revela que este año solo se recibió 45 por ciento de los fondos requeridos.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=101275

evelopment Iniciatives (http://www.devinit.org/) publicó un informe (http://www.globalhumanitarianassistance.org/reports) este mes que subraya el cambiante contexto de la asistencia humanitaria tras el terremoto de Haití y las grandes inundaciones de Pakistán en 2010. El estudio coincide con datos de mediados de año publicados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que elevan las proyecciones de las necesidades humanitarias de 7.900 millones de dólares a 8.800 millones para esta año. Las exigencias de la asistencia humanitaria disminuyeron de 74 millones de personas necesitadas en 2010 a 62 millones en 2011. Sin embargo, la comunidad internacional no pudo cumplir con las menores obligaciones. Las contribuciones de gobiernos y donantes privados para esta causa se redujeron en nueve por ciento, lo que hizo que casi 38 por ciento de las necesidades humanitarias quedaran insatisfechas en 2011, por encima del 28 por ciento de 2007. En ese periodo, los fondos para este fin aumentaron de 12.400 millones a 17,100 millones de dólares. Grandes cambios en 2010 Fue un año especial para la asistencia humanitaria con el terremoto de Haití y las enormes inundaciones de Pakistán, pues demandaron unos 18.800 millones de dólares a la comunidad internacional, mientras que en 209 se habían requerido 15.300 millones de dólares. La brecha entre las necesidades y los recursos disponibles se ensancha, pese a que el sector probó tener una extraordinaria resiliencia dada la reducción de la asistencia oficial al desarrollo, según Lydia Poole, autora del estudio de Development Iniciatives y responsable del programa de asistencia humanitaria global de la organización. "El aspecto positivo que muestra el informe es, por cierto, el aumento de la financiación privada", dijo Poole a IPS, "la que, de hecho, parece muy receptiva frente a las crecientes necesidades", apuntó. "Los fondos privados, además, tampoco se redujeron tanto en 2011 como se preveía", observó. La financiación privada aumentó 70 por ciento en 2010 y, al igual que los recursos humanitarios en general, en 2011 permanecieron por encima del nivel de 2009. Perdedores invisibles La atención internacional que concentraron los desastres de Haití y Pakistán en 2010 aumentó las necesidades humanitarias hasta niveles sin precedentes, pero también generó un cambio significativo en la distribución de fondos que dejó a otros países casi sin nada. Chad y Nepal registraron cada uno una disminución de la ayuda humanitaria de por lo menos 30 por ciento en 2010, lo que muestra que la nueva tendencia asigna 50 por ciento de los fondos a los tres mayores beneficiarios. En los 10 años anteriores, solo un tercio de los recursos de la asistencia humanitaria se concentraba en los tres países con mayor crisis, y el resto se distribuía entre una gran cantidad de países. De hecho, Haití recibió en 2010 más del doble de la ayuda que el mayor beneficiario de 2009. "Por cierto que no corresponde con los buenos principios de las donaciones humanitarias no financiar una crisis a expensas de otra", remarcó Poole, quien apuntó, en especial, a los efectos en el Cuerno de África, que tomaron proporciones devastadoras en 2011. A pesar de las alertas tempranas sobre la inminente sequía en la región, "el efecto neto fue que no alcanzaron los fondos para las dispuestas organizaciones de la región que habrían podido prevenir el sufrimiento y salvar muchas vidas si hubieran tenido los recursos para hacerlo", indicó Poole. La resistencia sigue quedando en segundo lugar Los desastres naturales y los conflictos siguen siendo los principales responsables de las crisis humanitarias, señala el informe de Development Iniciatives. Sin embargo, solo cuatro por ciento de la asistencia humanitaria se destinó a la prevención y a la preparación entre 2006 y 2010, muy por debajo del 10 por ciento ideal, según el estudio. El informe menciona las dificultades de las organizaciones locales, que suelen ser las primeras en responder en tiempos de crisis, para acceder a fondos estatales e internacionales cuando ocurre un desastre. Muchas organizaciones internacionales son renuentes a asociarse con actores locales por temor a perder visibilidad y, por ende, donantes, indicó Manisha Thomas, asesora en respuesta humanitaria, durante un encuentro del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, patrocinado por el gobierno de Haití y la Organización Internacional de las Migraciones (http://www.iom.int/jahia/Jahia/lang/es/pid/1). "Por desgracia, a menos que ondees la bandera de tu organización, muchos donantes no te financiarán", indicó. Se necesita una discusión de parte de los donantes sobre la financiación de organizaciones internacionales para que se asocien con actores locales, remarcó, así como encontrar formas de ofrecer dinero directamente a agencias locales. "En tiempos de austeridad financiera, hay un argumento económico de que las organizaciones nacionales y locales son mucho más eficientes en términos de costos al responder a una crisis humanitaria", indicó Thomas. Mientras, se advierte que aumentan las necesidades en 2012 este año. La crisis del Sahel (http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=100154) y el conflicto en el norte de Malí (http://ipsnoticias.net/nota.asp? idnews=100128) aumentaron la cantidad de gente en situación crítica de 51 millones a 62 millones de personas en 2012. Un estudio de mitad de año del Procedimiento de Apelación Global, de la Oficina de Coordinación de los Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) revela que este año solo se recibió 45 por ciento de los fondos requeridos. Fuente: http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=101275


Tags: asistencia humanitaria, fondos, inundaciones, Haiti, Pakistán, Rebelión, sahel

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada