Jueves, 27 de diciembre de 2012
Information Clearing House

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Hillary Clinton dejará el Departamento de Estado. Impulsará sus ambiciones presidenciales para 2016. Quiere suceder a Obama.

Espera convertirse en la primera presidenta de EE.UU. Si tiene éxito, probablemente vaya más allá de sus peores políticas. Obama hizo lo que sus partidarios consideraban imposible. Superó a George Bush. Imaginad lo que nos espera en su segundo período.

Kerry fue escogido para impulsar el imperio estadounidense. Apoya las guerras globales. Se diferenciará de Clinton solo en su estilo y tono. Las políticas antiguas no cambiarán.

EE.UU. busca la dominación global sin disputa. La guerra es la opción definitiva cuando otros métodos fallan.

En noviembre de 1984, Kerry se convirtió en el senador más joven de Massachusetts. Reemplazó a Paul Tsongas en su escaño en el Senado. Tsongas renunció por motivos de salud. En 1992 fracasaron los esfuerzos de Tsongas para obtener la candidatura presidencial demócrata. En enero de 1997 murió de neumonía y de insuficiencia hepática causadas por el cáncer.

El 2 de enero de 1985 Kerry asumió su cargo. Durante 28 años, apoyó la agenda imperial de EE.UU. En 2004, el fraude electoral impidió que derrotara a George Bush. Era favorito para ganar las elecciones. La manipulación de las máquinas electrónicas de votación lo impidió.

Actualmente es presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado. Pasará sin problemas la aprobación del Senado. Se convertirá en el máximo diplomático de EE.UU. La diplomacia al estilo estadounidense refleja las políticas de la línea dura.

El puesto de Kerry involucra el logro de que otras naciones sepan quién manda. Lo que dice EE.UU. es lo que vale. No se toleran desviaciones. El que no respete la línea será severamente castigado.

La política exterior de EE.UU. no es nada hermosa. Las permanentes guerras globales reflejan su dureza. Kerry no cambiará las cosas. Él, Obama y otros partidarios de la línea dura en el gobierno actúan al unísono. Dan la prioridad a la ilegalidad imperial.

Kerry ha ido muy lejos desde el 6 de noviembre de 1971. Entonces dijo a WTV-TV de Washington DC que “devolví, no puedo recordar, seis, siete, ocho, nueve medallas”.

Fue su manera de protestar contra la participación de EE.UU. en la Guerra de Vietnam. Fue miembro de los Veteranos de Vietnam Contra la Guerra (VVAW).

El 22 de abril de 1971 testificó ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

Fue para participar en una investigación sobre “más de 150 veteranos dados de baja con honores, muchos de ellos altamente condecorados”.

Admitieron haber cometido crímenes de guerra en el Sudeste Asiático. Kerry explicó:

“Violaron, cortaron orejas, cortaron cabezas, ataron cables de teléfonos portátiles a genitales humanos y conectaron la electricidad, cortaron extremidades, hicieron estallar cuerpos humanos, dispararon al azar contra civiles, arrasaron aldeas (como) Gengis Kan, mataron a tiros ganado y perros para divertirse, envenenaron existencias de alimentos, y en general arrasaron el campo de Vietnam del Sur más allá de los destrozos normales de la guerra, y los destrozos normales y muy especiales causados por el poder de bombardeo aplicado por este país”.

Calificó la afirmación de Washington sobre la preservación de la libertad del Sudeste Asiático de “colmo de la hipocresía criminal”.

“Vimos de primera mano cómo dinero de los impuestos estadounidenses se utilizaba a favor de un corrupto régimen dictatorial”.

“Racionalizamos la destrucción de aldeas… para salvarlas. Vimos cómo EE.UU. perdía su sentido de la moralidad al aceptar fríamente un My Lai”. Agregó a continuación más horripilantes atrocidades.

Otras las precedieron. Es la política estándar de todas las guerras de EE.UU. Los civiles son caza legal como los combatientes. Son los que más sufren. Mujeres y niños no son excluidos.

“Aprendimos el significado de las zonas de fuego a voluntad, disparar contra todo lo que se mueve, y observamos que las vidas de orientales son baratas para EE.UU.”, dijo Kerry

“Hemos venido… porque creemos que este organismo puede escuchar la voluntad del pueblo (que dice) que deberíamos salir de Vietnam ahora…”

Eso fue en otros tiempos. Esto es ahora. En los años ochenta, Kerry se convirtió en un Guerrero de la Guerra Fría comprometido. Hasta que se disolvió en febrero de 2011, se destacó como miembro del Consejo de Liderazgo Demócrata (DLC).

Su agenda estaba lejos a la derecha del centro. Ralph Nader la llamó “corporativista (y) desalmada”. Era la línea dura ideológica.

Sus políticas eran anti-populistas, anti-sindicales, anti-bienestar, pro negocios y pro imperiales, en busca de la dominación global indiscutida de EE.UU.

Kerry estaba totalmente involucrado. Sigue ajustándose consecuentemente a sus principios ideológicos. Es el senador más rico. Se estima que su patrimonio asciende a unos 300 millones de dólares. Incluyendo la riqueza de su esposa, hay quien cree que excede 1.000 millones de dólares. Ella es heredera de la fortuna Heinz.

El historial de votación de Kerry refleja su apoyo a al TLCAN [NAFTA], a los grandes medios, a la reforma de la asistencia social, al Plan Colombia, a la Autorización del Uso de Fuerza Militar (AUMF/septiembre de 2001), a la Ley Patriota de EE.UU., sus actualizaciones en 2006 y 2011, a la legislación nacional de defensa, a la Ley de 2001 “Que Ningún Niño Se Quede Atrás” [No Child Left Behind Act] (para privatizar la educación pública), a la guerra contra el terror de EE.UU., a la fuerza militar contra Irak, a la guerra de Obama contra Libia, a la devastación de Siria, a la acometida contra Irán, a la imposición de sanciones ilegales más duras, a la ilegalidad de Israel, a políticas energéticas que favorecen a las grandes compañías petroleras, a "Obamacare", a la reducción del financiamiento de los cupones alimentarios y a legislación de ciberseguridad que amenaza la libertad, entre otras medidas antidemocráticas.

Quiere que se duplique la cantidad de escuadrones de la muerte de las fuerzas especiales. Quiere que se utilicen en todo el globo. Quiere que se realce su papel en la guerra de EE.UU. contra el terror.

Quiere que se modernicen las fuerzas armadas de EE.UU. Quiere que sean más capaces de librar guerras globales. Quiere que se aumente la actividad de los servicios de inteligencia. Favorece políticas antiterroristas más duras.

Apoya la defensa nacional ofensiva de misiles. Se opone a que se reduzcan las armas nucleares por debajo de los niveles del START [Tratado de Reducción de Armas Estratégicas).

Es hostil a las ambiciones rusas/chinas. Apoya las distorsiones de la Comisión del 11-S. Quiere que se implementen sus recomendaciones. Tiene estrechos vínculos con Wall Street.

Sourcewatch dijo que su familia ampliada acumuló una riqueza considerable. Sus padres eran de clase media superior. Su abuelo materno, James Grant Forbes, nació en Shanghái, China. Se enriqueció traficando con opio y con el comercio con China.

Kerry está lejanamente emparentado con cuatro presidentes de EE.UU. y familias reales europeas. Él y George W. Bush son primos lejanos.

Su padre, Richard, trabajó para el servicio diplomático de EE.UU. También fue abogado del Buró de Asuntos de la ONU del Departamento de Estado. La madre de Kerry, Rosemary, es miembro de la familia Forbes.

Kerry y George W. Bush asistieron a la Universidad de Yale. Kerry es de la promoción de 1966. Fue presidente de la Unión Política de Yale. Perteneció a [la sociedad secreta] Skull and Bones [Calavera y Huesos]. También pertenecieron Bush, su padre y su abuelo.

Skull and Bones fue fundada en 1832 como una sociedad secreta exclusivamente masculina. Las mujeres estuvieron excluidas hasta que fueron admitidas selectivamente en los años noventa. El edificio de su sede se llama la Tumba.

Los exalumnos incluyen a expresidentes, jueces de la Corte Suprema, funcionarios de la CIA, miembros del gabinete, congresistas, senadores, dirigentes empresariales, y otros destacados miembros de la sociedad.

Todavía viven 800.

Es la sociedad secreta elitista de Yale. Sus miembros son cuidadosamente seleccionados.

Alexandra Robbins es una, o lo fue. Es una graduada summa cum laude de la promoción de 1998.

Rompió el código de silencio de Skull and Bones. Su libro Secrets of the Tomb: Skull and Bones, the Ivy League, and the Hidden Paths of Power trata el tema. Los miembros ya no le hablan. Eso significa que “estoy afuera”, dice.

Es mucho más que un club. Existe solo para sí mismo y su enorme influencia. Quince miembros se escogen cada año. Puede ser la red más elitista de EE.UU. Se considera que sus miembros son en potencia furos dirigentes de los negocios, del gobierno, del sistema legal y de otras responsabilidades destacadas.

"Skull and Bones ha extendido sus tentáculos a todos los aspectos de la sociedad estadounidense”, dijo Robbins. Sus exalumnos reflejan un poder inmenso. Crece. Los exmiembros infestan prácticamente “toda institución importante de la investigación, la política, las finanzas, los medios y el gobierno en el país”.

Dirigen EE.UU. Lo han hecho durante años. Predominantes familias de exalumnos de Skull and Bones lo controlan. Incluyen a Bush, Bundy, Harriman, Lord, Phelps, Rockefeller, Carnegie, Ford, Taft, y Whitney, entre otros. Se alienta la endogamia.

Un observador la llama “una mafia internacional no regulada y casi desconocida”. Su agenda refleja la dominación del Nuevo Orden Mundial. Quiere menoscabar las libertades personales.

Los miembros de Skull and Bones avanzan automáticamente a posiciones de poder. Se espera que sirvan de modo predominante. Antiguos miembros financiaron a Hitler. Hay miembros actuales neonazis.

Muchos tienen estrechos vínculos con Wall Street. Por lo menos una docena están relacionados con la Reserva Federal. Controlan los medios de EE.UU., destacadas instituciones legales, el Consejo de Relaciones Exteriores y la Comisión Trilateral.

El silencio es la regla dorada de Skull and Bones. Sus miembros cumplen. Los que se desvían son raras excepciones.

Robbins dice que la organización “no es solo la historia de una sociedad secreta notable, sino una notable sociedad de secretos, algunos basados en la verdad, otros pura niebla”.

La influencia de sus exalumnos no refleja nada mítico. Dirigen EE.UU. Buscan la dominación global. El papel de Kerry en el Departamento de Estado será promover esa agenda. Se puede contar con que hará todo lo posible por hacerlo.

Stephen Lendman vive en Chicago. Contacto: [email protected] . Su nuevo libro es Banker Occupation: Waging Financial War on Humanity.

http://www.claritypress.com/LendmanII.html 

http://www.progressiveradionetwork.com/the-progressive-news-hour 

http://www.dailycensored.com/imperial-warrior-kerry-at-state/

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article33421.htm

rCR




Tags: guerrero, imperial, stalinismo, guerra, opio, misiles, guerra fría

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada