Jueves, 03 de octubre de 2013


Seré concreto. Que sean otros compatriotas quienes empleen sus mejores adjetivos para calificar la miseria humana de quienes hacen circular el audio de marras por las redes sociales. Yo voy a lo meramente objetivo.

Empiezo por lo más importante: el desmentido de Adán Chávez. El hermano del Comandante Eterno negó haber sostenido alguna vez ese telefonazo con nuestro amado líder. Dicha aclaratoria debería bastar para poner punto final a las especulaciones. Pero, en lo subjetivo, aporto trío de razones para desmontar el maldito montaje.

Uno: la expresión “nota de voz” atribuida a la supuesta voz del Gigante no se compadece con el manejo diáfano y claro que al verbo siempre dio Hugo Chávez. “Nota de voz”, para aludir a un mensaje telefónico, no habría emergido jamás de labios de quien siempre fue conciso, franco, abierto y sincero tanto al hablar como al escribir.

Dos: imposible que un Hugo Chávez traicionado y secuestrado como se quiere hacer reflejar, no hubiese aprovechado la fulana nota de voz para reclamar y convocar al pueblo a la movilización inmediata, tanto para su rescate como para el rescate de la institucionalidad teniendo como precedente aquel glorioso 13 de abril de 2002 cuando el pueblo fue granítico en las calles y avenidas para acabar con la dictadura de Pedro Carmona. Ridículo es pensar que con la nota de voz a su alcance, el Supremo se hubiese limitado a lloriquear cual extraviada Magdalena.

Tercero y último, por ahora: si lo anterior es ridículo, infinitamente más lo es imaginarse que alguien como nuestro Comandante se hubiese limitado a señalar que “hoy es 16 de septiembre”, a secas, para dejar constancia de que está vivo pero sometido por fuerzas traidoras. Conociéndolo como lo conocimos, sabemos que hubiese sido tajante: “hoy es 16 de septiembre de 2013”, habría dicho.

Por mi, se pueden meter su montaje por donde mejor deseen.

Tags: montaje, Chávez, voz

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada