Mi?rcoles, 12 de diciembre de 2007
En relación al Cristianismo y al Socialismo
Un mensaje para el Cardenal Urosa, Arzobispo de Caracas
Por: Omar Marcano
Fecha de publicación: 12/12/07
imprímelo mándaselo a
tus panas
Me preocupa enormemente las declaraciones del Cardenal Urosa, Arzobispo de Caracas, quien dijo mas o menos : '...el triunfo del NO es el triunfo del pluralismo democrático....', ya que demuestra ignorancia o manipulación, ambas son, sin lugar a duda, malas consejeras.

Señor Cardenal, mientras Venezuela se mantenga bajo un régimen anticristiano como es el capitalismo es imposible que se pueda aplicar la democracia, y mucho menos se podrá aplicar un sistema plural y participativo. El único camino posible para lograr el pluralismo que usted pregona es el socialismo, el único que existe, el único que permite en su esencia la construcción de una sociedad de iguales, el que esta propuesto en la Reforma Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela. El 'socialismo' de la Unión Soviética, al cual usted se refiere seguramente, en realidad nunca llegó a ser tal, precisamente porque no aplicó la verdadera democracia. De allí viene entonces Señor Cardenal mi aseveración acerca de su ignorancia o su manipulación.

Hoy sabemos, porque lo experimentamos diariamente, que el capitalismo es sinónimo de MUERTE porque el capitalismo tal y como se diseñó es perverso, es individualista, es depredador, no es humanista. Por eso sostengo que la alternativa para salvar el planeta, para salvar la VIDA del planeta es el Socialismo. De allí la frase famosa: PATRIA, SOCIALISMO Ó la opción que ofrece el capitalismo, la MUERTE del planeta.

Resulta entonces imperativo romper mas temprano que tarde con el capitalismo y lograr la sociedad justa, la sociedad de iguales que nos ofrece la verdadera práctica cristiana, que nos ofrece el socialismo, única vía repito, no hay otra, para aplicar la verdadera democracia.

El socialismo es el proyecto histórico de una nueva sociedad, basada en valores de igualdad, solidaridad, colectivismo, altruismo revolucionario, libre discusión y participación popular, todos conceptos ya plasmados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela vigente y llevados a la práctica paso a paso en la construcción del Socialismo del Siglo XXI liderado por el Presidente Chávez, mediante la formulación y ejecución de políticas públicas de profundo contenido social, las cuales están a la vista en Venezuela.

Si en algo coincidimos los revolucionarios de hoy es en la crítica contundente al denominado 'socialismo real', que es precisamente el supuesto socialismo practicado en la extinta Unión Soviética. Uno de los críticos mas implacables a este mal llamado socialismo soviético también lo fue Ernesto Ché Guevara, de quién muchos revolucionarios hemos seguido sus ideas y ejemplo.

Decía el Ché Guevara: 'un sistema socialista que no tolera la divergencia, que no representa nuevos valores, que trata de imitar a su adversario capitalista, que no tiene otra ambición que alcanzar y superar la producción de las metrópolis capitalistas, no tiene futuro, si el socialismo pretende luchar contra el capitalismo y vencerlo en su propio terreno, en el terreno del productivismo y del consumismo, utilizando sus propias armas, el mercantilismo, la competencia, el individualismo egoísta, está condenado al fracaso', refiriéndose al sistema político y económico practicado en aquel entonces en la Unión Soviética .

Muchas fueron las causas del derrumbamiento del sistema soviético, pero nadie puede afirmar que fue debido a la práctica del ideal socialista. Otra historia se hubiera escrito si en la Unión Soviética se hubiera construido el Verdadero Socialismo. Esta construcción es inseparable de los valores éticos, contrariamente a lo que plantean las concepciones economicistas, de Stalin hasta Kruschov y sus sucesores, quienes sólo consideraron el desarrollo de las fuerzas productivas tal y como las ofrece el capitalismo el cual, en su esencia, siempre será Salvaje .

Por otra parte, es indudable que los ideales de justicia y de fraternidad plasmadas en la doctrina socialista, proceden de Jesús. Él ha sido y ES un revolucionario abnegado y profundo. Y toda secta o doctrina, como la capitalista, que autorice a esclavizar al hombre, despojándole de su dignidad, de su soberanía, o envenenando su alma con el odio, como lo hace el fascismo, es una doctrina anticristiana.

El cristianismo es la doctrina más profunda y revolucionaria que existe, cuando realmente es asumida en su esencia. Si no asumimos del cristianismo como seres sociales, como comunidades, como movimientos sociales, como campesinos, como urbanos, no se es realmente cristiano. El cristianismo verdadero tiene que ser revolucionario y por lo tanto debe construir el socialismo en su ámbito de acción. El cristianismo que no defiende la vida, no defiende la cultura, a los pobres, principalmente los más empobrecidos, no es cristianismo.

“¡Felices ustedes, los pobres, porque el Reino de Dios les pertenece! ¡Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados! ¡Felices ustedes, los que ahora lloran, porque reirán! (...) Pero, ¡Ay de ustedes los ricos, porque ya tienen su consuelo! ¡Ay de ustedes, los que ahora están satisfechos, porque tendrán hambre! ¡Ay de ustedes, los que ahora ríen, porque conocerán la aflicción y las lágrimas!” (Lucas 6, 20-25).

Los pequeños artesanos, campesinos y habitantes pobres de Jerusalén fueron los primeros entre quienes las palabras de Jesús encontraron eco, los primeros cristianos que practicaban un sistema comunitario de bienes. La crítica a la riqueza exagerada fue uno de los pilares del cristianismo primitivo.

La Biblia, en el Nuevo Testamento, libro 'Hechos de los Apóstoles', capítulo segundo, versículo 44 y 45, nos da luces acerca de la forma como vivían los cristianos verdaderos: 'Todos los que creían vivían unidos, teniendo sus bienes en común, pues vendían sus posesiones y haciendas y las distribuían entre todos, según la necesidad de cada uno'.

Y del capítulo cuarto, versículos 32, 33 y 35, extraemos el siguiente texto: 'La muchedumbre de los que habían creído tenía un solo corazón y un alma sola, y ninguno tenía por propia cosa alguna, antes todo lo tenían por común... No había entre ellos indigentes, pues cuantos eran dueños de haciendas o casas las vendían y llevaban el precio de lo vendido, y lo depositaban a los pies de los apóstoles, y a cada uno se le repartía según su necesidad'.

Estos versículos bíblicos demuestran que los cristianos vivían como hermanos, sin apoderarse ni acaparar los bienes y la riqueza para matar de hambre a sus hermanos, como lo han hecho históricamente la oligarquía mundial y también lo hicieron hoy en Venezuela para amedrentar a la población antes del voto de la Reforma. Estos textos demuestran, además, que quienes están en contra de las transformaciones sociales que promueven instaurar patrias fraternales, están del lado de los poderosos y no con los pobres a los que amó Jesús. Si Jesús resucita nuevamente se colocaría junto a los que padecen hambre y sed de justicia, junto al socialismo verdadero.

Así que Señor Cardenal lo invito a leer, artículo por artículo y con detenimiento, la Reforma Constitucional propuesta por el Presidente Chávez y observará que efectivamente la misma es profundamente solidaria y humanista, incluyente, igualitaria y colectivista. Seguidamente reflexione, ordene sus ideas, hable mas con Jesús y no tanto con los poderosos de la Tierra y de Venezuela.

[email protected]


Evolución hacia una sociedad socialista Por Blasapisguncuevas.

Tags: Cristianismo, socialismo, democracia, régimen, pluraismo, apóstoles, Veezuela

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada