Viernes, 14 de diciembre de 2007
La catástrofe del uranio empobrecido
Luego de la Guerra del Golfo renacieron en Irak la desnutrición, infecciones, tifus y cólera. El uranio empobrecido esparcido por las bombas aliadas contra Irak han producido millares de muertes, especialmente entre
los niños.
Varias organizaciones humanitarias advierten que la población iraquí no está en condiciones de resistir el nuevo conflicto. El embargo agravó el mapa sanitario.

El próximo ataque anglonorteamericano contra Irak causaría medio millón de muertos y tendría un efecto devastador en el medio ambiente, la salud mental y física de civiles y soldados, no solo iraquíes sino también en los países vecinos.

La denuncia pertenece a Medac, organización británica afiliado a la
Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear
(IPPNW), una Organización No Gubernamental (ONG) de reconocida trayectoria
humanitaria que ganó en 1985 el Premio Nobel de la Paz.

Durante la Guerra del Golfo George Bush (padre) autorizó la utilización de
uranio empobrecido contra la población civil iraquí. El uranio empobrecido
causa el 99% de los casos de cáncer terminales en un período entre 5 y 40
años y se dispersa muy lentamente. Es una sustancia altamente tóxica y
mortal que perdura en el medio ambiente por 4.500 años. Además de persistir
los bombardeos contra territorio iraquí durante los gobiernos de Bill
Clinton y George W. Bush, Estados Unidos prohibió a los países de la
comunidad internacional vender a Irak los artefactos tecnológicos que
podrían limpiar su atmósfera y el agua de ese veneno.

Irak, Bosnia y Kosovo fueron el experimento de este mortal armamento y en la
última década son millares los enfermos terminales entre la población civil
y militar, alcanzando también a algunos efectivos, especialmente británicos
y españoles que participaron en las tropas atacantes. El Colectivo de
Abogados 'José Alvear Restrepo' de Colombia, una entidad dedicada a la
defensa de los derechos humanos, distribuyó fotografías de niños afectados
por el uranio empobrecido en Irak, Bosnia y Kosovo. Son terroríficas.

El uranio empobrecido

Este tipo de uranio es un residuo obtenido de la producción del combustible
destinado a los reactores nucleares y las bombas atómicas. Se utiliza,
especialmente, en la industria militar mediante el uranio U-235, que es el
isótopo que puede ser fisionado. Ese mineral es enriquecido por el isótopo
U-238, lo que produce gran cantidad de desechos radioactivos (uranio
empobrecido) llamado así por el compuesto de isótopo no fisionable.

Desde 1977 la industria militar norteamericana emplea uranio empobrecido
para revestir munición convencional (artillería, tanques y aviones), para
proteger sus propios tanques, como contrapeso en aviones y misiles Tomahawk
y como componente de aparatos de navegación.

El uranio empobrecido es altamente radioactivo y tiene una vida media de
4.500 años. Por eso estos desechos han de ser almacenados de forma segura
durante un período de tiempo indefinido, un procedimiento extremadamente
caro.

Para ahorrar dinero y vaciar sus depósitos, los Departamentos de Defensa y
de Energía ceden gratis el uranio empobrecido a las empresas de armamentos
nacionales y extranjeras. Además de EE. UU. países como Reino Unido,
Francia, Canadá, Rusia, Grecia, Turquía, Israel, las monarquías del Golfo,
Taiwan, Corea del Sur, Pakistán y Japón compran o fabrican armas con uranio
empobrecido.

Cuando un proyectil impacta contra un objetivo el 70% de su revestimiento de
uranio empobrecido arde y se oxida, volatizándose en micropartículas
altamente tóxicas y radioactivas.

Estas partículas al ser ingeridas o inhaladas tras quedar depositadas en el
suelo o al ser transportadas a kilómetros de distancia por aire, contaminan
a las personas y a la cadena alimenticia o las aguas.

Depositado en los pulmones o los riñones, el uranio 238 y los productos de
su degradación (torio 234, protactinio y otros isótopos de uranio) emiten
radiaciones alfa y beta que provocan la muerte celular y mutaciones
genéticas causantes, al cabo de los años, de cáncer en los individuos
expuestos y de anormalidades genéticos en sus descendientes.

El caso iraquí

En sus 110.000 ataques aéreos contra Irak, los aviones A-10 Warthog de EE.
UU. lanzaron 940.000 proyectiles con uranio empobrecido, y en la ofensiva
terrestre sus tanques M60, MI y MIAI dispararon otros 4.000 proyectiles
también revestidos de uranio. Se estima que en la zona hay 300 toneladas
métricas de desechos radioactivos, que podrían haber afectado ya a 250.000
iraquíes.

Tras la Guerra del Golfo, investigaciones epidemiológicas internacionales
han permitido asociar la contaminación ambiental debida al empleo de este
tipo de armas con la aparición de nuevas enfermedades de muy difícil
diagnóstico (inmunodeficiencias graves, por ejemplo) y el aumento
espectacular de malformaciones congénitas y cáncer, tanto en la población
iraquí como entre varios miles de veteranos norteamericanos y británicos y
en sus hijos, cuadro clínico conocido como Síndrome de la Guerra del Golfo.
Síntomas similares al de la Guerra del Golfo se han descrito entre un millar
de niños residentes en áreas de la antigua Yugoslavia donde en 1996 la
aviación norteamericana recurrió también a bombas con uranio empobrecido, al
igual que durante la intervención de la OTAN contra la Federación Yugoslava
de 1999.

La periodista Hinde Pomeraniec, denunció 'entre las consecuencias a largo
plazo que pueden verse en los hospitales están las terribles malformaciones
con que nacen gran cantidad de niños, y sumado a ello, la altísima tasa de
abortos espontáneos. En cuanto al cáncer, en el sur de Irak los médicos
reconocen que desde el noventa, el índice de cáncer infantil aumentó cinco
veces. La trágica paradoja: el Comité de Sanciones de la ONU no permite la
importación de remedios oncológicos, porque contienen restos de sustancias
radioisotópicas, o sea, son material nuclear' ('Clarín', del 29-12-02).

Ese comité ha vetado el ingreso de materiales que permitirían reconstruir la
red de energía y limpiar las aguas iraquíes, sosteniéndose que esos
materiales podrían ser utilizados por Saddam Hussein, con propósitos
militares.

La próxima destrucción de Irak

Los iraquíes, más allá de los discursos de Hussein y de sus jefes militares,
no podrán resistir la invasión anglonorteamericana. Se calculan 20 mil
muerte de iraquíes y otras 200 mil que su sumarían a largo plazo por las
consecuencias tóxicas antes aludidas. Si los anglonorteamericanos atacan con
bombas nucleares, las víctimas fatales serían de 4 millones de personas.

Las consecuencias del embargo han sido catastróficas. Empeoraron las
condiciones sanitarias y los índices de mortalidad infantil, según la
UNICEF, subieron enormemente. Hasta 1999, la UNICEF calculó que en la década
del noventa, como consecuencia de la Guerra del Golfo y del embargo,
murieron medio millón de niños. La UNICEF calcula de entre 4 mil y 5 mil
niños iraquíes muertos al mes. Otros 200 chicos mueren por día. Para otras
agencias, por ejemplo Amnesty International, 12 chicos iraquíes mueren cada
hora.

Actualmente, la población de Irak está en pésimas condiciones para resistir
el ataque aliado. Los hospitales ya están atestados de pacientes y las
vacunas que les envían organismos humanitarios no pueden ser mantenidas en
la cadena de frío por falta de energía eléctrica ya que hay cortes de larga
duración o pérdida totales de las redes.

La expectativa de vida en Irak es 58 años, el desempleo el 50% y uno de cada
cuatro chicos abandona la escuela. El plan de la ONU petróleo por alimentos,
vigente desde 1997, ayudó a combatir el hambre pero las estadísticas de la
UNICEF dicen que el 95% de las embarazadas padece anemia y el 25% de los
niños sufre desnutrición grave.

La mayoría de las madres diluye la leche en agua para que dure más y poder
alimentar a los bebés pero lo hacen con agua que está irremediablemente
contaminada. Este es el resultado de la guerra de la familia Bush y de su
primo británico. Destruirán Irak, invadirán y se apoderarán del petróleo.
Pero las naciones musulmanas y los pueblos de todo el mundo no olvidarán.
Fuente:Misionesonline-Edición Número 1350 del Lunes 13 de Enero del 2003. Ramiro Gonzalez






Evolución hacia una sociedad socialista Por Blasapisguncuevas.

Tags: Irak, uranio empobrecido, tifus, muertes, mentiras, cólera, Prevención

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada