Lunes, 17 de diciembre de 2007

Mis conclusiones tras leer ¿qué hacer?, de Lenin.

Cuando una idea ha de explicarse a la gente es porque no es inevitable que suceda. Así que creo que Lenin estaba equivocado en este tema al principio de su obra: ¿Qué hacer? En cuanto a la libertad de crítica, es obvio, a mi entender, que si falta es porque no deberá haber mucho socialismo y que algunos se consideran más dueños de él que otros. En este caso, el stalinismo copió literalmente la forma de Lenin de descalificar y después la aderezó con asesinatos y purgas. Como las personas no alimentamos el cerebro con la misma información, nos es imposible pensar exactamente igual. Por eso necesitamos respetarnos y no apresurarnos a descalificar a otros injustamente sobre sus intenciones.. Vuelvo a pensar que tal vez Lenin fuese más zarista en espejo anverso que comunista al completo. El socialismo y el comunismo son imposibles sin democracia y libertad de crítica. Son imposibles en la dictadura del proletariado. En la vida sólo hay una posible dictadura, la personal, la que ejercen determinadas personas sobre otras. Llamar dictadura del proletariado a la persecución de los explotadores es como llamar dictadura del capitalista a la persecución del delito por robo. Para que no haya explotadores no se necesita ninguna dictadura; se necesita leyes y mano dura contra ellos y el robo que es la explotación. ¿Permitiremos que nos llamen dictadores quienes son más dictadores que nosotros? Odio tanto la palabra dictador que no estoy dispuesto a que se me acuse de tal, y menos aún a autoacusarme de tal.
Los socialistas y los comunistas no somos dictadores, jamás lo seremos. Odíamos la explotación y toda dictadura precisamente porque somos comunistas o socialistas. Que se observen primero quienes nos critican; que ellos si que están muy cerca de ser dictadores, manipuladores y lo peor de lo peor. Somos tolerantes pero la tolerancia no la confundimos con sumisión a las injusticas sociales y demás, cosa que si sucede con muchísimos otros, empezando por religiosos, capitalistas y lacayos, etc. ¿Qué sucede con los que creen en la dictadura del proletariado y se creen socialistas? Pues que creen ser lo que jamás serán pensando en esos términos. Que encuentren la contradicción en sí mismos o en el estalinismo, leninismo, etc. Vanguardia se necesita pero está también necesita democracia o se convertirá en paternalista y arrogante. Se tornará en una nueva clase dominante y no podrán fin a la sociedad de clases ni al dominio de unas personas sobre otras.

En relación a qué hacer, lo cierto es que compartó con Lenin la idea de muchos caminos para llegar al socialismo y a la consciencia de la gente y que ninguno debe dejarse de lado para priorizar a uno en exclusiva. El camino también forma parte del destino y yo considero que el fin no justifica los medios, son los medios los que deben plegarse al fin a alcanzar. ¿Qué sucede con los que se nos anteponen en el camino?

En cuanto a la organización de revolucionarios profesionales, es evidente que Lenin lo defendió para la realidad de la Rusia autócrata y no para cuando la autocracia hubiese sido vencida, donde podría realizar una política en plena legalidad y ser tan democrático como cualquier otro partido y tan abierto. Siempre he pensado que no es lo mismo un partido en la ilegalidad y en la legalidad y que no deben funcionar de la misma manera. El partido socialdemócrara ruso estaba bien organizado para tomar el poder y no para ejercerlo. Tras la guerra civil debería haber tenido claro dicha realidad y se hubiese evitado el estalinismo y sus secuelas. Quizá teniendo claro esto antes, incluso la guerra civil hubiese durado menos o tal vez hubiese sido imposible, ya que los demás partido no se hubiesen resistido con tanta fuerza y quizá hubiesen seguido a los bolcheviques a la construcción de una nueva sociedad. Lenin debería haber escrito otro ¿qué hacer? Y analizar en él cómo construir una sociedad socialista plenamente democrática. Lenin no lo hizo, lo haré yo. Todos debemos hacerlo y poner nuestro granito de arena. Rosa Luxemburgo estaba en lo cierto en su critica a Lenin respecto al socialismo y la democracia.
 Sí, ¿Libertad para qué? Que respondan los que en esa pregunta ven que Lenin estaba contra la libertad. Los superficiales  son incapaces de  distinguir entre abstracción  y concreción,  No tendrás libertad para violar a tu vecina/o o a explotar a quienes consideras inferiores, La tendrás para no hacer daño real a otras personas, etc. Lo demás se llama tiranía, no libertad. 



Tags: Lenin, Luxemburgo, pensar, ¿Qué hacer?, guerra, libertad

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada