Martes, 25 de diciembre de 2007
La “inteligencia” gringa y el caso Antonini
Por: Alexis Arellano
Fecha de publicación: 25/12/07
imprímelo mándaselo a tus amistades
Según la inteligencia gringa (si a eso se puede llamar inteligencia)
Chávez quería financiar parte de la campaña de Cristina Kirchner y optó
por enviarle ochocientos mil dólares en efectivo.

Existen mil formas diferentes de hacer llegar dinero a Buenos Aires; la
valija diplomática es una de las más seguras; pero Chávez (según los
gringos) prefirió usar un maletín común y corriente y jugar a la suerte
de que no fuese revisado en la aduana.

Existía la opción de transportar el dinero con el cónsul de Venezuela en
Argentina, con el Canciller, con un Vicecanciller, con un edecán o con
cualquiera que tuviese pasaporte diplomático, pero Chávez prefirió buscar
un ciudadano norteamericano residenciado en Miami para asignarle la
misión.

No usó el Presidente a ninguna persona de su confianza, ni alguno de los
miles de venezolanos que orgullosamente se prestarían para hacerle el
favorcito. Prefirió utilizar, en cambio, los servicios de un empresario
que como cosa extraña es socio en Venoco de Pedro Carmona Estanga y Pérez
Recao.

Tampoco pasó por la mente de Chávez la idea de llamar al Presidente
Kirchner para alertarle sobre la operación destinada a financiar la
campaña de su esposa. Prefirió intentar violar los controles aduaneros de
los aeropuertos Argentinos.

Una vez realizado el decomiso, nadie se movilizó para evitar que el hecho
se hiciera público.

En cualquier país del mundo una llamada telefónica resolvía el problema
de inmediato, pero esto no se le ocurrió ni a Chávez, ni a Wilson, ni a
los Kirchner.

Según la tesis gringa, Chávez seleccionó a un emisario de tanta
confianza y con tanta experiencia que apenas se tropezó con un
funcionario trasnochado en la aduana de un aeropuerto de segunda
categoría en Argentina, lo primero que hizo fue afirmar que el dinero
pertenecía al presidente venezolano y que estaba destinado a la actividad
ilegal de financiar la campaña electoral del presidente argentino.

Antonini Wilson no viajó a Venezuela a buscar la protección de quien le
había ordenado el trabajito. Por el contrario se fue a gringolandia donde
terminó revelándose como un colaborador, con protección especial, del
FBI.

Son del dominio público las animaladas de Bush, pero cualquiera podía
pensar que en sus servicios de inteligencia la cosa era diferente. Pues
parece que no.

Ahora lo que llama poderosamente nuestra atención es que existan pendejos
que se creen historias como estas.


Veamos otro ejemplo de inteligencia indudable de algún gringo.:

Texto estraído de un discurso de Fidel Castro en los años 60.

“Miami, abril 15. UPI. Pilotos cubanos que escaparon de la fuerza aérea de Fidel Castro, aterrizaron hoy en Florida con bombarderos de la Segunda Guerra Mundial tras haber volado instalaciones militares cubanas para vengar la traición de un cobarde entre ellos. Uno de los bombarderos B-26 de la fuerza aérea de Cuba aterrizó en el aeropuerto internacional de Miami, acribillado por el fuego de artillería antiaérea y de ametralladoras, y con solo uno de sus dos motores en funcionamiento. Otro descendió en la estación aérea de la marina en Cayo Hueso; un tercer bombardero aterrizó en otro país extranjero —no dice cuál—, distinto al que los tres aviones habían proyectado —escúchese—, habían proyectado originalmente dirigirse después del ataque, según fuentes cubanas locales competentes. Circulan versiones no confirmadas de que otro avión, otro aeroplano, se estrelló en el mar cerca de la isla Tortuga (Aplausos). De todos modos, la marina de Estados Unidos investiga el caso. Los pilotos que pidieron no se divulgaran su identidad... (Exclamaciones) descendieron de sus aviones vistiendo sus uniformes de maniobra, e inmediatamente solicitaron asilo en Estados Unidos (Exclamaciones).
“Edward Ahrens —vean—, Edward Ahrens, director del Servicio de Inmigración de Miami, declaró que las solicitudes están a consideración. El aviador con bigotes que descendió en Miami expresó a los funcionarios de inmigración que él y otros tres pilotos de la fuerza aérea cubana tenían proyectado desde hacía meses escapar de la Cuba de Castro. Añadió que a causa de la traición de Galo fue que él y los otros dos resolvieron darle una lección con el bombardeo y ametrallamiento de las instalaciones de las bases aéreas en su camino hacia la libertad. Dijo que él había actuado sobre su propia base, la de San Antonio de los Baños, y que los otros pilotos atacaron otras. Este piloto se mostró dispuesto a conversar con los periodistas, pero inclinó la cabeza y se puso anteojos para el sol cuando los fotógrafos intentaron tomarle vistas.
“Explicó que —óigase bien qué tamaña mentira y qué cosa tan absurda—, explicó que él y los otros pilotos habían dejado familia en Cuba y temía represalia de Castro contra sus parientes.” Es decir que afirman que se robaron los aviones, que desertaron y que no dicen sus nombres para que no sepan cómo se llaman los que se robaron los aviones y los que desertaron. Y eran pilotos de la fuerza aérea, dicen ellos. Es indiscutible que el americano que escribió esto estaba completamente borracho en la mañana de ayer




Evolución hacia una sociedad socialista Por Blasapisguncuevas.

Tags: mentiras, antonioni, Inteligencia, amistades, guerra, explotación, ocio

Publicado por blasapisguncuevas @ 20:12  | VENEZUELA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada