Mi?rcoles, 23 de abril de 2008

¿De qué “unidad” habla Calderón si él, Fox y los empresarios traicionaron su misma democracia?                                                                                                                       Pedro Echeverría V.

1. Nadie puede parar en México a los medios electrónicos de información. El poder de Televisa, TV Azteca y Radio Fórmula ha sido intocable y cada día obtiene mayor presencia. Los sumisos conductores y comentaristas de radio y televisión, obedeciendo fielmente a sus amos, no descansan de calumniar sabiendo que de tanto repetir las mentiras la pobre población, sin mucha capacidad para discernir y reflexionar, termina por aceptarlas como si fueran verdades.  Como en 2005, antes  y durante el desafuero contra López Obrador (cuando el gobierno panista y el sector empresarial abrieron los micrófonos y las pantallas para lanzar insólitas calumnias) otra vez, esos mismos medios (enloquecidos) han desatado su gran campaña contra su mismo enemigo, el lópezobradorismo. Y no es que AMLO convoque a violencia alguna. Lo que sucede es que (aunque sintéticamente) ha denunciado las patrañas y las trampas de esos medios.

2. López Obrador dijo en su discurso: La mayoría de los medios de comunicación se echaron contra nosotros. Dicen que nuestros legisladores secuestraron al Congreso. La pregunta es: ¿Qué acaso un senador o diputado, puede permitir con los brazos cruzados que se viole la Constitución, cuando ha jurado respetarla y hacerla cumplir? ¿Qué acaso no son realmente los poderosos, los potentados de este país, los que tienen tomadas las instituciones para su beneficio personal? ¿Acaso no han convertido al gobierno de la República en un comité al servicio de unos cuantos? ¿Con qué autoridad moral hablan de democracia, cuando ellos mismos han venido reconociendo públicamente que se robaron la Presidencia de la República, “haiga sido como haiga sido”? Dicen que hay que apegarse a los procedimientos legales, pero deliberadamente olvidan que la mayoría de los ministros de la Suprema Corte de Justicia, no son más que encubridores de políticos corruptos y de delincuentes de cuello blanco.

3. Felipe Calderón (Fecal) y los medios no respetan ni siquiera su democracia burguesa formal, la democracia de los ricos, la electoral y representativa. Puede preguntarse: ¿Si reducen su democracia a lo electoral, a simples comicios, a cambios de cara y de saqueadores cada tres o seis años (haciendo a un lado a la democracia real que significa igualdad o equidad en la distribución de la riqueza y en los derechos), por qué ni siquiera ese sistema electoral respetan? En México, como en todos los países capitalistas, democracia no es trabajo para todos, salario justo para los trabajadores, derechos iguales en materia de justicia o instituciones al servicio de todos. Nada de eso. Democracia formal en México son Constitución y leyes al servicio de los ricos, cárceles para los pobres, buenas escuelas para los “hijitos de papi”, instituciones de salud pública sin médicos, medicinas, enfermeras o camas; elecciones arregladas entre partidos con una gran manipulación de votos y electores.

4. Sucede que el presidente ilegítimo de México, está desesperado; su éxito lo cifra en la privatización del petróleo y en otras reformas privatizadoras más que busca negociar y votar con el PRI. Como Fox en su tiempo, aprovecha las oportunidades para hablar de unidad aunque le salga sangre o basura en la boca. Dice Calderón: “Por sus frutos los conoceréis. Y los frutos son cuando hay trabajo unido, son bienes públicos, son vivienda para la gente pobre, son obras públicas, y cuando se siembra odio, cuando se siembra división, cuando se siembra cizaña, se recoge también encono y división”; señaló que “su propósito es trabajar para unir, para juntar a los mexicanos, y que no avancen los esfuerzos por dividir(los)”. ¿Se había oído en México mayor cinismo? ¿No fue acaso Calderón, el presidente impuesto, el que se negó al conteo de los votos para legitimarse, cuando su elección estaba totalmente cuestionada y en entredicho?

5. Calderón, que asumió la Presidencia de manera fraudulenta, con el apoyo de los medios electrónicos de información y de la clase empresarial, está por cumplir año y medio en el cargo y sólo recibe malas noticias: a) el país sigue siendo una de las naciones con peores servicios de salud y educación; b) a partir del gobierno de Fox los índices de corrupción superaron a los gobiernos priístas; c) los inversionistas han perdido la confianza en el gobierno; d) cada año el desempleo es mayor y, lo más desesperante para él, es que e) crece el descontento entre la población trabajadora por el miserable salario que recibe y f) López Obrador se radicaliza.. Durante todo su gobierno ha usado al ejército para “combatir el narcotráfico”, pero esa medida le ha resultado contraproducente porque no solo no han podido hacer mucho sino que parte del ejército (como desde hace muchos años) está abandonando la institución militar para servir a los narcotraficantes.

6.  Por eso un tal Felipe González (el homónimo del presidente español organizador del terrorismo de Estado (GAL), ex subsecretario de Gobernación, ex gobernador y con enorme influencia en el gobierno panista, amenazó con reprimir a los legisladores que tomaron la tribuna, cuando López Dóriga lo entrevistaba el miércoles por radio. Al parecer, aprovechando las entrevistas a panistas y priístas, el trabajo de los medios y conductores de información (José Cárdenas, López Dóriga, etcétera) en estos días ha sido preparar a la opinión pública para que exija el desalojó de los perredistas en las Cámaras y se reprima también a las mujeres y (que les han llamado Las Adelitas) y sus familias que protestan contra la privatización. Pero no hay indicador alguno de que la gente se acobarde frente a las amenazas; por el contrario la combatividad crecerá al ritmo de la indignación ante unos medios de información y un gobierno que intimidan de manera continua. La conciencia se enraiza.

7. ¡Ni un paso atrás en las movilizaciones!, aunque también habría que decirlo para los legisladores que han sabido entender que sin el fuerte apoyo del movimiento de masas no se puede avanzar positivamente en el Parlamento y que se pasarán siempre llorando sus derrotas. A pesar de que la lucha contra la privatización del petróleo no es la “madre de todas las batallas”, porque habrán otras que en los próximos años la izquierda y los trabajadores tendrán que librar contra la explotación, la desigualdad y la represión, sí es una lucha importantísima que lleva a la confrontación entre la ínfima minoría de capitalistas que lo tiene todo y una inmensa mayoría de la población que carece muchas veces hasta de lo más indispensable. López Obrador y su equipo, junto con los sectores más consecuentes del PRD, tienen que ser inteligentes para que esta batalla no caiga. No sólo se está jugando el despojo de nuestra riqueza nacional sino también el futuro económico y político inmediato del país.

8. Concuerdo con mi amigo de hace más de cuatro décadas, Manuel Aguilar, en que la tarea de este gran movimiento social, masivo y pacífico, al que se convoca a todos, sin exclusión, es efectivamente enorme. Y es fundamental emprender la campaña de ilustración, de esclarecimiento, de información, de discusión que AMLO propone llevar al último rincón del país, a las organizaciones populares de todo tipo, sindicatos, escuelas, universidades, colonias, sin dejar a ningún ciudadana o ciudadano sin el material que le permita tener conciencia plena de lo que está en juego en este combate nacional crucial en la defensa de PEMEX como empresa nacionalizada, no privatizada. Es una labor clave para que la gran fuerza popular consciente e informada se imponga contra los poderosos adversarios que confronta, nacionales y extranjeros. Debe ser también el periodo preparatorio para organizar las grandes acciones y movilizaciones que derrotarán definitivamente cualquier intentona de privatización petrolera en el próximo futuro.

[email protected]

 

 

----- Mensaje original -----
Enviado: Martes, 15 de Abril de 2008 07:17 p.m.
Asunto: RE: ¿Fracasó el socialismo?
Como anillo al dedo, gracias.
 

 

 

Una banda de atracadores se fija un objetivo y se pregunta: ¿Dónde está el banco de debemos

atracar? Una banda de accionistas ludópatas se fijó un objetivo, el sector público debería ser

atracado. ¿Cómo realizar tal tarea ante todo el mundo e incluso con su beneplácito? Bien,

contrataron a algunos economistas y les ordenaron que denigraran las empresas públicas, la

pusieron por el suelo como poco rentables e ineficientes y a algunos políticos acabaron

convenciendolos de que la solución mágica era la privatización. Entonces sería el momento para el

saqueo de sus bienes y de las ganancias futuras que deberían beneficiar a la sociedad en su conjunto

y no a una minoría enferma de codicia y estúpidos ambiciones salidas de madre.

Empresa pública y rentabilidad. ¿Es poco rentable la educación y la salud pública? ¿Lo es renfe, la

aviación, lo son tus venas, tus huesos, tu corazón?

Lo necesario y adecuado para la sociedad no se puede mirar como rentable o no, debe ser

imprescindible o no. Ninguna empresa puede ser eficaz, pública o privada, si sus gestores no lo

son.No es la naturaleza de una empresa, ni la procedencia de su capital lo que convierte a una

empresa en viable o inviable. ¡Qué obsesión con denigrar lo público y que poca capacidad de

analizar lo que persiguen aquellos que difaman para nadie se oponga al saqueo de dicho sector! Y

todo porque se nos compra con cuatro acciones que nos van a servir finalmente para pagar unas

cuantas borracheras y que los ricos sigan explotando a las clases obreras: campesinos, obreros

asalariados, pequeños comerciantes, si no se los cargan a todos antes los tiburones del comercio o

las orcas. Dime qué se pretende y no me engatuses con argumentos celada, habría que decirle a los

locos por las privatizaciones.


 

From: [email protected]
To: [email protected]
Subject: Re: ¿Fracasó el socialismo?
Date: Mon, 14 Apr 2008 20:45:33 -0600

¿Si la privatización está amarrada, para qué serviría el gran debate con oídos sordos?

Pedro Echeverría V.

 

1. El analista Lorenzo Meyer (en entrevista) planteó esta idea, al parecer, sin salida: “Si el PRD no impulsara el debate aparecería como una izquierda troglodita, pero si lo promueve sabe que con ello legitimará que PAN y PRI aprueben la privatización”. Yo escribí en pasado artículo que sólo valdría la pena el debate si tuviéramos plebiscito o referéndum, pero si la aprobación depende de los legisladores el debate sería sólo una farsa, una especie de “diálogo de sordos”. Da la impresión de que no se podrá frenar la privatización del petróleo porque, además, está totalmente comprometido con los más grandes capitalistas nacionales y extranjeros. ¿Quiere esto decir que las movilizaciones sólo sirven para un carajo? López Obrador acaba de hablar con los legisladores del FAP y al parecer se quiere resolver “rapidito” la toma de la tribuna en las Cámaras como si el movimiento estuviera débil y desesperado, cuando la realidad es que se fortalece.

 

2. Para el presidente usurpador Calderón, como para todos los políticos, la privatización del petróleo no es un problema técnico sino político. Si Calderón privatiza el petróleo el apoyo y la confianza del gobierno yanqui y de los grandes empresarios mexicanos será total. Si Calderón, por el contrario, pierde frente a las movilizaciones de  López Obrador y no logra privatizar, los poderosos lo declararán incapaz para tomar medidas urgentes y perderá apoyo. Lo mismo sucederá a nivel internacional donde podrá convertirse en líder de todas las corrientes de derecha que ahora encabeza EEUU, Israel, así como Colombia y Perú en América Latina. Así que, mientras muchos ilusos plantean que es un problema de inversiones, de tiempo, de tecnología y mil cosas más, no se dan cuenta que este es un problema político. Así lo deben entender los lópezobradoristas y demás izquierdistas: o luchamos a fondo contra la privatización o nos despojan de nuestra riqueza nacional.

 

3. Las concentraciones contra la privatización se han fortalecido y seguramente en las próximas semanas serán más fuertes. El FAP, al parecer, no tiene pretexto alguno para negociar nada porque estaría arriesgando que la movilización se debilite y pierda confianza para futuras luchas. ¿Por qué señaló cuatro días antes Larios Gaytán, el jefe de los diputados panistas, que “llueva, truene o relampaguee el martes 14 sesionaremos en el Congreso”? ¿Por qué este lunes 13 las presiones de los medios electrónicos, de Beltrones y Gamboa (priístas) y de Creel (panista) se han intensificado para que los legisladores del FAP entreguen la tribuna de las Cámaras? Pareciera que la derecha conoce muy bien los puntos más débiles del PRD y se aprovecha para propagarlos. Basta con publicar que las encuestas dan datos de pérdida de votos, de que son violentos, etcétera, para que los pongan a temblar. ¿Es el talón de Aquiles del PRD?

 

4. Lo primero que al parecer debe aprender la izquierda es que a ninguna presión de la derecha, del gobierno, los empresarios, los medios de información o encuestadores, hay que hacerle caso. A todas horas, en casi todos los medios se dice que López Obrador es un delincuente, que nadie lo quiere, que antes tenía votos y hoy ha caído, que las encuestas coinciden en que es un instigador de la violencia. Entonces los de la vía electorera, que no le tienen confianza alguna al movimiento de masas, corren y se ponen a temblar: “hay, por favor, paremos todo, pidamos perdón, digamos que no somos nosotros, estamos quedando mal, gritemos que no tenemos nada que ver con Hugo Chávez, que respetamos a los EEUU…”  La realidad es que así de jodidos se traen a la centroizquierda que sólo busca votos, aunque sea a costa de los principios y la ética. ¿Para qué correr a entregar la tribuna, llegar a acuerdos rápidos y salvar “prestigio”?.

 

5. No, de ninguna manera. Con los tres poderosos mítines en el Zócalo contra la privatización, encabezados por López Obrador, éste demostró que tiene agarrado de los huevos o testículos a panistas y priístas y lo único que tiene que hacer es apretárselos cada vez más hasta echar abajo cualquier idea privatizadora. La discusión nacional (en abstracto) del problema petrolero, sin resolutivos, es una trampa porque de todas maneras quedará la decisión en un legislativo comprometido hasta las nalgas. El movimiento de masas se ha desatado. El mismo “Padrone Beltrone” ha reconocido que el movimiento contra la privatización crece y se debe estar atento. ¿Cómo hacerlo crecer, participar combativamente, para que no se sienta defraudado? Se planteó la visita casa por casa y las asambleas públicas en las principales plazas de la República para impulsar la oposición a la privatización, pero se necesitará más orientación.

 

6. El priísta Beltrones ha dicho que mientras se desarrolla el debate en Foros las Cámaras seguirán su ritmo sesionando, discutiendo la reforma al congreso, la reforma electoral, los magistrados electorales y el controlador del IFE. Al parecer todo el “gran debate nacional” se reducirá a foros de “alta calidad”, “de invitados”, mientras los estiras y aflojes de la negociación entre partidos por la privatización se seguirán dando tras bambalinas. ¿Cuál será el papel de la movilización y cómo podrá ésta evitar la privatización después del “gran debate”? ¿Cómo es posible que el simple “debate intelectual” (que lo más que puede hacer el legitimar la privatización) sea suficiente para convencer a los partidos y legisladores de votar contra la privatización? ¿Los medios electrónicos (Radio y TV) seguirán con los spots pagados por el gobierno demostrando que la privatización es necesaria para tener dinero para hospitales, escuelas, carreteras?

 

7. López Obrador y sus asesores no deben caer en la trampa. Han demostrado que la fuerza está en la movilización, que ésta es la única que puede obligar al gobierno, a los partidos y a la derecha, a tomar determinaciones a favor del pueblo. Alejar 50 o 120 días más la aprobación de la privatización no es un triunfo, porque de todas maneras, como pueblo, perderíamos nuestro patrimonio para seguir fortaleciendo a la gran clase capitalista explotadora que desde hace siglos nos oprime. Tengo la impresión de que la clase gobernante se está frotando las manos de alegría porque en unas cuantas semanas habrá logrado lo que lleva décadas buscando. ¿Para qué serviría ahora el bloqueo de carreteras, de calles, instituciones, sobre todo, el crecimiento de nuestro gran movimiento? ¿Cómo lograremos la salida de los presos políticos, el respeto a la lucha de la APPO en Oaxaca, el fortalecimiento de la lucha de la CNTE y de las demás batallas del pueblo contra el desempleo, la miseria, la carestía?

 

8. Esta es una nueva prueba de fuego a la inteligencia, experiencia y honestidad política de la izquierda y centroizquierda, para que no le sigan viendo la cara de tontos, para que la centroizquierda no permita que le sigan jugando el dedo en la boca. Antes que el FAP pidiera reunión ya los senadores Creel y Beltrones dijeron que están “dispuestos a discutir extensa y ampliamente la privatización del petróleo, que siempre lo han estado”. Me imagino al Padrino Beltrones, al intelectual Enrique KK y al presidente Fecal burlándose, festejando el fin de las movilizaciones. Pero hay que tener confianza en que AMLO no permitirá que las masas bajen su participación; al contrario, ya habrá previsto como hacerlas crecer. Aquí es donde deben intervenir otras corrientes de izquierda para evitar que los electoreros ganen la batalla contra los movilizadores. Esta puede ser la última oportunidad para avanzar, también para evitar otro desfalco o saqueo al pueblo.

 

[email protected]


Tags: Calderón, Fox, Azteca, televisa, calumniar, televisión, ministros

Publicado por blasapisguncuevas @ 0:12  | M?xico
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada