Viernes, 25 de abril de 2008
- La Mortalidad Infantil más baja de América
Varios programas de la Salud Pública y la educación de los cubanos posibilitaron que, durante el año 2001, la Isla de Cuba alcanzara la tasa de mortalidad infantil más baja de su historia, también la menor entre todos los países del continente, incluidos los más desarrollados

"Nada es más importante que un niño", como dijo José Martì, acompaña a la Revolución Cubana desde su nacimiento. Cada año se salven más infantes de la muerte en Cuba. El récord fue impuesto al cierre del 2001, cuando la tasa de mortalidad infantil -menores de un año- cerró en 6,2 por cada mil nacidos vivos, la más baja de todo el continente americano. Un mes antes de concluir el calendario Fidel Castro, el presidente cubano, hizo el vaticinio y cual otros muchos, este también se cumplió.

Al lograr este indicador se salvaron 178 niños más que el año precedente.
Las principales causas de muerte están asociadas a las enfermedades peri natales y las anomalías congénitas.

Pero aún así, en Cuba se mantienen sólidos programas que intentan reducir más las tasas de fallecidos en menores de un año, lo cual será bastante difícil, no por falta de voluntad, sino porque dependen de las potencialidades de prevención y un poco del azar. Cuando las cifras son tan bajas, como esta de ahora, el reto de seguir reduciéndola es tenso.

Reducir los riesgos en el embarazo:
El programa cubano denominado del Médico y la Enfermera de la Familia abarca a más del 97 por ciento de la población del país, incluidas las personas que viven en los más intrincados parajes de la geografía isleña. Consiste en la atención primaria a todos los vecinos, agrupados territorialmente en pequeños radios de acción, y donde son valoradas hasta las personas sanas, llevando siempre el mensaje de que es mejor prevenir que curar.

La mayoría de los médicos que egresan de las universidades se dedican a la Medicina General Integral y posteriormente tienen la posibilidad de optar por otras especialidades, según su vocación.
De esta manera se garantiza la cobertura de la atención primaria a la comunidad. Y precisamente aquí se encuentra el primer eslabón de la cadena que permite reducir la mortalidad infantil: con las pesquisas del médico de familia las mujeres conocen sus riesgos Pre concepcionales, controlan las enfermedades crónicas y disponen de servicios de educación y salud para que ellas puedan decidir el momento oportuno para lograr un embarazo.

Luego viene la detección precoz de la gestación y las atenciones especializadas, que siempre las realizan los obstetras en los policlínicos, pero si las embarazadas padecen enfermedades crónicas -hipertensión, asma, trastornos renales, cardíacos, diabetes mellitus- , asisten a las consultas establecidas en los hospitales materno infantiles, para prevenir los riesgos más comunes. Y en estos centros nacen todos los niños cubanos.

En el hospital Materno Ramón González Coro, de Ciudad de La Habana, "los casos que tienen antecedentes familiares de enfermedades se atienden en las consultas de genética. Si se diagnostica una malformación congénita hasta las 26 semanas se permite la interrupción del embarazo a solicitud de la pareja o en última instancia de la madre. Después de esa etapa, la gestación sigue su curso y se brindan los máximos cuidados antes y después del nacimiento del bebé".

Prevenir para salvar vidas:
La seguridad que tienen los padres para tener hijos sanos, en Cuba está asociada a los programas de prevención y detección de enfermedades. El asesoramiento a las parejas y las familias en general, sobre las malformaciones congénitas o patologías genéticas, tiene tremenda incidencia en el hecho de haber disminuido entre 2 y 3 puntos la mortalidad por estas causas en la Mayor de las Antillas.

Este programa que está al cumplir sus dos décadas está a punto de pasar a un eslabón superior: educar a la población para prevenir estas dolencias. La doctora Lidia Rodríguez, directora del Centro Provincial de Genética, de la capital cubana, refiere que "el embarazo no puede ser un evento del azar, sino planificado y consciente. Determinar el momento y la edad óptima, controlar las enfermedades crónicas de la madre y disminuir los niveles de medicamentos.

"Las afecciones genéticas van a existir siempre - porque algunas aparecen en la descendencia de parejas que no conocen sus riesgos y porque todas las personas trasmitimos entre 3 y 5 enfermedades hereditarias. Una pequeña cantidad de anomalías puede detectarse por métodos científicos, pero otras no.

Aunque para esta doctora, lo más importante es crear una cultura genética en la población, que contribuya a reducir las causas prevenibles de estas afecciones.



Evolución hacia una sociedad socialista Por Blasapisguncuevas.

Tags: infantil, América, mortalidad, Cuba, Salud, calendnacidosario

Publicado por blasapisguncuevas @ 0:27  | Salud y ciencia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada