Domingo, 01 de junio de 2008
La “Banda de los Cuatro” y la Culta Charcas

El contenido de estas páginas no refleja necesariamente la opinión de Bolpress.
Fortunato Esquivel
El 24 de mayo, la ciudad de Sucre se puso en la mira no solo de los bolivianos, sino del mundo entero que observó horrorizado cómo un grupo de campesinos era humillado de una manera, sólo comparable con los tiempos de Torquemada. Ese día, Sucre otrora conocida como la Culta Charcas, trocó ese denominativo por “la capital del racismo” más fascista, que no imaginábamos, pero parece se incubaba en las mentes de personajes de pensamiento medieval.

Lo que se vio, parecía más bien producto de una película de horror, pero era verdad, allí estaban apaleados, desnudados, puestos de rodillas, humillados hasta lo máximo. Obligados a besar la hispánica bandera regional. Desde la distancia, los chuquisaqueños, no creíamos lo que se observaba. La vergüenza nos invadió. Pero, si acabamos de ingresar al siglo XXI y estas escenas inquisitoriales que parecían salir de épocas oscurantistas, no terminan de convencernos, pero allí están de verdad.


Pero, ¿quiénes son sus autores?, nada menos que el Presidente del “Comité Cívico” John Cava, el “Magnífico Rector” de la Universidad San Francisco Xavier, Jaime Barrón, la “Honorable” Alcaldesa Aydee Nava y el Presidente del “Honorable” Concejo Municipal Fidel Herrera, agrupados en el siniestro Comité Cívico Interinstitucional.


Esta “Banda de Cuatro” delincuentes, no tiene que pasar sin castigo. No es admisible que Sucre haya descendido a las cloacas de la cultura, no es posible que esta ciudad reconocida antaño por haber parido patriotas del más alto sacrificio, tenga ahora como líderes a personajes de tan mala leche.
Estos cuatro bandoleros, organizaron, armaron, financiaron y enviaron sus hordas fascistas a cometer semejantes vejámenes, para luego declarar cínicamente que no conocen quiénes son los autores de tales atropellos. Ciertamente la justicia, tardará un poco, pero ineludiblemente tiene que llegarles y sea sin contemplaciones.


¿Qué imaginaron ser los componentes de esta “Banda de Cuatro”? ¿Pensaron talvez ser únicos y directos descendientes de los chapetones de culo blanco? En realidad, no pasan de ser simples charlatanes, con apetitos políticos que, la mayoría de los chuquisaqueños marginaremos definitivamente del escenario de la vida pública.

Sirvientes de la media luna

Los miembros de la “Banda de Cuatro”, se han puesto al entero servicio de los separatistas de la Media Luna, desde donde fluyen, a sus bolsillos, los dineros canalizados por la CIA, interesada en dividir Bolivia y separar de la unidad nacional los extensos territorios de Santa Cruz, Beni y Pando..
Mientras la Logia Nación Camba, tiene embobados a los cuatro bandoleros, con el apoyo a la capitalidad de Sucre, prepara activamente su separación de Bolivia con la ayuda del imperio que moviliza a su embajador y agentes que distribuyen dineros a todos aquellos que estén dispuestos a venderse.
Si de verdad, estos cuatro facinerosos fueran líderes de los chuquisaqueños, estarían ocupados en defender los intereses del departamento. En realidad, abandonaron esa labor, provocando el mayor empobrecimiento de sus habitantes.

Hidrocarburos de Incahuasi

La francesa Total, anunció en octubre de 2004, el asombroso descubrimiento del campo petrolero y gasífero de Incahuasi, más grande que el Campo Margarita (Tarija). Situado entre las provincias Luis Calvo y Cordillera (Santa Cruz). Es un campo compartido, 55% en el sector chuquisaqueño y 45% en el cruceño. Es la solución para el progreso departamental, porque se calcula que puede generar entre 50 a 100 millones de dólares anuales para Chuquisaca.
Pero Total, perforó un solo pozo y está en el sector cruceño. Según las normas jurídicas vigentes, se tendrían que compartir regalías, pero en este caso, los cruceños, no quieren saber nada de eso y se embolsillan el dinero, sólo ellos.
¿Qué dicen estos bandoleros agrupados en el Comité Cívico Interinstitucional?, pues nada. Se callan. Aquí, nadie mandó a gritar: “Sucre, se respeta Carajo”.

Con Tarija... lo mismo

En la frontera con Tarija está el megacampo Margarita. Se calcula que el 17.2% de ese reservorio está en Chuquisaca. A su lado, el campo Huacaya, donde Chuquisaca tiene derechos sobre el 40%. A mediados de 2004, el campo Margarita ingresó en producción y hasta el momento, produjo por lo menos 45 millones de dólares en regalías, pero todo se entregó a Tarija, mientras nuestros cuatro delincuentes, no dicen nada. Tampoco en este caso, enviaron a sus fascistas a gritar, “Sucre se respeta..Carajo”.
Todos los gobiernos, incluido el actual, reconocieron el derecho de Chuquisaca a recibir regalías compartidas, pero los vecinos se niegan a cumplir la norma legal, sobre todo el DS 27124 de agosto de 2003 y la Ley de Hidrocarburos 3058 de mayo de 2005 que reconocen la existencia de campos compartidos. Estos son los verdaderos intereses de Chuquisaca, que no son atendidos por los lame traseros de la media luna.

¿Qué dicen los vecinos?

Cruceños y tarijeños se unieron contra Chuquisaca y ahora exigen se derogue el decreto que norma la operación de campos compartidos. Nada para Chuquisaca y todo para ellos. Logieros cruceños y tarijeños se llevan las regalías por decenas de millones de dólares, pero nadie grita “Sucre se respeta..Carajo”.
Ruben Costas llegó a las amenazas. Entretanto nuestra alcaldesa, el presidente del Concejo, el Rector de la Universidad y el Presidente cívico, prefieren embobarse con el “apoyo” a la capitalidad, mientras los otros se llenan de millones de dólares.
¿Sirven para líderes los de la Banda de Cuatro?. Urge la necesidad de destituir a estos ineptos sirvientes de la media luna, por el bien de Chuquisaca.

¿Santa Cruz y Tarija, de verdad ayudaron a Chuquisaca?

Hasta ahora, la “ayuda” consistió en sembrar el racismo y ahogarnos en odio a título de respaldo a la capitalidad. Se enviaron paramilitares a Sucre, que el rector inscribió en San Francisco Xavier.
Las denuncias aseguran que el Comité Interinstitucional recibió 200 mil dólares para organizar movilizaciones y turbas apaleadoras de campesinos.. Dineros que sirvieron para poner bajo su servicio a “periodistas” que llamaron a la ciudadanía a sumarse a los desmanes de fines del año pasado.
Mientras todo eso ocurría, Santa Cruz y Tarija, cobraban las regalías que ya están gastadas y que seguramente Chuquisaca, nunca podrá recuperar. Todo gracias a las andanzas políticas de la Banda de Cuatro.
Así, no deben estar las cosas. Chuquisaca se merece un mejor destino y mejores líderes.

Tags: Banda, racismo, fascismo, Bolivia, culta, medieval, película

Publicado por blasapisguncuevas @ 20:06  | BOLIVIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada