Viernes, 20 de junio de 2008
 

CAPITULO XVI

DIVERSAS FORMULAS PARA EXPRESAR LA CUOTA DE PLUSVALIA

 

Hemos visto que la cuota de plusvalía se expresa en las siguientes fórmulas:

1.

Plusvalía p Plusvalía trab. excedente

––––––––––––– ––– = –––––––––––––––––– = ––––––––––––––––

capital variable v valor de la f. de trab. trab. necesario

 

Las dos primeras fórmulas expresan como relación de valores lo que expresa la tercera como relación de los tiempos en que se pro­ducen esos valores. Estas fórmulas, iguales entre sí, responden al rigor de los conceptos. Por tanto, aunque implícitamente nos en­contremos con ellas en la economía política clásica, no aparecen ela­boradas de un modo consciente. Las que ella nos presenta son las fórmulas derivadas siguientes:

 

II.

trabajo excedente * Plusvalía producto excedente

–––––––––––––––– = –––––––––––––––– = ––––––––––––––––––––

jornada de trabajo valor del producto producto total

 

Aquí, la misma proporción aparece expresada sucesivamente bajo la forma de los tiempos de trabajo, de los valores en que se traducen y de los productos en que se materializan estos valores. Partiendo, naturalmente, del supuesto de que por valor del producto sólo puede entenderse el producto de valor de la jornada de trabajo, y exclu­yendo la parte constante del valor del producto.

En todas estas fórmulas se expresa de una manera falsa el ver­dadero grado de explotación del trabajo o cuota de plusvalía. Su­pongamos que la jornada de trabajo sea de 12 horas. Partiendo de los demás supuestos de nuestro ejemplo anterior, el verdadero grado de explotación se expresa, en este caso, en la siguiente proporción:

 

6 horas de trab. excedente plusvalía de 3 chel.

––––––––––––––––––––––– = –––––––––––––––––––––––– = 100 por 100.

6 horas de trab. necesario capital variable de 3 chel.

 

 

En cambio, según las fórmulas II, obtenemos este resultado:

 

6 horas de trab. excedente plusvalía de 3 chel.

––––––––––––––––––––– = –––––––––––––––––––––––– = 50 por 100.

jorn. de trab. de 12 horas producto de valor de 3 chel.

 

Estas fórmulas derivadas expresan en realidad la proporción en que la jornada de trabajo o su producto de valor se reparte entre el capitalista y el obrero. Por tanto, si hubiera que aceptarlas como expresión directa del grado de valorización del capital, regiría esta falsa ley: el trabajo excedente o la plusvalía no puede representar nunca el 100%.1Como el trabajo excedente no puede ser nunca más que una parte alícuota de la jornada de trabajo y la plusvalía una parte alícuota del producto de valor, el trabajo excedente es siempre, necesariamente, inferior a la jornada de trabajo y la plusvalía más pequeña que el producto de valor. Para comportarse en la relación 100/100, tendrían que ser iguales. Para que el trabajo excedente absor­biese toda la jornada de trabajo (refiriéndose a la jornada media de la semana, del año de trabajo, etc.), el trabajo necesario tendría que redu­cirse a cero. Y si desapareciese el trabajo necesario, desaparecería tam­bién el trabajo excedente, puesto que éste no es más que una función de aquél. Por tanto, la proporción

 

trabajo excedente plusvalía

––––––––––––––––– = –––––––––––––––––

jornada de trabajo producto de valor

 

no puede alcanzar jamás el limite de 100/100, y mucho menos re­montarse hasta 100 + x/100. Pero la cuota de plusvalía, es decir, el verdadero grado de explotación del trabajo, si puede alcanzar este nivel. Tenemos, por ejemplo, los cálculos de M. de Lavergne, según los cuales el obrero agrícola inglés sólo percibe ¼ y el capitalista (el arrendatario), en cambio, ¾ del producto2 o de su valor, cualquiera que sea el reparto del botín que luego se establezca entre el capitalista y el terrateniente, etc. Según estos datos, el trabajo excedente del obrero agrícola inglés guarda con el trabajo necesario una relación de 3:1, lo que representa un 300 por 100 de explotación.

El método escolástico consistente en considerar la jornada de trabajo como magnitud constante se refuerza con la aplicación de las fórmulas II, pues en ellas el trabajo excedente se compara siempre con una jornada de trabajo de magnitud dada. Otro tanto ocurre si se enfoca exclusivamente la división del producto de valor. La jornada de trabajo materializada ya en un producto de valor, es siempre una jornada de trabajo de dimensiones dadas.

Exponiendo la plusvalía y el valor de la fuerza de trabajo como partes fragmentarías del producto de valor –método de exposición que, por lo demás, se desprende del propio régimen capitalista de producción y cuyo alcance hemos de tener ocasión de ver–, se oculta la característica específica del capitalismo, a saber: el cambio del capital variable por la fuerza de trabajo viva, con la consiguiente eliminación del obrero del producto. Se suplanta esto por la falsa apariencia de un régimen de asociación en que obrero y capitalista se reparten el producto en proporción a los diversos factores que intervienen en su creación.3

Por lo demás, las fórmulas II pueden reducirse en cualquier momento a las fórmulas 1. Así por ejemplo, en la fórmula

trabajo excedente de 6 horas

–––––––––––––––––––––––––––

jornada de trabajo de 12 horas

el tiempo de trabajo necesario = jornada de trabajo de 12 horas menos trabajo excedente de 6, por donde:

trabajo excedente de 6 horas 100

–––––––––––––––––––––––– = –––––

trabajo necesario de 6 horas 100

 

Una tercera fórmula, que ya alguna vez he anticipado es ésta:

 

III.

Plusvalía trab. excedente trab. no retribuido

––––––––––––––––––– = –––––––––––––––––– = –––––––––––––––––

Valor de la f. de trab. trab. necesario trab. retribuido

 

El equívoco a que podría conducir la fórmula

Trabajo no retribuido

––––––––––––––––––––

Trabajo retribuido

no es más que la expresión vulgar de

Trabajo excedente

––––––––––––––––

Trabajo necesario

El capitalista paga el valor o el precio –suponiendo que difiera de aquél– de la fuerza de trabajo, y obtiene a cambio de ello el derecho a disponer directamente de la fuerza de trabajo viva. Su disfrute de esta fuerza de trabajo se descompone en dos fases. Du­rante la primera, el obrero sólo produce un valor igual al valor de su fuerza de trabajo, es decir, un equivalente. De este modo, el capi­talista obtiene, a cambio del precio que desembolsó por la fuerza de trabajo, un producto de precio igual. Es como si comprase el pro­ducto directamente en el mercado. En cambio, durante le segunda fase, la fase del trabajo excedente, el disfrute de la fuerza de trabajo crea valor para el capitalista, sin que este valor le cueste equiva­lente alguno.4 El capitalista percibe gratis este fruto de la fuerza de trabajo.

Por tanto, el capital no es sólo un puesto de mando sobre el trabajo, como dice Adam Simth. Es, en realidad, un puesto de mando sobre trabajo no retribuido. Toda plusvalía, sea cual fuere la forma específica en que cristalice como ganancia, interés, renta, etc., es, sustancialmente, materialización de tiempo de trabajo no pagado. El misterio de la virtud del capital para valorizarse a sí mismo tiene su clave en el poder de disposición sobre una determinada cantidad de trabajo ajeno no retribuido.

Evolución hacia una sociedad socialista. Por Blasapisguncuevas

Tags: plusvalía, capital, trabajo, excedente, Marx, obrero, valor

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada