Mi?rcoles, 16 de julio de 2008
 

De mi interpretación del capital puedo afirmar que el socialismo realista y no idealista debe ser una sociedad que se diferencia del capitalismo y sus formas imperialistas de actuar en que en ella no hay lugar para la explotación ni para la igualdad de apariencia, sí para la pequeña propiedad de los medios de producción, trabajo autónomo, en concreto, vivienda incluida, y la procedente del trabajo de cada cual en empresas cooperativas, colectivas o estatales, ; hay lugar para la religiosidad sincera, para que el trabajo realizado con esmero reciba su justo premio, hay lugar para la autogestión de los trabajadores y la planificación económica a nivel de empresa y de estado, hay lugar para instaurar un impuesto que sirva para distribuir la riqueza aún más, poder hacer grandes inversiones y ayudar a los más necesitados y a los jubilados, en fin, que hay lugar para un socialismo de mercado en beneficio de todos y para todos los sectores productivos.Para ello se realizarán políticas económicas que fomenten el trabajo y la ganancia a través de una red de comercio justo y no especulativo, pero, ante todo, debe quedar claro que democracia y socialismo deben caminar de la mano, ya que no hay socialismo sin democracia ni democracia sin socialismo. Sin embargo, si puede haber democracia sin capitalismo y capitalismo sin democracia. Quién traicione la democracia interna traiciona el socialismo: la minoría debe respetar a la mayoría, al menos hasta que las elecciones se realicen nuevamente.El respeto no significa que no se ejerza libremente la crítica y la oposición.Plena democracia en lo político y en lo económico.Control fiscal y público de las actividades de los distintos agentes sociales para mantener a raya la corrupción.Medios de prensa libres, públicos, que no estatales ni privados. Únicos dueños y administradores, el pueblo y no las instituciones. Todo ciudadano puede expresarse por si mismo sin dificultad ni censura. La difamación debe ser perseguida por la ley, de serlo efectivamente.Los navajazos de la lengua pueden ser tan dañinos como los de la mano.

Para alcanzar tales objetivos debemos dar ciertos pasos previos para dejar solos a los explotadores. Primero debemos intentar atraer a nuestro bando a los religiosos y hombres de buena voluntad, pues no debe olvidarse que todo creyente puede ser enemigo de la explotación y un luchador empedernido por el socialismo.Debemos ir de la mano de hombres y mujeres que aman a la especie humana y no el dinero ni los privilegios ni el poder por el poder.Dios puede existir o no, pero el problema no es entre ateos y creyentes, sino entre humanidad, crueldad e indiferencia ante los sufrimientos de la humanidad. Si hace 150 años los socialistas influenciados por el marxismo se hubiesen aliado a los socialistas cristianos, ningún capitalismo habría podido hacer sombra a los ideales socialistas en economía y política y la sociedad humana habría llegado a la auténtica democracia, igualdad y libertad. No es libre quién humilla y explota, es tirano. Se nos acusa de defender la lucha de clases. Falso, queremos que no haya clase y, por consiguiente, tampoco lucha. Con la religión, sin los prejuicios que algunos disfrazan de leyes divinas, el socialismo estaría en la realidad y no en los sueños.

Propiedad, sólo es sagrada la pequeña: vivienda, tierras productivas, caso de los pequeños campesinos, bienes inmuebles. En fin, la lograda con el trabajo honrado; la grande, diabólica y enfermiza. ¿Para qué tener más de lo que necesites y puedes disfrutar? La tierra y las empresas para quienes las trabajan y los recursos para quienes los necesitan para poder trabajar y mejorar la vida individual y social.


Tolerancia y libertad: Creemos en la libertad de los pueblos e individuos, en la de creación, en la libertad sexual. No creemos en los partidos que defienden la explotación y dividen al pueblo para vencerlo. Creemos en los partidos, sindicatos y movimientos sociales que creen en la humanidad y fomentan la paz y el respeto a todas las razas, culturas y pueblos, creemos en los hombres libres y autogestionados sin ataduras a ningún partido o autoridad no electa o que no dependa de alguien electo por ciudadanos o instituciones. Todos los partidos deben respetar el socialismo como base de la sociedad y jugar dentro de él a hacer política en bien de todos. Defendemos la libertad de culto, incluso en sus manifestaciones públicas. El racismo y el clasismo nos son odiosos y merecedores del más profundo repudio. Somos tolerantes, libertarios en cierto sentido, y más que la burguesía imperialista o no, pero jamás debemos tolerar la explotación del hombre por el hombre ni que los prejuicios entorpezcan el progreso de la humanidad o destrocen el ecosistema y el futuro de la vida humana y animal debido a la avaricia y la estupidez de quienes despilfarran los recursos energéticos como si nada, además de contaminar las aguas, los alimentos y el aire.Tampoco toleramos al imperialismo ni las tiranías e injusticias en las que se apoya para dominar y aterrorizar a los seres humanos. Estamos abierto a cualquier idea humana siempre y cuando no tengan nada que ver con el neoliberalismo ni con el nazismo, stalinismo o cualquier sístema que apoye la pena de muerte o premie la ganancia de la industria farmacéutica cuando debe predominar la solidaridad ante las epidemias, terremotos y todo tipo de cataclismos naturales.

Consideraremos abierto al sistema capitalista cuando dejen de declararnos la guerra, bloqueos y no asesinen las democracias que deseen caminar hacia una sociedad socialista. No nos basta con que permitan a los partidos socialistas y comunistas. ¿De qué sirve, si después no los dejan gobernar o aplicar el socialismo y nuestros ideales contrarios a la explotación? En principio, creemos en el pueblo y en la no violencia para llegar al socialismo, pero tampoco nos hemos caído de un guindo. Sabemos que las minorías dominantes no dejaran de recurrir a la violencia para evitar nuestra marcha, a Moisés le sucedió lo mismo con el Faraón y a Es`rtaco con el imperio romano.

El medio ambiente debe ser cuidado por todos como la niña de los ojos.

Queda claro la operación a realizar: En pie divina y humana legión, el futuro nos aguarda.Todo debe realizarse al unísono: separar a las clases dominantes de las personas religiosas, de los pequeños propietarios, de los autónomos, a los periodistas vendidos al capital, de los libertadores; separar y demostrar que la democracia socialista es real y con contenido, mientras que la burguesa no pasa de ser una gran farsa para garantizar que las minorías dominen a las mayorías. Divide y vencerás. A continuación, instauraremos el socialismo de mercado, cada uno gana según su esfuerzo. Empresas, individuos producen y venden sus productos en mercados propios o colectivos a precios máximos dictados por el parlamento para evitar la especulación,precios revisables. Sobre las actividades económicas más productivas se pondrá el impuesto adecuado para que el estado realice inversiones en los sectores que lo necesiten. Sistema bancario público que permita la compra de productos a crédito, vivienda incluida. Se trataría de un ahorro previo y la gente podría disfrutar de bienes en el presente y no el futuro, si la muerte lo permite.

Los impuestos en el socialismo deben servir para hacer crecer el bienestar y la generación de riqueza sin que nadie se duerma en los laureles por la falta de estímulos adecuados en la vida laboral y es que no debemos olvidar que es de estúpidos confundir la igualdad real con la apariencia de igualdad.

La religión sirve al hombre para devolverle a la eternidad en la que todo animal que ignora que ha de morir habita. En cierta forma, somos lo que creemos.

Nuestro socialismo debe ser plural, como plural es el hombre y toda religión e ideología: No todo hombre tiene la misma opinión respecto a lo que es el socialismo en sí ni lo positivo o negativo para la sociedad. En principio, no debemos soñar con alcanzar la sociedad perfecta. Debemos partir de la real, para en lenta y rápida evolución llevar al hombre a la mejor sociedad posible.

Empieza a ahorrar energía. No te pases en el consumo de objetos, que el planeta no te pertenece.Cultiva el mar y la tierra. Cuídalos como si fueses el jardinero del planeta. Sí, ten esa grandiosa ambición, no la miserable ambición de riqueza que nos arrastra de modo casi inexorable al asesinato de la vida en todas sus formas y manifestaciones.

Fin.


Tags: manifiesto, socialismo, explotación, comercio, democracia, religión, trabajo

Publicado por blasapisguncuevas @ 7:15  | Socialismos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada