Lunes, 25 de agosto de 2008
 

Investigan un método para que la grasa se transforme en energía y no se acumule en el organismo

La clave está en un tipo de células llamadas adipocitos marrones que convierten la grasa en energía

  • Fecha de publicación: 24 de agosto de 2008

Aunque de momento sólo se han dado pequeños pasos, investigadores están estudiando el comportamiento de las grasas en el organismo humano. El metabolismo cuenta con dos tipos de tejido graso: uno adiposo blanco que almacena calorías y el marrón, que quema energía para mantener la temperatura adecuada. O sea, que este tejido, formado por las células denominadas adipocitos marrones, aprovecha la grasa para generar energía.

Los recién nacidos cuentan con numerosos adipocitos marrones pero durante la infancia y la edad adulta estas células se desactivan. La idea de los científicos es conseguir que el cuerpo adulto sea capaz de generar ese tipo de células para así evitar que la mayoría de la grasa se acumule en el organismo.

Concretamente, dos grupos de investigación estadounidenses han realizado un experimento con ratones en el que han conseguido incrementar la producción de adipocitos marrones. Además, han demostrado que estas células pueden obtenerse a partir del tejido muscular.

Dos vías

El doctor Yu-Hua Tseng, del Centro de Diabetes Joslin, y Bruce Spiegelman, del Centro Oncológico Dana Farber, han trabajado siguiendo dos vías distintas. El grupo de Tseng ha identificado a una proteína -BMP7- como el mecanismo que regula la producción de esa grasa marrón y ha probado que con su ayuda pueden estimular artificialmente la producción de estas células. Los científicos suministraron esa proteína a un grupo de ratones y observaron cómo pese a comer igual, engordaban menos que los que no recibieron la terapia.

El grupo de Spiegelman, en cambio, se ha centrado en la proteína PRDM16, que "controla" el desarrollo de los adipocitos marrones. Cuando PRDM16 está presente, las células se convierten en grasa marrón y cuando está ausente se transforman en músculos.

Uno de los datos que se deducen de estos trabajos es que las células musculares y los adipocitos marrones están más relacionadas de lo que se pensaba. Según la investigadora Barbara Cannon, los adipocitos marrones "deberían empezar a considerarse como una célula muscular que ha acumulado grasa".

El desarrollo de estas investigaciones puede llevar al descubrimiento de fármacos más eficaces en el tratamiento contra la obesidad.

fuente: Consumer Eroski


Tags: Método, grasas, energía, organismo, ratones, ciencia, Eroski

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada