Lunes, 15 de septiembre de 2008


La nueva arma de destrucción masiva de EE.UU: La manipulación del clima con fines militares
Por: Michael Chossudovsky
Fecha de publicación: 24/04/05
 
 imprímelo    mándaselo a
tus panas
Nota de aporrea: Traducido por Fernando Henriquez

La atención que el Departamento de Defensa norteamericano está dando al arsenal de las armas climáticas todavía no es objeto de debate por parte de la opinión pública internacional. Y si es cierto que el rechazo firme por parte de la administración Bush en ratificar el Protocolo de Kioto ha sido criticado en todo el mundo, la verdad es que el tema de la manipulación y modificación del clima con fines militares no ha sido lo suficientemente analizado, a pesar de constituir hoy en día una verdadera arma de destrucción masiva.

La fuerza aérea norteamericana tiene capacidad de manipular el clima, tanto para fines pacíficos como para fines militares. Esto incluí la capacidad de provocar inundaciones, huracanes y sequias. En los últimos años el Departamenrto de Defensa reservó grandes cantidades monetarias para el desarrollo y perfeccionamiento de estos sistemas.

"La modificación del clima formará parte de la seguridad doméstica e internacional y podrá ser usada unilateralmente. La habilidad para generar precipitaciones, nieve, tormentas o modificar el espacio exterior...o la producción de climas artificiales, todo eso constituye parte de un conjunto de tecnologías que pueden incrementar el conocimiento tecnológico, la riqueza y el poder de los Estados Unidos para degradar a sus adversarios". (US Air Force, énfasis added. Air University of the Use Air Force, AF 2025 final report)

No es necesario decir que el tema es tabú. Los analistas militares y los meteorólogos se mantienen mudos.Se habla mucho del calentamiento global del planeta, pero ni una palabra sobre el principal programa norteamericano de la guerra climática: The High Frequency Active Auroral Research Progrom (Haarp), con sede en Gokona, Alaska, es generado conjuntamente por la Fuerza Aérea y la Marina de Guerra.

Este programa existe desde 1992. Es parte de una nueva generación de armas concebidas en el ámbito de la iniciativa de Defensa Estratégica, de la que es responsable el Air Force Research Laboratory´s Space Vehicles Drectorate. Se trata de un conjunto de antenas con capacidad de crear modificaciones en la ionosfera (el nivel superior de la atmósfera).
Niccholas Begich, activista contra el programa HAARP lo describe: "Es una superpoderosa tecnología de emisión de gases radioactivos que elevan las áreas de la ionosfera concentrando un gas que calienta ciertas áreas...
Ondas electromagnéticas irrumpen en la tierra y afectan todo, seres vivos o no" (Global Research)

El científico de renombre mundial, Dr.: Rosali Berthel. se refiere al HARRP como un gigante calentador que puede causar importantes alteraciones en la ionosfera. Para Richard Williams, físico y consultor del David Sarnoff Laboratory en Princeton, "el HARRP es un acto de barbarie; los efectos sobre su uso pueden prolongarse por muchos años... Además de eso, el HARRP sirve para alterar el sistema de comunicaciones y de radar del enemigo, puede aún provocar apagones en regiones enteras, interrumpiendo el flujo de corriente de energía eléctrica.

La manipulación climática, según los observadores, puede ser un arma "preventiva" por excelencia. Puede ser utilizada tanto en países enemigos como en contra de países amigos sin su consentimiento. Por eso, quien controle ese conocimiento técnico (como realizar un ataque "climático") podría usar esa "información privilegiada" para obtener provecho a nivel económico y financiero.
Resumen y extractos de un artículo de Michael Chossudovsky, Global Research.


Noticia leida aproximadamente 5371 veces.
Contador actualizado cada 3 minutos 
La fuente original de este documento es:
Indymedia Portugal

 (http://pt.indymedia.org/ler.php?numero=58095&cidade=1)


Tags: huracán, vientos, energía, antenas, costas, fuerza, clíma

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada