Mi?rcoles, 26 de noviembre de 2008

Vercingétorix (en castellano el nombre correcto es Vercingetórige),(?, 72 a. C. - Roma, 46 a. C.) era el jefe de la tribu gala de los arvernos (ubicados en la actual Auvernia) cuando se produjo la invasión de las Galias por los romanos.

El nombre celta Vercingétorix está compuesto por el radical "ver" (el /lo más), el nombre de persona Cingetos, y el radical "rix" (rey), significado Cingetos Rey Supremo. La historia contada por Julio César dice que federó a los pueblos galos y a sus jefes para llevar a cabo la resistencia contra los romanos, siendo uno de los primeros jefes en lograr unificar a la mayoría del pueblo galo. Sin embargo, tras la derrota fatal del sitio de Alesia, no logró expulsar los ejércitos romanos, capitulando finalmente en el 52 a. C.

Los documentos históricos que testimonian su vida son escasos y están sujetos a una amplia crítica, ya que todos ellos son escritos de romanos que lucharon en la invasión. Vercingétorix es conocido sobre todo por los comentarios que Julio César hace de él, los que redacta a lo largo de sus campañas y reúne después de su victoria de Alesia, en Bibracte, sobre el monte Beuvray, donde pasó el invierno, texto que titularía Commentarii de bello gállicum (Comentarios de la Guerra de las Galias).

Contenido



Estatua de Vercingétorix sobre el lugar en donde probablemente estuvo emplazada Alesia, en Alise-Sainte-Reine, Borgoña
Estatua de Vercingétorix sobre el lugar en donde probablemente estuvo emplazada Alesia, en Alise-Sainte-Reine, Borgoña

Vercingétorix (en castel


[editar] Primeros años de su vida

[editar] Su nombre

Moneda de Vercingetórix
Moneda de Vercingetórix

Su nombre celta ha sido todo un misterio: el historiador romano Floro lo tradujo como ‘el gran rey de los grandes guerreros’. En realidad, los lingüistas han logrado descomponerlo: Ver (pronunciado uer) es un superlativo, cingeto (pronunciado kingueto) hace referencia a la figura de guerrero, y el sufijo rix significa ‘rey’. Este último es muy utilizado en las Galias, y común de leer en "De Bello Gallico" como en las monedas galas, ya que cada tribu tenía su rey.

[editar] Sus orígenes y los inicios del conflicto

Vercingétorix nació en una fecha desconocida, cerca del pueblo galo de Nemossos (Clermont-Ferrand, Auvernia) siendo hijo de Celtillos, Rey de los Arvernos, uno de los más poderosos pueblos galos tradicionalmente opuestos a Roma.

En aquella época la Galia Cisalpina y la Narbonense estaban bajo dominación romana. Aquitania, Bélgica y la Céltica (categorización grecorromana completamente extraña a las diversas naciones galas) eran territorios en donde residían pueblos galos de diversa importancia y no se encontraban aún sometidos a la autoridad de Roma. Los Helvecios jugarían un papel determinante en el comienzo de la Guerra de las Galias, al desencadenar una migración ("forzada" por la presión germánica creciente) hacia el pago Saintonge después de haber quemado sus tierras, bajo el rey Orgetorix.

[editar] De aprendiz a adversario de Julio César

Hacia el año 58 a. C., Vercingétorix era un joven aristócrata cuando Julio César, tomando como pretexto la migración de los Helvecios, invadió la Galia estando a la cabeza de sus legiones romanas junto a la ayuda de contingentes aliados galos, para obligarlos a relacionarse con Roma. Sin embargo el objetivo de Julio César era someter a las tribus galas por medio de sus jefes a la autoridad de Roma, y de esta forma aumentar su gloria y confiscar sus legendarias riquezas para engrosar su patrimonio personal. Celtillos, rey del pueblo de los arvernos, intentó retomar la cabeza del "partido antirromano" en la Galia, pero fue capturado y ejecutado por el procónsul romano. Su hijo Vercingétorix probablemente entró en este momento en los cantones militares (conturbenales) de César, quien le enseñó los métodos de guerra que emplean los romanos a cambio de su cooperación, sus conocimientos del país y de las prácticas de la Galia cabelluda.[cita requerida]

En el 52 a. C., Vercingétorix fue llamado adulescens por César, lo que significa que tenía entonces un poco menos de 21 años (edad a la cual la persona se vuelve realmente adulta en Roma y donde puede solicitar las primeras magistraturas del cursus honorum). Queriendo sacar provecho del ligero revés que constituyó para César la retirada de Bretaña (Gran Bretaña actual) y del sordo descontento que entonces se incubaba en una Galia cansada por el esfuerzo de tantos años de guerra, Vercingétorix se decidió a retomar la antorcha que le fue fatal a su padre. Tomó el mando de los arvernos, y se impuso como cabeza del "partido antirromano", particularmente gracias a la notable oratoria que utilizaba, arte apreciado tanto por los galos como por los romanos que lo escucharon. Organizó la resistencia llevando a cabo una guerra de guerrillas (que en la Galia se podía realizar excelentemente) y consiguió federar el mayor número posible de tribus galas para luchar contra Julio César.

[editar] La guerra de las Galias

La humillante escena en que Vercingétorix hace entrega de sus armas a Julio César, tras ser derrotados en el Sitio de Alesia
La humillante escena en que Vercingétorix hace entrega de sus armas a Julio César, tras ser derrotados en el Sitio de Alesia

Fue durante el Concilio del bosque de Carnutes cuando se proclama el levantamiento general de la Galia, en donde Vercingétorix adquiere la confianza y el apoyo de los jefes galos (reyes y aristócratas) y donde se impone rápidamente como la persona con más condiciones para llevar adelante la coalición (debido a su conocimiento de las técnicas de guerra galas y romanas). Sin embargo, al volver a su ciudad natal de Nemossos para reivindicar su título de jefe por derecho filial, se topa con la oligarquía arverna (que su padre había favorecido para instalar un poder personal "a la antigua" en el lugar), y con su tío paternal Gobannitio a la cabeza. Éste probablemente había sido el responsable de la ejecución del padre de Vercingétorix, por lo que al regreso del ahora jefe galo fue expulsado en el acto de la ciudad.

En cuatro años de guerras incesantes, César había conquistado, para Roma, en el oeste, más vastos territorios que los que anexionara Pompeyo en las regiones del este. Pero apenas se retiró César hacia la Galia Cisalpina, los belgas se sublevaron (53 a. C.) y al año siguiente, la Galia se levantó en masa, acaudillada por Vercingétorix, que deseaba una nación libre y unida.

En enero del año 52 a. C., habiendo tomado las armas contra César, intenta imponerse a los eduos (pueblo galo de Saona y Loira, aliados a los romanos) e inspira una unión de los pueblos del centro y del este de la Galia contra el procónsul.

En vez de presentar batalla campal a los romanos, cuya superioridad militar en táctica y en armamento los hacía prácticamente invencibles, los extenuó antes del golpe decisivo. Cuando César iba a atacarlo, el rebelde se retiró lentamente, incendiando y arrasando, a su paso, las aldeas y los campos. Así, alejaba cada vez más a sus enemigos de sus bases de operaciones, y dificultaba su abastecimiento. Pero Julio César logró tomar la ciudad de Avarico (Bourges) que no había sido quemada, para luego marchar sobre Gergovia (La Roche-Blanche). Tal y como se describe en los Comentarios sobre la guerra de las Galias de Julio César, Roma había asegurado sus dominios sobre las tribus celtas más allá de la Provincia Narbonensis (en la actual Provenza) a través de una estrategia de "divide y vencerás".

Vercingétorix unificó hábilmente las tribus, adoptó la política de retirarse hacia fortificaciones naturales y empleó de una forma simple la técnica de la “tierra quemada”, incendiando ciudades para evitar que los romanos pudieran vivir de los productos locales. Sin embargo el talento y la inteligencia estratégica de Julio César le permitió a los romanos triunfar contra la coalición gala, ya que gracias a los pactos que realizó con algunas de estas tribus para atacar a otras, se hizo de la ayuda logística de los pueblos galos boios, remos (de la zona de Reims), y de los eduos, que desde hace tiempo deseaban la supremacía sobre los arvernos.

[editar] El sitio de Alesia

Reconstrucción de una de las fortificaciones del Sitio de Alesia
Reconstrucción de una de las fortificaciones del Sitio de Alesia

La lucha de las legiones republicanas romanas lideradas por Cayo Julio César contra el pueblo galo fue dura, y en ella César sufrió varios reveses. Entre las victorias de César se cuentan la toma de la ciudad de Avarico (Bourges) seguida del exterminio de 40 000 de sus habitantes (las mujeres jóvenes y los niños fueron enviados como esclavos a Roma). Así el romano, al cabo de doce meses, cercó a Vercingétorix en el oppidum (fortaleza urbana en relieve elevado) de Alesia (Alisia, en lengua gala).

Los galos reunieron _según el pro-Cónsul_ un ejército de más de 200 000 hombres, que atacaron a los sitiadores (entre los que se contaban germanos aliados de Roma contra los galos. Estos germanos eran jinetes ubios, de la Alemania central, montados con caballos de la tribu aliada de los remos, del este de la Galia Comata o Melenuda) estrellándose contra el tremendo sistema de fortificaciones romanas, que en este suceso particular tenía la forma de doble anillo que rodeaba a la ciudad, con un muro interior para contener a la guarnición arverna y un perímetro defensivo exterior para protegerse de los ataques externos.

El ejército galo fue derrotado y Alesia debió rendirse por hambruna. Como sus compañeros se negaron a matarle, Vercingétorix vistió su más rica armadura, montó su caballo de batalla, fue hasta el campamento de César, y arrojó a los pies del romano su espada, su casco y su venablo, en señal de rendición. Fue encarcelado en el Tullianum en Roma durante cinco años, antes de ser expuesto públicamente.

[editar] Teorías acerca de la muerte de Vercingétorix

Monumento a Vercingétorix en Clermont-Ferrand
Monumento a Vercingétorix en Clermont-Ferrand

Julio César llevó a Vercingétorix como trofeo de su larga campaña militar en la Galia, en la óptica de su triunfo en Roma (lo que demuestra lo que significaban los arvernos para los romanos). Se barajan dos teorías sobre su muerte: la primera y más probable, es que muriera estrangulado poco después de la victoria de César en 46 a. C.; una segunda teoría, basada en una leyenda, afirma que fue decapitado por los romanos.

En ese momento Julio César respetó la vida de su cautivo, a quien envió a Roma, donde estuvo cinco años en la cárcel Mamertina, hasta que le hizo desfilar en su cortejo de triunfador, en el que el líder galo fue decapitado.

César, que había sido cruel en la represión, luego —con miras a obtener el poder absoluto de Roma— intentó ganarse la voluntad de los galos derrotados mediante una política de control relativamente benigna, consolidando así la dominación política romana en la Galia (51 a. C.), no así en lo cultural.

[editar] Véase también

[editar] Enlaces externos


Tags: Vercingétorix, galos, celta, guerrero, tribú, naciones, autoridad

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada