Martes, 10 de febrero de 2009

Un eccema o eczema es una afección dermatológica (de la piel), caracterizada por una inflamación que presenta diversas lesiones como: eritema, vesículas, pápulas y exudación.

También se usa o se aplica este término para dermatitis causadas por contacto con una sustancia para la cual se haya sensibilizado el paciente (eccema de contacto).

Se caracteriza por un enrojecimiento de la zona afectada seguida de una fuerte picazón; puede esparcirse fácil y rápidamente a otras áreas del cuerpo.

Existen otros tipos de eccemas

El eccema generalmente se presenta como reacción a alguna alergia.

Para otros usos de este término, véase Eccema (desambiguación).
Eccema
Clasificación y recursos externos

Aviso médico

Eccema
CIE-10 L20-L30
CIE-9 692
OMIM 603165
Medline Buscar en Medline (en inglés)
MedlinePlus eccema

Sinónimos Eczema

 

Véase también

Dermatitis atópica

Dermatitis atópica
Clasificación y recursos externos

Aviso médico

OMIM 603165
DiseasesDB 4113
MeSH D003876

Sinónimos {{{sinónimos}}}

La dermatitis atópica llamada comúnmente eccema (atópico), es una enfermedad que consiste en un estado reaccional de la piel caracterizado por erupciones pruriginosas y con aspecto de escamas, más frecuente en niños, multifactorial, en la cual intervienen factores tanto ambientales como constitucionales. Es de difícil tratamiento y bastante frecuente en la consulta normal del dermatólogo o del pediatra. Las personas con eccema a menudo tienen antecedentes de condiciones alérgicas como asma, fiebre del heno o eccema. La dermatitis atópica fue originalmente conocida como prúrigo de Besnier y eccema constitucional, actualmente también es llamada neurodermatitis diseminada, por las escuelas europeas.

Contenido

[editar] Datos epidemiológicos

Niño con dermatitis atópica.

La dermatitis atópica es ubicua, afecta a todas las razas y existe en todos los países. Existe según estudios hasta en el 2% de la población general y en 14% de la niñez. Esta enfermedad se inicia antes del primer año de la vida en más de 60% de los pacientes, la incidencia desciende con la edad hacia los 12 años en que apenas el 5% de los pacientes la han visto iniciarse. El inicio en la edad adulta es muy poco común.

[editar] Diagnóstico

El eccema es más común en los niños y al menos la mitad de estos casos se resuelven a la edad de 36 meses. En los adultos se presenta usualmente como un trastorno recurrente o crónico.

En la piel se presenta una reacción por hipersensibilidad (similar a la alergia), la cual produce una inflamación crónica que ocasiona picazón y descamación. El rascado y la irritación crónica hacen que la piel se vuelva gruesa y adquiera una textura como la del cuero.

[editar] Sintomatología

La exposición a factores ambientales irritantes puede agravar los síntomas de este problema de la misma manera que la resequedad, la exposición al agua, los cambios de temperatura y el estrés.

Sus síntomas son:

  • Picazón intensa
  • Ampollas que supuran y forman costras
  • Enrojecimiento o inflamación de la piel alrededor de las ampollas
  • Erupción cutánea
    • en niños menores de 2 años las lesiones de piel empiezan en las mejillas, los codos o las rodillas
    • en los adultos la erupción compromete con más frecuencia las superficies flexoras (internas) de las rodillas y los codos
  • Áreas de la piel secas y curtidas
    • pigmentación en la piel inferior o superior al tono normal (ver piel anormalmente oscura o clara)
    • se localizan comúnmente en la parte interior del codo o detrás de la rodilla
    • se pueden propagar al cuello, las manos, los pies, los párpados o detrás de la rodilla
  • Áreas de la piel en carne viva (excoriación) debido al rascado
  • Pus y sangrado del oído

[editar] Evolución de la enfermedad

[editar] Teorías

[editar] Teoría genética

En un 50 a 70% de los pacientes con dermatitis atópica existen antecedentes de atopia personal o familiar. La atópia puede manifestarse como rinitis alérgica, conjuntivitis alérgica, asma bronquial, urticaria o cómo dermatitis atópica. Se ha propuesto una herencia autosómica dominante con expresividad variable. Se sabe que si uno de los padres es atópico hay una probabilidad de 60% de ser atópico y de 80% si ambos progenitores son atópicos. No se ha determinado un HLA específico, sin embargo se ha visto relación con un defecto en el cromosoma 11q13 encargado de codificar una variante de la subunidad beta de alta afinidad receptora en la IgE (FcER-1-beta), además de que es probable que existe una alteración genética en las proteínas de la membrana del monocito atópico el cuál funciona aumentando la producción de fosfodiesterasas y prostaglandina E-2, lo que sirve para explicar parte de la patogenia en la dermatitis atópica.

En los pacientes que desarrollan enfermedades alérgicas se han encontrado más de 20 genes relacionados, existiendo particular interés en el cromosoma 5q 31-33, que tiene por función codificar una familia de genes de citoquinas: IL-3 al 5, IL-13 y GM-CSF, que están expresados por los linfocitos TH2.

Existe relación directa entre niveles elevados de IL-4 y el aumento de IgE, hiperrreactividad bronquial y asma (6)

[editar] Teoría inmunológica

[editar] Teoría alérgica

La dermatitis atopica casi siempre esta relaccionada a ciertas alergias ambientales, casi todos los afectados son sensibles a acaros del polvo, epitelio de animales y determinadas plantas como cenizo o flor del olivo. Igualmente ciertos alimentos como los tomates, la leche de vaca pueden ser contraproducentes. Es recomendable que se realicen las pruebas alérgicas aquellos pacientes con dermatitis para determinar como afecta cada uno.

[editar] Teoría infecciosa

[editar] Teoría neurovegetativa

Respuesta anormal del sitéma nervioso autónomo, se observa una vasoconstricción sostenida, así como una respuesta lenta a la histamina aplicada intradérmicamente que explica el dermografismo blanco. En la dermatítis atópica existe una respuesta alterada al frío y al calor, cuadro que se exacerba con los cambios bruscos de temperatura o los extremos de la misma.

[editar] Teoría psicológica o emocional

[editar] Tratamiento

Cualquier elemento que empeore los síntomas de la enfermedad se debe evitar en la medida de lo posible, incluyendo alimentos alérgenos y factores irritantes como la lana y la lanolina. Es recomendable el algodón.

La piel reseca frecuentemente empeora la enfermedad. Algunas aproximaciones recomiendan mantener un contacto mínimo con el agua y usar menos jabón de lo usual al bañarse o ducharse, otras recomiendan dos baños al día con jabones suaves, preferiblemente inmersiones con agua que no sea muy fría o caliente. Después del baño, es importante atrapar la humedad en la piel aplicando vaselina o cualquier aceite (una mezcla de partes iguales de aceites mineral, de ricino, de germen de trigo, de almendras, glicerina y aceite de rosas ofrece muy buenos resultados) sobre ella mientras está húmeda.

Los estudios han demostrado que los niños que se alimentan con leche materna tienen menos probabilidad de desarrollar eccema. Esto se confirma si la madre lactante no ha consumido leche de vaca en su dieta. Otras restricciones en la dieta también pueden incluir los huevos, el pescado, el maní (cacahuete) y la soja.

Este trastorno tiende a darse en las familias. De igual manera, los cambios en la temperatura y el estrés pueden provocar sudoración y empeorar la enfermedad. En algunos casos, el control del estrés y de las condiciones emocionales (nerviosismo, ansiedad, depresión, etc.) puede ser benéfico.

No obstante otras aproximaciones son menos restrictivas de elementos que no necesariamente están correlacionados con la condición en cada persona. Por ello, se centran en la correcta humectación (que arriba se describe); el uso de fibras suaves que no irriten, preferiblemente el algodón; y la medicación bajo fórmula y control médico.

Algunos trucos efectivos: Busque medidas alternativas para controlar la piquiña como frío en las zonas irritadas, dar palmaditas o frotarla en vez de rascarla, e incluso aplicar crema cada vez que rasque, mantenga las uñas cortas para reducir el daño a la piel. En algunos casos cubrir las zonas afectadas puede ser efectivo para evitar rascarse y no impresionarse con el estado de la piel. No obstante, es fundamental ser consciente del estado de la piel, revisiones constantes y detalladas (antes de cada baño) pueden ayudarle a controlar la condición y tener un informe detallado para su especialista. Puede optar por usar caléndula para reducir la inflamación de la piel y ayudar en el proceso de cicatrización de las lesiones.

[editar] Enlaces externos


Tags: Eccema, atópico, piel, inflamación, dermatitis, lesiones, picazón

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada