Jueves, 19 de febrero de 2009


Al Negro Luis Villafaña
Por: Aldemaro Barrios


 
Se fue el Negro Luis Villafaña en el momento menos preciso cuando nos toca analizar lo que ocurrió el pasado 15 de febrero, entre la alegría del triunfo del pueblo sobre el oprobio, sobre la mentira y el engaño sistemático que mantiene acoquinado a millones de venezolanos y venezolanas que todavía no creen en la Revolución Bolivariana y en el socialismo como medio para su redención social.

No mereces esa urna Negro, en este instante cuando millones sobre millones le gritan al gobierno revolucionario que es tiempo de terminar de una vez por todas con las lacras oligárquicas que a través de los medios engañan a todo un pueblo y que tuvo como resultado una victoria significativa pero no suficientemente contundente a favor de los factores socialista del país.

Villafaña seguro estoy que estuvieras en las alturas gritando que no fue suficiente un 54 por ciento sino que debíamos alcanzar al menos un 60 por ciento de aprobación tan solo mostrando los beneficios sociales y culturales que este gobierno ha entregado al pueblo venezolano para suplir la demanda de siglos de dominación.

Si alguna vez le hablas a la muerte, dile que lamentas su tristeza, de parte de millones de niños que hoy pueden vivir porque son atendidos oportunamente en la Misión Barrio Adentro, en los CDI, con los solidarios compañeros médicos cubanos que nos dan la mano para salir del cadalso de años de olvido y desidia.

Hoy ella te llevó porque nos descuidamos contigo, pero que sepa que aquí en Venezuela no le tememos, tómala por el cuello y dile que no le tenemos miedo, que cada día el venezolano se alimenta mejor y cuenta con un nuevo sistema de salud que le alargara la vida para pena de la muerte a la que pretenden llevarnos una minoría de pantalla y palangre que intentan desnaturalizar al pueblo mediante el engaño, la burla y la mentira.

Negro, siéntete feliz de haber dejado esta vida para convertirte en leyenda, en parte de la tierra porque a ti deben plantarte al pie de un araguaney de febrero de uno de los que crece en Guárico entre El Sombrero y Valle la Pascua cerca de la estación terrena del Satélite Simón Bolívar para que cada vez que pasemos veamos como floreces, veamos tu tallo duro de revolucionario cabal y para que respires felizmente el aire libertario llanero. Para verte crecer como la Revolución Bolivariana, frondoso, donde los pájaros en las tardes de arreboles se paren a descansar su transitar al verano, donde amanezcas contento con el canto de las paraulatas llaneras.

Nos vemos Villafaña, allá en el horizonte posible que soñaste cuando viviste entre nosotros, lamentamos que te vas en febrero pero que podemos hacer chico, vale, nos dejaste tus palabras escritas, tus libros autografiados y tu alma en el recuerdo imborrable de la Venezuela que amamos junto a ti y que hoy estamos haciendo realidad la utopia posible que soñó El Libertador en la felicidad que no dejaremos quitarnos para que el pueblo venezolano la realice a plenitud.

Hasta la victoria siempre, Negro Villafaña.


El negro Luis ,este prometeo que hoy se nos va
Por: Juan Evangelista Guerra
Fecha de publicación: 18/02/09
 
 
 imprímelo    mándaselo a
tus panas
A la media tarde de hoy miércoles 18 de febrero 2009 nos informaron: murió Luis Villafaña. La muerte lo sorprendió y nos sorprendió Luis –cuesta hablar en pasado- era una cuadro –mejor decir: un escuadrón- de la militancia venezolanista, de la revolución en el pasado y en el presente. Luis Villafaña era un excelente cuadro de la acción y la praxis en el actual proceso nacional e internacional de nuestra América. Hemos perdido a un soporte extraordinario de nuestra revolución; su sólida y respetable formación en el marxismo lo colocó en un compromiso que enfrentó en los últimos diez años de manera responsable: la formación ideológica del pueblo. El “negro” Luis se dedicó, además cumplir con funciones que rigurosamente desempeñaba en la Biblioteca Nacional, a la tarea que consideró insoslayable: llevar el pan ideológico a quienes lo requierían. Una conversa con el “negro” Luis era toda una sesión de aprendizaje que superaba la necesidad de acudir a los textos; Luis poseía el don de la pedagogía y la didáctica para hacer fácil la comprensión del entramado que envuelven los problemas socio-económicos y culturales en la sociedad capitalista, develaba todo con facilidad y planteaba -a veces sin mencionarlo- la necesidad de re-evolucionar (de la revolución) para avanzar hacia una sociedad justa, de valores humanísticos, de tolerancia y de felicidad de la sociedad, que el fin último de cualquier proceso que se haga llamar revolucionario.

 

Luis Villafaña ideó un “Curso Introductorio sobre el Socialismo, Socialismo del siglo XXI, Socialismo Bolivariano o Nuestroamericano” que los volcó en siete cuadernos de conversatorios, comenzando con Carlos Marx y su “Crítica a la economía Política”, pasando por las “Tesis sobre Feuerbach”, “La Revolución contra El Capital de Antonio Gramsci, los célebres siete Ensayos de Mariátegui “El marxismo de la subjetividad revolucionaria de Luckác” de Michel Löwy G. Luckác; “La Hegemonía y poder en la teoría marxista” de Néstor Kohan, y “El hombre Nuevo” de Ernesto “Ché” Guevara.

 

Este curso iba a ser impartido por el “negro” Luis en la Fundación Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG) como parte del II Programa de Formación para la Integración de los Pueblos que comienza el 25 de febrero en nuestras instalaciones. Estaba emocionado de contribuir en esta tarea y nosotros más que él porque conocemos la calidad de docente para dictar estos conversatorios formativos en razón a sus cualidades y a la variedad de niveles de los participantes; el bloque de sesiones que componen el referido Programa se llevará a cabo en su homenaje.

 

Hace apenas cuarenta y ocho horas escribió en Aporrea su último artículo valorando el triunfo de la enmienda constitucional y enumeraba seis tareas fundamentales para profundizar el proceso revolucionario, entre las cuales recomienda: “Impulsar la formación político-ideológica de nuestros cuadros y pueblo en general” e insistía en el debate de ideas, porque Luis era un convencido de la necesidad del debate, de la formación para alcanzar el conocimiento y crecer con firmeza. Esa convicción brotaba en toda conversación, en cualquier intervención, en todo encuentro.

 

Luis acudió a diferentes espacios para dialogar, para discutir, para formar en el ideario marxista y para contribuir a la singularidad del proceso político venezolano y Nuestroamericano. ¿A cuanta gente llevó luz este Prometeo que hoy se nos va? Nadie lo sabe, pero basta con que haya sido uno sólo para dar por justificado su paso por la vida. Adios Luis Villafaña, te vas a proyectar tu luz en otras dimensiones… ¡¡¡gracias por haber existido y por ayudarnos a creer que otro ser humano es posible a través del aprendizaje de la esencia humanística!!!

 

estas palabras las escribio un Camarada Manuel Carrero Coordinador de Investigaciones del Celarg,a ella nos cobijamos los integrantes del Circulo de Estudio y Trabajo Camilo Cienfuegos

juan evangelista guerra

[email protected]


Tags: victoria, Villafaña, beneficios, niños, Misión, demanda, venezolanas

Publicado por blasapisguncuevas @ 3:37  | VENEZUELA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada