Jueves, 05 de marzo de 2009

Un muy buen amigo con el fin de dar fiabilidad a una noticia que me parecía de increíble ocurrencia tal y como había sido difundida, sobre todo en este mundo mediático plagado de propagandas políticas y militares, me decía hace un tiempo con pausada seguridad: ‘si lo dijo la BBC’, como diciendo que lo relatado era algo absolutamente confirmado e irrebatible.

Pues bien, dado que esta corporación noticiosa británica tiene tanta credibilidad en el mundo y que el año pasado cumplió 70 años de creada, seguidamente empecé a consultar con asiduidad el portal de la BBC en español http://www.bbc.co.uk/spanish/, para acceder a las informaciones más fidedignas que se encuentran en el espectro mediático de estos aterrorizados tiempos. La corporación británica tiene un innegable prestigio que no puede ser ignorado, cavilé.

No obstante a poco de empezar a ser consultada, con frecuencia encontré en esta página apreciaciones en las noticias que me parecieron no guardar principios periodísticos elementales al no hacer distinción clara entre un comentario y una noticia, a la vez de poseer un acentuado tono de idéntica correspondencia con los predicados de gobiernos occidentales en cuestiones tan contrarias a la voluntad de más mayorías en estos países como los son las guerras de invasión coloniales del presente, las desastrosas consecuencias de las políticas económicas capitalistas o las prácticas de represión en las cuales se violan los derechos humanos como es el caso de la tortura, para sólo citar unos ejemplos.

Descubrí una mañana en aquel portal que lo que hacia el gobierno de los EE.UU. al entregarle dinero a la aseguradora AIG era un ‘salvamento’ (17 sept.2008), cuando lo que se evitó fue su bancarrota socializando sus pérdidas, prestándole una cifra exorbitante de dinero de las arcas públicas, en tanto el resto de los mortales no pueden ni soñar con algo así. En este día se le pregunta a un ‘experto’ de esos consultados repetidamente, el millonario George Soros, sobre si surtirían efecto las medidas destinadas a superar la crisis del capitalismo financiero formuladas por el gobierno de Washington, se le dio espacio privilegiado para decir algo que cualquier mortal sin dinero y con poca experiencia podría haber dicho, una obviedad monumental: ‘el tiempo lo dirá’. ¿Que sentido tenía entrevistar a alguien que no aclaraba nada de lo que sucedía? Al afamado medio británico le pareció sensato.

Posteriormente un día en que varios medios internacionales anunciaron la aplicación de sanciones de parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, al Reino Unido a causa del encarcelamiento ilegal y las torturas de once personas en virtud de las leyes antiterroristas dictadas luego del 11-S, es decir sin mandamiento del poder judicial, en directa violación de la Convención Europea de Derechos Humanos (http://www.adnmundo.com/contenidos/politica/qatada_clerigo_a y http://www.radiomundial.com.ve/yvke/noticia.php?t=19992&sid=... 19 de febrero 2009), una noticia bastante sorprendente si tenemos en cuenta que aquel país se ufana de haber erigido instituciones legales garantizadoras de las libertades desde hace unos setecientos años.

Aun más asombrosamente el portal BBC en español en la misma fecha nada mencionaba sobre el asunto, y más bien se refería con amplitud a otras noticias que a nivel mundial conllevan mucho menor trascendencia como temas principales: allí estaban la intervención del Banco Stanfford en Venezuela, las nuevas rutas de la cocaína más barata en Europa, el apoyo mutuo que se prestan los recontra derechistas israelíes; todo ello rodeado por una decena de contenidos de farándula y morbo, como aquel de la pedicura de chocolate para consentir los pies, o el de la propaganda militar practicada por parte de la corresponsal de BBC en Méjico montada en un carro de combate en el reportaje con recargado sabor a operación psicológica llamado ‘Cancún, ¿el paraíso perdido?’.

Estimé que las sanciones a las detenciones ilegales de parte de las autoridades del Reino Unido podían haber sido relatadas en los días siguientes y consulté durante los siguientes cinco días el portal, pero sólo pude informarme una vez más que el Banco Stanfford había sido allanado por el FBI, que se había hallada una tumba de un niño de 2.500 años en el Perú, o que había un mamut fosilizado en un estacionamiento de Los Ángeles (viernes 20 de febrero); al día siguiente lo importante para los redactores de BBC fue ‘Obama: manos a la obra’, una noticia donde se recogen los deseos del gobierno de Estados Unidos, una noticia Holyvudense de que una lista de ganadores de los premios Oscar es falsa, la apertura de Abu Ghraib (aquella prisión de torturas y vejaciones gobernada por ejército de ocupación estadounidense en Bagdad) con un nuevo nombre, o la farandulesca de la ‘posible’ cura para la alergia al maní. El domingo el asunto noticioso se fue por el lado de la agresión a una cantante llamada Rihanna de parte de su novio, el espionaje de la policía política colombiana a todo aquel que represente un peligro para el Presidente Uribe sin mandato judicial, pero curiosamente sin hacer mención alguna a este (¿Cómo sería la noticia si esto se hubiera producido en Venezuela?), o un atentado en la ciudad de El Cairo en un café.

Ya para el lunes 23 había perdido las esperanzas de ser informado sobre las sanciones de Estrasburgo hacia el gobierno de Londres, pero por curiosidad consulte el portal encontrando como información relevante la urgencia de un embargo de armas a Israel y Hamas enunciado por Amnistía Internacional (equiparando a un estado militarizado y armado incluso atómicamente con una organización pobre dentro de una gueto cercado), el anuncio de una película que ‘arrasó’ con los Oscares desviaba la atención, la información de una subasta en París de las colección de arte de Ives Saint Laurent le daba un aire glamoroso al portal, a más del infaltable toque superficial de la información sobre ‘Gatos que aprenden a ser perros’, algo muy aleccionador.

El martes 24, me di una última oportunidad para saber si eran informados los navegantes en idioma español del tema de las violaciones al debido proceso en Gran Bretaña. Ese día hallé como temas principales que ‘el continuismo parece ser el enemigo principal del gobernante cubano…’ hablando de Raúl Castro (me pregunté que diría BBC de Obama continuando guerras coloniales con cientos de miles de muertos en Iraq y Afganistán, ahora preparando la de Pakistán), la ‘narcoviolencia’ entrando a los EE.UU. y que el ‘Tíbet está cerrado’ hablando de que el gobierno chino prohibió el ingreso de turistas a aquella región, con el comentario de que lo hizo para evitar ‘protestas’, citando como fuente organizaciones de Derechos Humanos, sin nombrar cuales (¿y los principios periodísticos de la BBC?). No pudo faltar la pincelada trivial de los ‘Suricatas de 100 gramos’ en un zoológico de Australia; un asunto verdaderamente trascendente en esta parte del mundo donde no conocemos a estos mamíferos.

Luego busqué en mis archivos sobre algunos portales BBC y sus informaciones, y encontré un redundante interés por la Crisis Financiera y las declaraciones del Presidente W. Bush sobre el tema (viernes 19 de septiembre de 2008), dando realce a la medidas de ‘rescate’ sin citar en parte alguna las razones fundamentales de esta hecatombe económica. Analizando desprevenidamente el asunto, el enfoque de aquella agencia informativa hace ver como si esta crisis fuera producto de un fenómeno natural como un huracán o un terremoto y no de actos humanos de avaricia incrustados en una estructura económica que los facilita. Las consecuencias sociales de la especulación financiera del capitalismo imperante, apenas son mencionadas como efecto no deseado pero ocurrente, un efecto colateral. Eso sí, la situaciones de bajas y alzas en las bolsas mundiales son tratadas en extenso, como si la mayoría de los habitantes del mundo fuera accionista en Wall Street y demás centros especulativos (Lunes 13 de octubre de 2008). Observo que otras veces BBC pone acento en que las Crisis se deben al accionar malévolo y ambicioso de unos cuantos directivos bancarios, y nada menciona sobre la repetitividad de aquellas en el capitalismo desde que le conocemos como tal (El Dedo Acusador. Jueves 23 de octubre).

Es muy contradictorio que todo lo anterior revele una indudable parcialidad, cuando la BBC apela a una supuesta imparcialidad como justificación para no difundir anuncios solicitando ayuda para los hambreados y castigados habitantes de la bombardeada franja de Gaza en Palestina, pues ello pondría en peligro este valor preciado de la cadena, según dijo su Director General, algo que ya se había hecho en el 2006 en otra desproporcionada lucha entre Israel y la organización libanesa Hezbolá.(Críticas a la Redacción de la BBC. Lunes 26 de enero de 2009)

Y refiriéndonos a la imparcialidad, si se trata de América Latina, Venezuela tiene lugar preferencial en el portal de BBC en español, en especial cuanto diga su Presidente. En los días previos al referéndum constitucional para aprobación de la reelección indefinida de cargos públicos, la ecuánime corresponsal en Caracas informó al mundo en ‘Las Dos Caras de Venezuela’ (jueves 12 de febrero de 2009) que este país estaba dividido en dos bandos, uno simpatizante del Presidente actual y otro enconadamente adverso a este. Las proporciones de esta división no estaban expresamente aclaradas por BBC, pero tácitamente podemos advertirlas como un 50/50 de acuerdo al relato de la periodista, quien entrevista en esta proporción a los de uno y otro bando; eso sí, no advierte las clases sociales a la cuales pertenecen los dos bandos y debemos apelar a las imágenes de barrios pobres cuando ejemplariza los del bando bolivariano y a las tomas de los rostros saludables de clase media o alta de los contrarios al gobierno. Es la aplicación de aquel truco manipulatorio del 50/50, que busca borrar las proporciones y el contexto, preferencialmente cuando a quienes se busca favorecer están en desventaja numérica. Se habla en el reportaje de una marcha ‘multitudinaria’ de la oposición en contra de los registros fílmicos y fotográficos consultados (eso sí de medios bolivarianos como www.aporrea.org/oposicion/n128462html, y por supuesto se aceptan otros aportes para ser contrastados). No se refiere el reportaje en forma alguna a la marcha en favor del Si, la cual parece haber sido muy concurrida. El final del relato tiene un fuerte sabor a opinión disfrazada de noticia cuando deja en el aire aquello de la responsabilidad de los jóvenes venezolanos ‘de revertir un país que se entiende en positivos y en negativos en un país que se pueda entender como uno sólo’; la conclusión del informe es que Venezuela está irremediablemente dividida para la BBC a menos que... triunfen aquellos aglutinantes de la nación, es decir los gobernantes de antes de 1999, en aquellos tiempos no había divisiones, deja entrever la corresponsal de la agencia noticiosa británica (una opinión bien discutible). Las alusiones a la historia social de este país no existieron en el reportaje de dos minutos, no había tiempo para narraciones largas, no había lugar para lo importante.

A contrario cuando la información se refiere a las torturas reconocidas por parte de una entidad tan sombría como la CIA, los comentarios a conductas como estas estimadas por la humanidad contemporánea como criminales, brillaron por su ausencia y este artículo parecía narrarse un evento deportivo (CIA: exagente reconoce tortura. 11 de diciembre de 2007.

Todo esto es sorprendente, pues BBC manifiesta formalmente de manera expresa que ‘creemos que el público de la BBC trata de informarse para construir su propia opinión, no busca opiniones de periodistas para informarse’; lo cual es ostensiblemente practicado de manera muy selectiva.

De hecho BBC es insistente en su carácter de medio de comunicación imparcial, pero reconoce que ‘todos, absolutamente todos, estamos de un lado o de otro.’ (Alfredo Ochoa http://www.bbc.co.uk/spanish/specials/167_principios/page12) Y no hay duda de que cual es el lado escogido por la corporación mediática, el del lado de las verdades intocables y los lugares comunes instaurados por los poderes establecidos, dentro y fuere de su país de origen, en esto es muy similar a la rocambolesca TVE en España.

Y para terminar, no apareció la noticia de las sanciones. ¿Cuál puede ser la razón para que tan acreditado medio de información como la BBC no tenga como noticia de trascendencia para América Latina aquel cuestionamiento oficial al gobierno del Reino Unido por violaciones a los derechos humanos? Esto es particularmente diciente, sobre todo en una región del mundo donde la inobservancia de los Derechos Humanos es una práctica generalizada. Sería muy útil que se supiera como son sancionados aquellos gobiernos por muy encopetados que sean, violadores de sus compromisos internacionales sobre el tema; se encontraría en una información así un empuje más para derribar la impunidad enseñoreada en esta esquina del mundo.

Así las cosas, empiezo a tener la percepción de que BBC vive de un buen nombre que ya no puede sustentar con su ejercicio periodístico.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame


Tags: BBC, frecuencia, dinero, leyes, página, invasión, tortura

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada