S?bado, 07 de marzo de 2009

Bob Dylan, nacido Robert Allen Zimmerman, (24 de mayo de 1941, Duluth, Minnesota, Estados Unidos) es un cantautor, autor, músico y poeta estadounidense. Ha sido, durante cinco décadas, una de las mayores figuras en la música contemporánea, siendo considerado uno de los compositores y músicos más influyentes y prolíficos del siglo XX.[1] Muchos de los más célebres trabajos de Dylan datan de la década de 1960, cuando se convirtió en un cronista informal y un reacio testaferro de los conflictos estadounidenses. Algunas de sus canciones, como "Blowin' in the Wind" y "The Times They Are a-Changin'", se convirtieron en himnos antibélicos y de los movimientos civiles de aquella época.[2]

Las primeras letras de Dylan contenían temas sociales, filosóficos e influencia literaria, desafiando la música pop convencional existente y apelando generalmente a la contracultura de aquel tiempo. Mientras expandía y personalizaba estilos musicales, mostraba una firme devoción por muchas tradiciones de la música americana, de folk y country/blues a gospel, rock and roll y rockabilly, a música folk inglesa, escocesa e irlandesa, incluso jazz y swing.[3] [4]

En los presentes años, Dylan ha sido reconocido y honrado por sus composiciones, interpretaciones, y grabaciones. Sus discos le han valido sendos Grammys, Globos de Oro y premios de la Academia, y su obra ha sido incluida en el Salón de la Fama del Rock and Roll, el Salón de la Fama de Compositores de Nashville y el Salón de la Fama de los Compositores. En 1999, entró en la lista de Las 100 personas más influyentes del siglo XX de la revista TIME y en 2004 alcanzó el segundo puesto en lista de "The Greatest Artists of All Time" de la revista Rolling Stone,[5] secundando a The Beatles.[6] En enero de 1990, fue hecho Caballero de la Orden de las Artes y Letras por el Ministro de Cultura de Francia Jack Lang; en el año 2000, ganó el Premio de Música Polar de la Real Academia Sueca de Música.[7] El 13 de junio de 2007 le fue concedido el premio Príncipe de Asturias de las Artes, y en 2008 recibió un reconocimiento honorario del Premio Pulitzer; también ha sido nominado varias veces al Premio Nobel de Literatura.[8] [9] [10] [11]

Bob Dylan
Bob Dylan (izquierda) junto a Allen Ginsberg en 1975.
Bob Dylan (izquierda) junto a Allen Ginsberg en 1975.
Información general
Personal
Nombre
Robert Allen Zimmerman
Nacimiento
24 de mayo de 1941 (67 años)
Duluth, Minnesota, USA
Ocupación(es)
Cantautor, autor, poeta, actor, guionista, disc jockey
Artística
Alias
Elston Gunnn, Blind Boy Grunt, Lucky Wilbury, Boo Wilbury, Elmer Johnson, Sergei Petrov, Jack Frost.
Género
Folk, Folk rock, Rock, Blues, Country
Instrumento(s)
Canto, guitarra, bajo, armónica, teclado, acordeón, percusión.
Período de actividad
1959 - presente
Discográfica(s)
Columbia, Asylum
Artistas relacionados
Paul Butterfield Blues Band, Al Kooper, The Band, Rolling Thunder Revue, Mark Knopfler, Traveling Wilburys, Tom Petty and the Heartbreakers, Van Morrison, Grateful Dead, Joan Baez, Allen Ginsberg.
Web
Sitio web
www.bobdylan.com

 

Contenido

[editar] Biografía

[editar] Infancia y juventud

Bob Dylan nació en Duluth, en el seno de una familia de origen judío. A los seis años se traslada con su familia a la cercana Hibbing,[12] donde su padre tiene un negocio de electrodomésticos. La vida de comerciante no es el sueño del joven Bob y el ambiente de la población, cuya economía es sobre todo minera, no debe de ser muy atractivo para un adolescente. Dylan descubre muy pronto la música. A los ocho años aprende a tocar el piano y por diez dólares adquiere una guitarra por correo. Escucha frecuentemente la radio[13] y, así, descubre la música de Hank Williams y de grupos de color. Es en este preciso momento cuando prende en él la idea de llegar a ser un héroe del rock and roll (una idea que impregna buena parte de la juventud de la época) y lograr el éxito de figuras consagradas como Elvis Presley, Carl Perkins o Jerry Lee Lewis.

A su pasión por la música se une también el amor por las motos de gran cilindrada. Cuanto más crece Dylan, más se rinde a la necesidad de huir de Hibbing. En 1959 finaliza los estudios secundarios e ingresa en la Universidad de Minnesota, en Mineápolis, la capital estatal. Sus asignaturas favoritas son la lengua española y la historia de Estados Unidos. Allí comienza a escuchar temas de country, rock y a músicos como Robert Johnson.

En vez de frecuentar las lecciones básicas en el ambiente de los intelectuales locales, se dedica a escuchar a cantantes folk y olvida por el momento su gran pasión por el rock'n'roll de Little Richard. Son días intensos para Dylan, que lee muchos libros, muchísima poesía, habla poco, pero escucha atentamente discursos sobre la paz, los derechos de los trabajadores, la enseñanza de una nueva moral... Es en este momento cuando cambia su nombre por el de Bob Dylan, para lo que se inspira en el poeta Dylan Thomas como el propio artista reconoce en sus memorias.

[editar] Inicios como cantautor folk (1959 - 1964)

Bob Dylan en el Student Nonviolent Coordinating Committee (SNCC) en Greenwood, Mississippi (1963).

Comienza su carrera como solista tocando en locales nocturnos, con el único acompañamiento de su guitarra y su armónica, así como su inconfundible y expresiva voz (que llegará a ser su marca personal), no siempre con fortuna, como cuando es despedido del Ten O'Clock Scolar porque su voz ahuyentaba a los clientes. A mediados de 1960, obtiene su primer contrato como profesional en un local de strip tease de Central City, en Colorado. En ese momento de su vida entra en escena Woody Guthrie. Dylan descubre Bound for Glory, la biografía del gran músico, y su lectura le apasiona tanto que decide convertirlo en su maestro. Precisamente esa admiración por Guthrie le proporciona el estímulo necesario para efectuar el salto hacia la gran ciudad.

Cuando Dylan lee en un periódico que Guthrie está ingresado en un hospital de Nueva York, decide ir a conocerle y aprovecha la ocasión para conocer la ciudad. Bob Dylan llega allí durante las fiestas de Navidad de 1960 y se introduce en el movimiento de los trovadores folk que llenan el Greenwich Village[14] de la época: por la tarde toca en el Gerde's Folk City y también consigue actuar ante John Lee Hooker. A finales del verano de 1961, Dylan llega a ser bastante conocido en el ambiente musical de Nueva York, de tal forma que solicitan su colaboración para tocar la armónica en algunas canciones de un disco de Harry Belafonte. Podría haber sido su gran ocasión, pero abandona los estudios de grabación tras sólo una hora de trabajo porque no soporta la insistencia de Belafonte en hacer repetidas pruebas.

Bob Dylan con Joan Baez en la Marcha por los Derechos Civiles en Washington, D.C. (1963).

Es John Hammond, gran descubridor de talentos por cuenta de la CBS, el que le ofrece inmediatamente un contrato. El primer disco se publica en febrero de 1962 con el simple título de Bob Dylan del cual se venden aproximadamente 5.000 copias. El álbum presenta material poco homogéneo pero pone en evidencia las potencialidades del cantautor. Sólo dos canciones están escritas por Dylan ("Song to Woody" y "Talkin' New York"), pero bastaron para darle confianza como autor y abrirle la puerta de una de sus más prolíficas etapas creativas. En aquel primer período, le acompaña Suzie Rotolo, a la que había conocido nada más llegar a Nueva York, al frecuentar el movimiento intelectual de la Gran Manzana. Suzie es una activista política, comprometida sobre todo en la lucha contra la segregación racial y la bomba atómica. Para la portada de su histórico segundo álbum, Dylan escoge una fotografía que le retrataba al lado de Suzie en una calle del Village.

Dylan empieza a trabajar en nuevas canciones en abril de 1962 y en el transcurso de algunos meses compone temas como "Blowin' in the Wind", "Masters of War", "Talkin' World War III Blues" y "Oxford Town", que llegan a ser himnos del movimiento pacifista. En mayo de 1963 se publica The Freewheelin' Bob Dylan, su segundo y muy esperado álbum. Dos meses después de la publicación, Dylan aparece en el Festival Folk de Newport, donde es saludado como el profeta de la revolución juvenil. Allí canta "Blowin' in the Wind" frente a 46.000 personas, acompañado en el escenario por Joan Baez y Pete Seeger.

Bob Dylan en un concierto en la universidad de St. Lawrence, Nueva York (1963)

Junto al éxito llegan también los problemas. En primer lugar, con Suzie Rotolo: su historia sigue adelante, entre dramáticas rupturas y breves reconciliaciones, en un clima muy tenso en el que Dylan no esconde sus celos. Las nuevas canciones nacen en un clima de inseguridad, a veces cabalgando en la ola de la batalla política ("Only a Pawn in Their Game"), otras veces recogiéndose en el intimismo ("Girl from the North Country"). Pero el álbum The Times They Are A-Changin' (1964) llegará a ser famoso sobre todo por la canción que le da título. El éxito de Dylan ya es grande en todos los Estados Unidos y su popularidad se extiende también por Europa. Es un período difícil pero rico en estímulos creativos.

Dylan en este mismo período compone canciones como "It Ain't Me, Babe" (dedicada a su amor roto), "To Ramona", "Chimes of Freedom", "Mr. Tambourine Man", entre otras, que pasarán a formar parte de dos álbumes: Another Side of Bob Dylan (1964) y Bringing It All Back Home (1965), en las que empieza a coquetear con sonidos más eléctricos.

[editar] Electrificando su sonido (1965 - 1966)

En la primavera de 1965 Bob Dylan se traslada a Inglaterra para realizar algunos conciertos. Conoce a los Beatles y a Eric Burdon, de The Animals, intérprete de una versión muy personal de "House of the Risin' Sun". A The Beatles le une un vínculo de mutuo aprendizaje e influencias. Así, principalmente John Lennon manifiesta la influencia de Dylan en canciones como "Norwegian Wood", "You've Got to Hide Your Love Away", "Help!"..., que tienen letras más sinceras y pensadas, mientras que Bob Dylan no duda en experimentar sonidos nuevos y más lúdicos. El viaje por la Inglaterra de aquellos años y el encuentro con sus músicos estimulan aún más a Dylan, que se deja sugestionar por la sonoridad de las guitarras eléctricas, dejando de lado la vía acústica propia del folk. Los preliminares, sin embargo, no son del todo favorables: los puristas habían criticado asperamente las concesiones eléctricas que Dylan ya había incluido en Bringing It All Back Home, un disco que de cualquier modo representa su consagración definitiva entre el público, con canciones como "Subterranean Homesick Blues", "Maggie's Farm", "Gates of Eden" y "Mr. Tambourine Man".

Highway 61 Revisited (1965), producido por Bob Johnston, con la colaboración de Al Kooper y Mike Bloomfield, está considerado uno de los mejores de su carrera;[15] forman parte del álbum la célebre "Like a Rolling Stone" (que figura en la primera posición de la lista de las mejores canciones de todos los tiempos confeccionada por la revista musical Rolling Stone), "Desolation Row", "Highway 61 Revisited" y "Ballad of a Thin Man".

Éste es el repertorio que Dylan lleva al Festival Folk de Newport en 1965, acompañado por la Paul Butterfield Band. Le echan una mano unos músicos que conoce por aquellos meses: un grupo llamado The Hawks, que rodea al guitarrista Robbie Robertson. Más tarde, los "halcones" se transformarán en The Band, nombre que les pone Dylan. Son el grupo por antonomasia de la historia de la música estadounidense de las décadas de los sesenta y setenta. Con parte de The Band, Dylan afronta el compromiso de Blonde on Blonde, su séptimo álbum (1966) que se publica en formato doble para recoger todo el material elaborado en Nashville, con un total de 14 canciones. Blonde on Blonde es un disco más tranquilo que el anterior y con un mayor valor poético en las letras. Incluye la alegre "I Want You", la desnuda y tierna "Just Like a Woman", la devastadora ametralladora "Stuck Inside of Mobile with the Memphis Blues Again", la enigmática "Visions of Johanna" y la larguísima "Sad Eyed Lady of the Lowlands", que cierra el disco con sus once minutos de duración, y está dedicada a la modelo Sara Lownds, con la que Dylan se había casado en noviembre de 1965. Blonde on Blonde está considerado por los expertos musicales como uno de los mejores discos de música pop-rock de toda la historia.

[editar] Accidente de moto y reclusión (1966 - 1974)

Un par de meses después de haberse publicado este doble disco, el joven Bob Dylan, con apenas 25 años (pero ya un ídolo multitudinario en Estados Unidos y el Reino Unido, donde sus discos se venden por millones a un ritmo desenfrenado), sufre un misterioso accidente con su Triumph 500 en las cercanías de Woodstock[16] que le aparta de la vida pública. El periodo de reclusión se eterniza: Dylan se vuelve un hombre casero junto a su mujer y sus hijos (tendría cuatro con su esposa Sara). Pasa días enteros en compañía de sus amigos de The Band tocando y grabando canciones. Las cintas de aquellas despreocupadas grabaciones llegaron a ser los discos piratas más codiciados en el mundo, hasta que en 1975 decide publicarlas oficialmente con el título de The Basement Tapes.

Dylan escribe las canciones que aparecerían en el álbum de su reaparición, John Wesley Harding (1967), y el texto del libro Tarántula. En enero de 1968, se presenta, acompañado de The Band, ante el público en el Carnegie Hall de Nueva York, como homenaje a Woody Guthrie, muerto en octubre de 1967. En esta ocasión presenta las canciones de John Wesley Harding, que consigue alcanzar el número 1 en las listas británicas. Es un álbum lleno de referencias bíblicas, de carácter crítico y familiar, y de visiones oníricas ("All Along the Watchtower"), versionada posteriormente por Jimi Hendrix. Dylan rompe drásticamente con este disco, el sonido y métodos musicales de sus primeros álbumes.

A continuación nace en Dylan la idea de grabar un álbum de carácter abiertamente country: el resultado definitivo es Nashville Skyline, publicado en abril de 1969. Este disco consigue ser otra vez número 1 en el Reino Unido. En él, Dylan canta con distinto registro vocal, sonando irreconocible para sus millones de seguidores. Contiene canciones como la conocida "Lay Lady Lay", la melódica "I Threw It all away", y una versión de "Girl from the North Country" cantada a dúo con Johnny Cash.

Participa en 1969 en el Festival de la Isla de Wight como principal figura del concierto.[17] Lo cierra ante más de 150.000 personas completamente vestido de blanco, comportándose como una estrella pomposa, hasta el punto de que los hippies le erigen una polémica cruz de piedra para enterrar al mito decadente.

En 1970 saca al mercado el doble disco Self Portrait, en el cual versiona numerosas canciones de otros autores. La crítica musical inglesa y norteamericana se queda perpleja ante la escasa calidad de dicho disco. Consigue por primera vez en su vida, opiniones desfavorables y se llega a preguntar si Dylan está acabado. Pero ese mismo año, 1970, graba el álbum New Morning dando un giro radical a sus últimos años y de nuevo consigue excelentes críticas, llegando de nuevo a ser número 1 en el Reino Unido.

El mito se aviva en 1971, cuando Dylan participa como principal estrella en el concierto de beneficencia para Bangladesh en el Madison Square Garden de Nueva York, organizado por George Harrison y canta "Mr. Tambourine Man", "Blowin' in the Wind" y "A Hard Rain's a-Gonna Fall", entre otras.

A continuación viene un período de reflexión en el que Dylan le pide al director de cine Sam Peckinpah un papel en la película Pat Garrett and Billy the Kid (1973). Su participación como actor se limita a un papel insignificante en el rol de un misterioso personaje de nombre Alias, pero es la banda sonora de la película, compuesta por el propio Dylan, la que llega a ser memorable. "Knockin' on Heaven's Door" se convertirá en una de las canciones más reconocidas de su extenso repertorio.[18] Esto permite a Dylan volver a tener confianza en sus propios medios y en su sensibilidad y creatividad.

En 1974 graba otro álbum de estudio, Planet Waves, junto a su grupo, The Band, que alcanza el primer puesto en las listas de Estados Unidos y contiene la conocida "Forever Young". Es destacable que la producción de este nuevo disco, está realizada por la compañía discográfica "Asylum Records", ya que Bob Dylan abandonó la CBS por diferencias económicas.

[editar] Regreso a los escenarios (1974 - 1978)

Bob Dylan y The Band de gira en Chicago en 1974

Inmediatamente después parte para su primera gran gira tras ocho años de ausencia de los escenarios, en este caso acompañado de The Band. Decide hacer un gigantesco tour por las principales ciudades de EE.UU., llamado Bob Dylan and The Band 1974 Tour. La demanda de entradas para sus conciertos desbordan todas las previsiones, con más de doce millones de peticiones por correo. Nadie en la historia había conseguido algo similar en Estados Unidos. Más de 800.000 personas ven actuar en directo a Dylan. Como testimonio de aquel histórico acontecimiento se edita en 1974 el doble álbum en directo Before The Flood, en el que aparece un Dylan enérgico apoyado por su potente grupo.

Ante el éxito de estos dos últimos discos, la poderosa discográfica CBS ofrece a Dylan el mayor contrato multimillonario en la historia de la música hasta esos días. Dylan acepta y vuelve al redil de la CBS, pero a cambio la discográfica acepta condiciones desmesuradas impuestas por el cantante.

En plena vena artística y apoyado nuevamente por la maquinaria publicitaria de la CBS, Dylan saca en 1974 al mercado Blood on the Tracks, que forma el segundo vinilo de la segunda trilogía de oro de Dylan. Contiene muchas canciones inspiradas en la crisis de su matrimonio con Sara. Entre las canciones de este disco destacan "Tangled Up in Blue", "Simple Twist of Fate", "Idiot Wind" y "Shelter from the Storm". Consigue ser número uno en Estados Unidos nada más publicarse. Aclamado por la crítica musical, se considera otra nueva obra maestra en su discografía y está considerado uno de los mejores discos de la década de los 70.

En 1975 publica Desire, en las que aparecen "Hurricane" (en defensa del boxeador Huracán Carter, acusado de homicidio), Sara (dedicada a su mujer a pesar de la crisis), "Oh, sister" (relacionada con Joan Baez), la lejana y misteriosa "One more cup of coffee", y "Romance in Durango" (donde Dylan canta por primera vez en castellano en los estribillos de la misma). Desire logra ser número uno de forma inmediata en la mayoría de las listas musicales del mundo. El disco permanece 5 semanas consecutivas siendo número 1 en Estados Unidos. De nuevo, Dylan está en la cima del universo musical. Con Desire, se completa la segunda trilogía dorada, realizando multimillonarias ventas en el mundo.

Estas nuevas canciones constituyeron el esqueleto de la gran gira americana denominada Rolling Thunder Revue, para la que Dylan reúne a viejos amigos como Roger McGuinn (ex Byrds), Joan Baez, Mick Ronson, Scarlet Rivera y Joni Mitchell. El propósito de Dylan no se centra sólo en el espectáculo sobre el escenario sino también en lo que sucede entre bastidores: así, con cámaras de televisión y micrófonos lo graba todo, entrelazando vida real y ficción, para realizar la película Renaldo y Clara, un documental de cuatro horas de duración, la cual resultó un rotundo fracaso comercial.[19] [20] De la Rolling Thunder Revue ha quedado documento discográfico oficial en los álbumes Hard Rain y The Bootleg Series Vol. 5: Bob Dylan Live 1975, The Rolling Thunder Revue.

Entre 1976 y 1978 son dos los compromisos artísticos de Dylan. El primero, como invitado de honor en The Last Waltz (El último vals), la película-concierto dirigida por Martin Scorsese,[21] organizada para celebrar el retiro de la escena de sus amigos de The Band. El concierto se lleva a cabo en el Winterland de San Francisco ante 5000 personas. Dylan canta perlas de su propio repertorio, como "Baby Let Me Follow You Down", "I Don't Believe You" y "Forever Young". El momento apoteósico del concierto fue cuando todos los artistas invitados de la noche: The Band, Neil Young, Dr. John, Neil Diamond, Eric Clapton, Ringo Starr, Ron Wood, Paul Butterfield, Ronnie Hawkins, Joni Mitchell y Van Morrison suben al escenario para entonar todos juntos "I Shall Be Released" de Dylan.

[editar] Etapa religiosa y crisis musical (1978 - 1988)

El segundo gran evento de 1978 para Dylan es una comprometida gira mundial con un nuevo elenco de músicos invitados. En estos conciertos promociona su álbum en proyecto Street Legal. Este disco contiene canciones destacables como "Changing of the Guards", "Señor" y "Is your love in vain?". Un nuevo período se perfila en la vida artística y humana de Bob Dylan. Esta vez se trata de una transformación religiosa del cantautor, judío de nacimiento, que encuentra nuevos motivos de fe en el cristianismo. Este cambio va acompañado de una serie de discos intensos, de difícil comprensión inmediata.

Cuando finaliza la temporada de conciertos, Dylan publica un nuevo álbum doble grabado en directo en Japón, Live at Budokan (1978). Para ello, varios empresarios japoneses ofrecen a Dylan un cheque en blanco por realizar una gira en Japón, algo inédito en la historia de la música [cita requerida].

Tres años de trabajo intenso en estudios producen otros tantos discos que forman el esqueleto del Dylan cristiano: Slow Train Coming (1979), Saved (1980) y Shot of Love (1981), discos con cadencias de música gospel. En Slow Train Coming Dylan le pide a Mark Knopfler, de los Dire Straits, que colabore en él, fascinado por la forma de tocar del guitarrista escocés. Slow Train Coming logra de nuevo alcanzar lo más alto en las listas americanas y europeas. Es destacable la canción "Gotta Serve Somebody", por la cual consigue un Grammy. El disco Continúa en Bob Dylan, wikipedia


Tags: Bob Dylan, música, década, cantautor, country, folk, discos

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada