Domingo, 08 de marzo de 2009

Wikipedia

América del Sur
Ubicación de América del Sur
Superficie 17.819.100 km²[1]
Población 357.000.000 (2002)[2]
Países 12

Bandera de Argentina Argentina
Bandera de Brasil Brasil
Bandera de Bolivia Bolivia
Bandera de Chile Chile
Bandera de Colombia Colombia
Bandera de Ecuador Ecuador
 Guyana
Bandera de Paraguay Paraguay
Perú
 Surinam
Bandera de Uruguay Uruguay
Bandera de Venezuela Venezuela

Dependencias 3
Gentilicio Sudamericano, na; suramericano, na.[3]
Idiomas Portugués, Español, Quechua, Guaraní, Aimara, Francés, Neerlandés, Inglés etc.
Huso horario UTC -2:00 (Brasil) a UTC -5:00 (Ecuador)
Organizaciones regionales: ALADI, ALLC, BID, CAN, Caricom, CEPAL, G3, Mercosur, PARLATINO, SEL, UNASUR

América del Sur, también llamado Sudamérica o Suramérica, es el subcontinente sur de América. Está atravesado por la línea ecuatorial en su extremo norte, quedando así con la mayor parte de su territorio comprendida dentro del Hemisferio Austral. Está situado entre el Océano Atlántico y el Océano Pacífico. Ocupa una superficie de 17,8 millones de km², lo que representa un 42% del continente americano y un 12% de las tierras emergidas,[4] y está habitado por el 6% de la población mundial.[5]

Desde el siglo XVI hasta principios del siglo XIX la mayor parte de América del Sur estaba dividida en colonias gobernadas, mayoritariamente, por España y Portugal, las cuales se fueron convirtiendo en repúblicas, con la excepción de la Guyana Francesa y las Islas Malvinas e islas vecinas.

Historia

Artículo principal: Historia de América del Sur

Periodo precolombino

En América del Sur se ha descubierto un sitio arqueológico que data de 18.000 a. C. en el lugar denominado Piquimachay (PerúGui?o. Los asentamientos posteriores en Tiahuanaco, construido en las riberas del lago Titicaca, y San Agustín, en Colombia, se han convertido en grandes misterios de la arqueología.[6]

La reiteración de sitios arqueológicos de gran antigüedad en América del Sur y la escasa cantidad de los mismos en el norte del continente, sumado a las diferencias de consideración en genes y fenotipos entre los paleoindios suramericanos y norteamericanos, han causado la adhesión de algunos investigadores a la hipótesis de un poblamiento autónomo de América del Sur, no proveniente del norte. Esta hipótesis se relaciona estrechamente con la teoría del ingreso por la Antártida desde Australia.[7]

Durante su migración y especialmente después del descubrimiento de la agricultura, los antiguos pobladores americanos fueron estableciéndose en las áreas y sectores que consideraban más propicias para su desarrollo y modos de vida. En Ayacucho, Perú, ya se domesticaban llamas 5.000 años antes de Cristo.[6] En los siglos posteriores, también se desarrollaron en diferentes regiones del subcontinente, áreas para la siembra de arracacha, batata, calabaza, tomate, piña, frijoles, papa, casabe, quinua, yuca, y ñame, que son originarios de América del Sur. En situación de aislamiento durante milenios con respecto a las sociedades del Viejo Mundo, los pueblos suramericanos conformaron culturas autónomas originales hasta el punto de producir dos revoluciones neolíticas separadas, en los Andes que dieron origen a cientos de civilizaciones agrocerámicas, varias de las cuales consideraban a la olla de barro un símbolo de gran valor espiritual ya que representaba el universo de los dioses, el lugar de los entierros, el depósito para fermentar la chicha y el utensilio para preparar alimentos.[6]

En los Andes de Colombia y en la costa del Ecuador, se han encontrado las primeras cerámicas de América, realizadas entre los años 3.600 y 3.000 antes de Cristo.[6] La metalurgia suramericana precolombina tuvo un desarrollo considerable. Los chibchas en Colombia alcanzaron métodos de fundición, soldadura oxiacetilénica, laminación, filigrana, cera fundida y vaciado simple. La orfebrería de la región se encuentra al origen del mito de El Dorado.

Hacia el siglo XII, la influencia inca llegó a articular los actuales territorios del Perú, Bolivia y Ecuador, además del norte de Chile, el noroeste de la Argentina, y la zona sur de Colombia.[8] Desde el Cuzco, el Imperio Inca consolidó un estado que logró sintetizar y difundir los múltiples conocimientos artísticos, científicos y tecnológicos de sus antecesores. Dichos conocimientos, sin embargo no incluían la escritura, ya que esta era desconocida en América del Sur antes de la llegada de los europeos.[6] Actualmente, algunas costumbres y tradiciones de la desaparecida civilización inca prevalecen en etnias andinas como los quechuas y aymaras.

El territorio de Brasil ha estado habitado desde hace al menos 8.000 años.[9]

Período colonial

El Tratado de Tordesillas suscrito en 1494 entre los reyes de Castilla y Aragón, y Juan II rey de Portugal, estableció un reparto de las zonas de anexión del nuevo mundo. La parte oriental de América del Sur, el extremo este de Brasil, quedaba adscrito al área de acción de Portugal, lo que posibilitó el sometimiento a su soberanía cuando en 1500 Pedro Álvares Cabral arribó a costas brasileras.

El 5 de agosto de 1498 se verificó el primer desembarco europeo en América del Sur. A partir del 13 de agosto, Cristóbal Colón costeó la actual Venezuela hasta la península de Araya,[10] antes de regresar a La Española. Sin embargo, solamente en 1525 se fundó Santa Marta (Colombia), la primera ciudad colonial en el subcontinente.[11] Siete años más tarde, el conquistador español Francisco Pizarro llego a Cajamarca, tomando prisionero al monarca inca, Atahualpa. Posteriormente dio orden de ejecutarlo y se alió con la nobleza del Cuzco, lo cual le permitió completar la Conquista del Imperio Inca.[12]

Emancipación

San Martín y Bolívar durante la Entrevista de Guayaquil.

A lo largo de 1808, las presiones del Emperador Francés Napoleón I desencadenaron una serie de acontecimientos que empeoraron aún más la ya comprometida situación española. El rey Carlos IV de España abdicó el trono a favor de su hijo Fernando VII el 19 de marzo de 1808 después de los sucesos del Motín de Aranjuez, y más tarde, el 5 de mayo de 1808 se terminó de consumar el desastre para España cuando Carlos IV y su hijo fueron obligados a ceder el trono a Napoleón para designar a su hermano, José I, como nuevo Rey de España. Esto provocó una reacción popular en España que desencadenó lo que hoy se conoce como la Guerra de la Independencia Española y tanto en América como en España, se formaron juntas regionales que fomentaron la lucha contra los invasores franceses para restablecer en el trono al monarca legítimo. Sin embargo, en las juntas americanas sólo se hablaba con entusiasmo de la Junta popular de Cádiz y muchas de ellas eran vistas con recelo por las autoridades españolas, que las suponían sospechosas de ser favorables a los franceses y que no se habían olvidado de acciones como la de Antonio Nariño en Bogotá, que había publicado la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, el movimiento de Juan Picornell, la Conspiración de Manuel Gual y José María España, o de las fracasadas expediciones militares de Francisco de Miranda en Venezuela.

El proceso de las Guerras de Independencia Hispanoamericana se inició con la Revolución de La Paz en 1809 en el Alto Perú y culminó con la ocupación de las fortalezas del Callao en 1826. En el año 1817, el general libertador José de San Martín realiza el Cruce de los Andes y derrota a los realistas en Chile. Finalmente se dirige a Lima con el fin de impactar en el centro del poder español. La altura promedio de 3.000 metros y los picos de 4.800 metros, provocaron el mal de montaña en el ejército. El camino promediaba los 30 cm de ancho y era irregular. La temperatura descendía entre -15 y -20 grados durante la noche. De los 5.400 hombres que componían el ejército, 300 murieron en el camino. Solo llegaron 5.000 mulas de las 9.200 que partieron y 500 caballos de los 1.500 iniciales. Al mismo tiempo, San Martín dirigía las 6 columnas que cruzaban la cordillera por distintos puntos, con el objetivo de confundir y dispersar las fuerzas realistas que los esperaban para enfrentarlos. Al arribar a Chile, el ejército patriota al mando de San Martín, logra un triunfo clave en la batalla de Chacabuco. La historia de la emancipación sudamericana comenzaba a escribirse. Luego, se complementaría con las acciones militares iniciadas por el libertador Simón Bolívar al norte del continente, dando su primer gran golpe en la batalla de Boyacá, donde consigue una decisiva victoria patriota.

Del período post-colonial al proceso de integración

Un hecho crucial para el surgimiento del Brasil como estado nación fue el traslado, a raíz de las Guerras Napoleónicas, de la capital portuguesa desde Lisboa a Río de Janeiro implicándose con ello la asignación de la categoría de reino al Brasil, un reino dentro del Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve (1807 – 1821), al disolverse pacíficamente tal reino surgió el Imperio de Brasil. La independencia fue proclamada en 1822 por el hijo del rey de Portugal. Don Pedro I estableció una monarquía constitucional que reino hasta la Proclamación de la República en 1889.

Tras su independencia, América del Sur sufrió en algunos de sus países diversos tipos de dictaduras y hombres fuertes. Sin embargo a finales del siglo XX la mayor parte del subcontinente logró hacerse de gobernantes elegidos democráticamente, aunque no en todas las circunstancias se han establecido instituciones duraderas. El desarrollo económico de Argentina y Uruguay desde principios de siglo haría de que se transformasen en la meca de la inmigración, sobre todo desde Europa y Asia. Durante la Primera y Segunda Guerra Mundial, el continente se mantuvo a salvo de la ola destructiva que arrasó Europa, Asia y África y se volvió una vez más receptor natural de miles de refugiados. No obstante entre 1941 y 1942 se desarrolló la Guerra peruano-ecuatoriana.

En la década de 1960 se inició una serie de regímenes dictatoriales favorecidos por las aristocracias locales con apoyo de los Estados Unidos cuando era elegido un gobierno de tendencia progresista en diversos países de América del Sur: Brasil, Argentina, Uruguay, Chile, y Bolivia.

Desde 1999, excepto Colombia y Perú, varios gobiernos de América del Sur han elegido gobiernos de centroizquierda como Argentina, Brasil, Chile y Uruguay y recientemente Paraguay o de izquierda como Bolivia, Ecuador, y Venezuela, aunque la mayoría de estos gobiernos abrazan el capitalismo de libre mercado. En este marco se ha dado la creación de la Unión de Naciones Suramericanas y el Banco del Sur.

En cuanto al orden público, el conflicto armado en Colombia ha llevado a que otros estados del subcontinente se impliquen en el desarrollo del mismo. El llamado Acuerdo humanitario ha contado con la participación activa de varios gobiernos sudamericanos, en especial la participación de la administración de Hugo Chávez. La situación dio lugar a la Crisis diplomática de Colombia con Ecuador y Venezuela de 2008.

Leer más:   http://es.wikipedia.org/wiki/Am%C3%A9rica_del_Sur



Tags: América del Sur, Argentina, Brasil, Venezuela, Colombia, Ecuador, wikipedia

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada