Mi?rcoles, 18 de marzo de 2009

El marcapasos es un aparato no eléctrico empleado en medicina capaz de retrasar el ritmo cardíaco en caso de una ralentización (bradicardia) y es una alternativa actual al trasplante cardiaco en personas mayores.


Después de largos años en la mejora de la técnica, los marcapasos han llegado a ser sistemas seguros y fiables, haciendo de la medicación crónica una práctica totalmente superficial. Un marcapasos moderno tiene una vida estimada de entre 5 y 12 años. Posteriormente puede cambiarse muy fácilmente gracias a la estandarización (IS-1-standard) de las conexiones de los electrodos.

Marcapasos explantado tras un normal agotamiento de la batería

 

Los nuevos marcapasos tienen además otras funciones:

  • Sincronización, por un problema de comunicación, entre la aurícula y el ventrículo (bloqueo-AV).
  • Modificación de la frecuencia de los latidos para adecuarse a actividad corporal del portador (marcapasos de frecuencia adaptativa)
  • Ayuda a evitar problemas de ritmo de la aurícula mediante sobreestimulación (paso preventivo).
  • Grabación o seguimiento de las perturbaciones del ritmo cardiaco.
  • Mejora de la función de bombeo del corazón mediante una estimulación del ventrículo izquierdo o de ambos en caso de un mal funcionamiento del ventrículo izquierdo y falta de riego (terapia de resincronización cardiaca).

Las funciones del marcapasos también se encuentran en el desfibrilador implantable, para devolver al corazón su ritmo correcto después de una descarga.

[editar] Construcción

El marcapasos está formado por 2 componentes:

[editar] Indicaciones para el portador de un marcapasos

Una vez superada la fase inicial del implante, en la que pueden producirse complicaciones como neumotórax, hemorragias (muy poco frecuentes haciendo el implante con la "técnica del pichón") o desplazamientos de electrodos, el marcapasos no suele dar problemas. Rara vez y de manera excepcional, podría producirse un mal funcionamiento del marcapasos al verse afectado por campos magnéticos producidos por otros aparatos eléctricos. Los síntomas de un posible mal funcionamiento podrían ser: mareos, palpitaciones y ritmo irregular del pulso. Tan pronto como se apague ese aparato eléctrico o se aleje el portador de su campo electromagnético, el marcapasos volverá a funcionar normalmente. Para mayor seguridad, deberían cruzarse con rapidez los mecanismos de seguridad antirrobo de los comercios (normalmente situados en la entrada o salida y al lado de la caja) y no quedarse en su cercanía. Tampoco debería acercarse a menos de 15 o 20 cm del marcapasos ningún aparato eléctrico (secadores, maquinillas de afeitar eléctricas, teléfono móvil, ni inalámbrico, taladradoras, soldador, altavoces, mantas eléctricas, mandos a distancia, imanes...). Aunque muy rara vez, con excepción de potentes imanes (contra el dolor de espalda por ejemplo) se producen los citados problemas de funcionamiento. Además deben asegurarse de no estar en contacto con imanes. Los usuarios de marcapasos deben evitar la resonancia magnética, pues produce campos magnéticos muy potentes. Por otra parte, someterse a una prueba de rayos X o incluso de escáner (Tomografía axial computarizada) resulta totalmente inocuo.


Tags: marcapasos, corazón, electrodos, trasplante, ritmo, ventriculo, grabación

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada