Domingo, 22 de marzo de 2009

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Jorge Eliecer Gaitán (Cucunubá, 23 de enero de 1898 - Bogotá, 9 de abril de 1948), fue un caudillo político y abogado colombiano, alcalde, ministro, congresista y candidato del partido liberal a la Presidencia de la República para el periodo 1950-1954, con altas probabilidades de ser elegido presidente en los comienzos de 1948 debido a su gran apoyo popular, en particular de la clase media y baja. Su asesinato en Bogotá produjo enormes protestas populares conocidas como El Bogotazo, y posteriormente La Violencia se extendió por buena parte del país. Movía masas, su asesinato cambió por completo la historia de Colombia y es considerado como uno de los grandes líderes y oradores de la historia de Colombia.
Jorge Eliécer Gaitán
Jorge Eliécer Gaitán

Gaitán alrededor de 1936. Museo de Desarrollo Urbano, Bogotá.


Nacimiento 23 de enero de 1898
Bandera de Colombia Cucunubá Colombia
Fallecimiento 9 de abril de 1948 (50 años)
Bandera de Colombia Bogotá Colombia
Partido Partido Liberal Colombiano
Cónyuge Amparo Jaramillo
Hijos Gloria Gaitán Jaramillo
Profesión Abogado, político
Residencia Bogotá, Colombia
Religión Católica**No practicante

 

Contenido

[editar] Vida y obra

Se polemiza sobre su lugar de origen. Hay quienes dicen que nació en Bogotá, en el barrio "Las Cruces" en el año de 1903, a pesar de que el municipio de Cucunubá (Cundinamarca) se suele señalar como el verdadero lugar de origen. Hijo de una educadora y un librero. En 1920, comenzó sus estudios en Leyes en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Colombia de la cual obtuvo su título de abogado en 1924 con la tesis titulada "Las ideas socialistas en Colombia". Dos años más tarde, con apoyo familiar, se dirigió a Italia e ingresó a la Real Universidad de Roma donde obtuvo el título de doctor en jurisprudencia en los años 1926-28 con la tesis “El criterio positivo de la premeditación”, que le significó la mención académica Magna Cum Laude. Fue elogiado y apreciado por quien fue su profesor, Enrico Ferri, el más prestigioso tratadista penal europeo en aquellos años.

Tras regresar a su país en 1928, fue elegido representante de la Cámara, desde donde denunció la masacre de los trabajadores de las bananeras del Magdalena (Masacre de las Bananeras), que quedó inmortalizada en la obra de Gabriel García Márquez, Cien años de soledad, lo que le valió el título de «tribuno del pueblo», con el que le honrarían los sectores populares. La masacre junto con todos sus detalles habían sido, hasta entonces, deliberadamente ocultos por los medios impresos de la época.

En 1931, fue elegido presidente de la Cámara de Representantes, y ejerció también como docente de la cátedra de Derecho Penal en la Universidad Nacional y la universidad Libre, siendo nombrado Rector de ésta última. Su postura en contra del monopolio de la tierra, le granjeó un amplio apoyo del campesinado...

En 1933 fundó el partido político Unión Nacional Izquierdista Revolucionaria (UNIR) y su órgano periodístico El Unirismo, que poco tiempo después disolvió para vincularse al Partido Liberal, y desde donde planteó la necesidad de una reforma agraria.

Seducido por los dirigentes tradicionales del Partido Liberal es nombrado alcalde de Bogotá en 1936, llevó a cabo importantes reformas sociales; promovió la municipalización de los servicios públicos; trató de establecer los restaurantes o comedores escolares; trato de prohibir el uso de la ruana y los alpargatas, así como de uniformar a los lustrabotas; además de esto tuvo un grave conflicto con los conductores de taxis por tratar de uniformarlos, quienes hicieron un paro y lo hicieron renunciar como Alcalde de la capital colombiana.

En 1940 fue nombrado Ministro de Educación, emprendiendo una ambiciosa campaña de alfabetización; implantó el zapato escolar gratuito, los restaurantes escolares, el cine educativo ambulante y la extensión cultural masiva. En los años siguientes, Gaitán continuó su intensa vida pública como jurista, político y caudillo. Su acción política se dirigió contra las oligarquías y por la restauración moral de la República.

[editar] Carrera por la presidencia

En junio de 1945 presentó a consideración de la Convención Liberal su candidatura para la presidencia de la República, pero fue rechazada por los líderes del partido quienes favorecieron a Gabriel Turbay. Gaitán se rehusó a cumplir la decisión de la convención y lanzó su candidatura para las elecciones del 5 de mayo de 1946. Esta división del partido Liberal favoreció el triunfo del candidato conservador Mariano Ospina Pérez. Así el partido Conservador recuperaba el gobierno después de 16 años de gobierno Liberal.

Gaitán resurgió con nuevos ímpetus en las votaciones del 16 de marzo de 1947 para el Congreso, en donde logró una mayoría indiscutible en el Senado (73 senadores Liberales y 58 Conservadores) y en la Cámara (34 representantes Liberales y 29 para Conservadores). El 24 de octubre Gaitán fue proclamado jefe único del Partido Liberal.

En 1948 recibió el título de doctor honoris causa en Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Libre. Durante el mismo año obtuvo un resonante triunfo en su carrera de abogado, al lograr la absolución de un militar acusado de la muerte de un periodista.

[editar] Asesinato

Artículo principal: Bogotazo
Tranvía ardiendo frente al Capitolio Nacional.

La trágica muerte de Gaitán, acaecida el 9 de abril de 1948, provocó una enorme reacción popular, quizá la mayor que se ha visto en la historia de Colombia, que destruyó el centro de Bogotá, y se conoció como El Bogotazo.

El asesino de Gaitán, identificado como Juan Roa Sierra, fue golpeado, arrastrado y crucificado frente al palacio presidencial. A partir de ese momento, la multitud fue creciendo en cuestión de minutos hasta levantarse una inmensa masa humana cuyo único objetivo inicial fue linchar al presidente del momento, Mariano Ospina Pérez. A medida que avanzaba, la multitud fue recolectando cualquier herramienta que le sirviera de arma irrumpiendo en los almacenes, en particular las ferreterías, y en las estaciones de policía, cuyos oficiales no sólo no dispararon a la multitud sino que parecían estar colaborando con ella en aprovisionarlos con armas.

La defensa del Palacio de la Carrera (en ese entonces residencia de los presidentes de Colombia) por la guardia presidencial y los francotiradores localizados en las partes más altas impidió que la multitud entrara al lugar donde se hallaba el Presidente. Una posible demora en entrar en acción por parte de quienes conducían los tanques de guerra, una hubiera facilitado la entrada al Palacio de los manifestantes, ya que a la Guardia se le estaba terminando la munición. La multitud daba paso a los cinco tanques de guerra que fueron dirigidos al lugar, pues creía que estaban apoyando su causa, y muy probablemente así fue, hasta el momento en que fue muerto el Coronel que los comandaba, poco antes de llegar al Palacio. Una vez en la plaza, los tanques giraron y dispararon a la multitud frustrando su plan. La multitud reaccionó replegándose en las calles y almacenes, destruyendo cualquier objeto o persona que simbolizara lo que ellos consideraban culpables del asesinato del "Jefe": partidarios del partido Conservador, la iglesia, la oligarquía, etc.

[editar] Legado

Placa al frente de la casa museo Jorge Eliecer Gaitán, un reflejo del legado de este político colombiano

A Gaitán no se le pudo hacer un funeral adecuado ya que la situación de caos del orden público obligó a sus familiares a sepultarlo en su propia casa, en la actualidad conocida como Casa Museo Jorge Eliécer Gaitán en donde siguen reposando sus restos.[1] Posteriormente, la violencia bipartidista se extendería a otras regiones durante la época conocida como La Violencia.

Gaitán es hoy una figura que se mantiene presente en la conciencia de los colombianos la persona que fue mas influenciada por su vida fue Luis Carlos Galán. Esto se puede ver en el sin número de estatuas y monumentos que están a lo largo de las poblaciones colombianas. Incluso, un municipio “Puerto Gaitán” es llamado es su honor. Sus frases e imágenes son aun usadas, generalmente por los exponentes de izquierda y con visiones revolucionarias, de esa revolución ya distante y seguramente improbable en Colombia. La imagen más usada hoy, es la de Gaitán con el puño tal vez en el momento que exclamaba a sus seguidores “¡A la carga!” (Ver Imagen superior). Al frente de la casa museo Jorge Eliecer Gaitán se encuentra una placa donde se puede leer lo que significaba una revolución para este político colombiano. Visión que seguramente dio aliento y esperanza a sus seguidores:

“Oídme bien: Revolución no significa demagogia y desorden, sino método, ponderación, equilibrio y avance. Nuestras masas siempre heroicas han iniciado la marcha de la victoria y nada ni nadie será capaz de detenerla. Desde el fondo de los hogares que anhelan una educación fecunda y científica de la que hasta ahora han carecido, desde la universidad, donde cada estudiante aspira a cambiar de raíz los viejos sistemas rutinarios, desde el surco agrario donde el labrador todo lo entrega a la patria y nada le reclama, desde el taller y el hogar donde hombres y mujeres piden leyes nuevas que los liberen de la esclavitud en que los colocaron las instituciones conservadoras, hasta la organización de las finanzas de la carrera administrativa y carrera judicial, todo clama a gritos en este país porque se lleve a cabo una revolución fundamental, una transformación rotunda”.
Jorge Eliécer Gaitán
"Esta avalancha humana librará una batalla: vencerá a la oligarquía liberal y aplastará a la oligarquía conservadora. En pie vosotros, los oprimidos y engañados de siempre. En pie vosotros, los burlados de todas las horas. En pie vosotros, los que sabéis sentir y no tenéis la frialdad dolosa de los académicos. En pie vosotros, que yo os juro que en el momento de peligro, cuando la orden de batalla haya que darla, yo no me quedaré en mi biblioteca. Sabed que el signo de esa batalla será mi presencia en las calles a la cabeza de vosotros".
Jorge Eliécer Gaitán

[editar] Véase también

[editar] Referencias

[editar] Enlaces externos

Wikiquote

Commons

Wikisource

[editar] Discursos

[editar] Otros enlaces

[editar] Libros

  • Alape, Arturo (1987). El Bogotazo: Memorias del olvido. ISBN 958-614-208-6.
  • Braun, Herbert (1998). Mataron a Gaitán. Editorial Norma. Bogotá, Colombia. ISBN 958-04-4470-6.
  • Alape, Arturo (2005). El Cadáver Insepulto. Editorial Planeta Colombiana. Bogotá. ISBN 958-42-1302-4.
  • Gonzalez, Sady y Caballero, Antonio (1997). El Saqueo De Una Ilusión: El 9 De Abril, 50 Anos Después. Número ediciones, Bogotá, Colombia. ISBN 958-96287-0-2.

Tags: gaitán, liberal, asesinato, Bogotazo, Colombia, protestas, soledad

Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 20 de noviembre de 2009 | 17:58
todo esto sobre jorge eliecer gaitan me parece de lo maximo, es demaciado interesante me encanta no tenia idea de quien era hasta cuando fui al museo y nos dijerontoda su viada. rochi espinal tolima 20 de nov 2009
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada