Lunes, 23 de marzo de 2009
Una dieta es la pauta que un animal sigue en el consumo habitual de alimentos. Etimológicamente la palabra dieta significa "régimen de vida". Se acepta como sinónimo de régimen alimenticio, que alude al "conjunto y cantidades de los alimentos o mezclas de alimentos que se consumen habitualmente (ver Figura 1), aunque también puede hacer referencia al régimen que, en determinadas circunstancias, realizan personas sanas, enfermas o convalecientes en el comer y beber".[1] Popularmente, y en el caso de los humanos, la dieta se asocia erróneamente a la práctica de restringir la ingesta de comida para obtener sólo los nutrientes y la energía necesarios, y así conseguir o mantener cierto peso corporal.

La dieta humana se considera equilibrada si aporta los nutrientes y energía en cantidades tales que permiten mantener las funciones del organismo en un contexto de salud física y mental.[2] Esta dieta equilibrada es particular de cada individuo y se adapta a su sexo, edad y situación de salud. No obstante, existen diversos factores (geográficos, sociales, económicos, patológicos, etc.) que influyen en el equilibrio de la dieta.

Los animales pueden adjetivarse de muchas maneras según su dieta: Caníbal, carnívoro, detritívoro, generalista, gumívoro, hematófago, herbívoro, insectívoro, malacófago, nectarívoro, omnívoro, piscívoro, planctívoro, polinívoro, vegetariano, zooplanctívoro, frugívoro, granívoro, entre las más comunes.

Para otros usos de este término, véase Dieta (desambiguación).
Figura 1. La dieta humana es el conjunto de productos alimenticios (líquidos y sólidos) que habitualmente se consumen. Diversos factores condicionan el tipo de dieta: época estacional, geografía, tecnología, economía, etc. La figura muestra un ejemplo de comida en la dieta occidental, en la que predominan alimentos muy procesados tecnológicamente.

 

 

Contenido

[editar] Historia de las dietas humanas

Parece ser que algunos homínidos europeos (España, Francia y Alemania), como el Homo antecessor, practicaban el canibalismo de los penes como pauta dietética. Así lo atestiguan los yacimientos arqueológicos de la sierra de Atapuerca (Burgos, España) a través del estudio de las marcas en los restos óseos encontrados de en la cueva de la gran dolina. Posiblemente esta práctica no es atribuible a la ausencia de alimentos y carecía de cualquier intención ritual , sino que se efectuó con lo que se ha denominado como canibalismo gastronómico. Por tanto, puede considerarse como la referencia más antigua del canibalismo en Europa (más de 800.000 años de antigüedad).[3] ,[4]

Debido a sus limitaciones biológicas fue necesario que la especie humana inventara armas para así poder cazar a otros animales y que descubriera cómo producir fuego para cocinar sus cadáveres.

Las características fisiológicas de la actual especie humana Homo sapiens (bipedestación, morfología de la mandíbula y dientes o de la mano) han condicionado su dieta.[5] Tales características facilitaron las técnicas de recolección y de caza, predominando el consumo de alimentos de origen animal. Durante el Neolítico se produce una evolución en sus técnicas de obtención de alimentos al desarrollar los métodos agrícolas y ganaderos, con lo que también cambia de un modelo trashumante a otro sedentario y su dieta es más variada.[6]

[editar] Tipos de dietas contemporáneas

Desde el punto de vista cultural, y en función del origen biológico de los alimentos, las dietas humanas contemporáneas pueden ser:

  1. dieta vegetariana: cuando se consumen exclusivamente alimentos de procedencia vegetal. Los motivos por los que se sigue una dieta vegetariana pueden ser económicos, religiosos, ideológicos, éticos, ecológicos y de salud.
  2. dieta omnívora: cuando se consumen alimentos de origen animal y vegetal. Es el tipo de dieta más frecuente en la especie humana.
  3. dieta carnívora: si los alimentos de procedencia animal son los predominantes. No es común en la especie humana.

Otros tipos de dietas desde el punto de vista cultural son la dieta occidental, la dieta mediterránea, la dieta asiática, etc.

Desde el punto de vista nutricional, las actuales dietas humanas pueden ser:[7]

  1. dietas basales o dietas básicas: son las dietas en las que no se realizan modificaciones en cuanto a su composición en nutrientes o en energía. Estas son las dietas que siguen las personas sanas.
  2. dietas terapéuticas: son las dietas en las que se altera la composición en nutrientes o en energía cuando existe una enfermedad o situación patológica. Estas dietas se subdividen a su vez en:
  1. dietas modificadas en energía: normalmente se realiza una restricción en la cantidad de energía aportada en la dieta (dietas hipocalóricas). Son las dietas que se aplican en situaciones de sobrepeso y obesidad.
  2. dietas modificadas en proteínas: pueden aportar mayor cantidad de proteínas que las recomendadas para las personas sanas (dietas hiperprotéicas), estando indicadas en situaciones de malnutrición (bajo peso, anorexia, etc.), o aportar menos cantidad (dietas hipoprotéicas), destinadas a ciertas enfermedades renales. Un tipo especial de estas dietas es la dieta sin gluten, específica para la enfermedad celíaca.
  3. dietas modificadas en carbohidratos: cuando se restringe la cantidad de carbohidratos, se genera una situación de cetosis, como en las dietas cetogénicas. Están señaladas en ciertos casos de epilepsia o de obesidad mórbida. En otros casos se incluyen alimentos atendiendo al tipo de carbohidrato, de manera que se obtengan dietas de bajo índice glucémico.
  4. dietas modificadas en fibra alimentaria: pueden ser con altos contenidos en fibra (dieta alta en fibra), indicadas en aquellos casos en los que hay reducción de la motilidad intestinal, o pueden ser con bajos contenidos de fibra (dietas sin residuos), señaladas para situaciones previas a una intervención quirúrgica o a una prueba de exploración.
  5. dietas modificadas en elementos minerales: en el caso de que se reduzca de forma importante la cantidad aportada de sodio (bien eliminando la sal común o bien aportando alimentos pobres en sodio) se tiene la dieta hiposódica. Se prescribe en algunas enfermedades renales y en ciertas cardiopatías (hipertensión arterial).

Existen otras dietas terapéuticas basadas en alterar la forma de presentación de los alimentos (dietas líquidas, blandas, semisólidas, trituradas, etc.) y que se adaptan a situaciones particulares (dificultades de masticación o de deglución, alteraciones gastrointestinales, etc.).

Si bien están cuestionadas desde el punto de vista científico, existen otras dietas muy populares a las que se atribuyen pretendidos efectos nutricionales: dieta Atkins, dieta Montignac, dieta de la Zona, dieta disociada, dieta South Beach, etc.[8] ,[9]

[[Aquí inserta texto sin formato]]== La dieta saludable y equilibrada == Un aspecto que hay que señalar respecto a la dieta es que ésta es individual, es decir, adaptada a las necesidades y a las características de cada persona. Pero en cada cultura se sigue un patrón regular que es común a casi todos los individuos, de tal manera que se configura una dieta típica de una sociedad o cultura. Un ejemplo es la que se conoce popularmente como dieta mediterránea, atribuida al estilo de vida seguido en algunos países de la cuenca mediterránea. No obstante, para que cualquier dieta se considere saludable y equilibrada, se debe basar en el consumo regular de una amplia variedad de alimentos. La razón es que no existe un único alimento que contenga todos los nutrientes necesarios o, si los contiene, no están en la cantidades imprescindibles para cada situación.

Para que la población tenga una referencia sobre las pautas dietéticas más apropiadas con el fin de alcanzar y mantener un adecuado estado de salud, ciertos organismos o instituciones públicas proponen unas guías y objetivos dietéticos. En tales guías se suele recoger unos recursos gráficos, basados en la clasificación de los alimentos según sus características nutricionales predominantes, que facilitan la elaboración de una dieta equilibrada. Ejemplos de estos recursos gráficos son la pirámide alimentaria o la rueda alimentaria. En la tabla 1 se recoge las recomendaciones propuestas para la población española con objeto de que su dieta sea saludable.[10]

 

 

Incluso las dietas vegetarianas, si están cuidadosamente planificadas, pueden ser saludables y nutricionalmente adecuadas para los adultos (en lactantes y niños, dadas las particularidades nutricionales de estas dietas, se debe vigilar el aporte de energía y de nutrientes como el calcio y las vitaminas D y B12).[11] ,[12]

[editar] Referencias

  1. Pinto JA y Carbajal A, 2006. La dieta equilibrada, prudente o saludable. Nutrición y Salud 1. Dirección General de Salud Pública y Alimentación. Consejería de Sanidad y Consumo de Madrid.
  2. Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. 2005. Healthy diet. Promoting a healthy diet through counselling in primary care. SEMFYC Ediciones. Barcelona.
  3. CVC. Atapuerca. El caso de canibalismo más antiguo conocido en la historia de la humanidad
  4. Fundación Atapuerca
  5. Teaford MF y Ungar PS. 2000. Diet and the evolution of the earliest human ancestors. Proceedings of the National Academy of Sciences 97(25): 13506–13511.
  6. Martínez C. y Rodríguez A. 2002. Influencia de la alimentación en el comportamiento humano a través de la historia. Offarm 21(7): 80-88.
  7. Salas-Salvadó J. 2008. Nutrición y dietética clínica. Editorial Masson. Barcelona. ISBN 978-84-458-1843-5
  8. Feedman MR, King J, Kennedy E. 2001. Popular diets: A scientific review. Obesity Research 9 (Suppl 3): 1S-40S.
  9. Marques-Lopes I, Russolillo G, Lopes-Rosado E y Bressan J. 2002. Dietas adelgazantes. Anales del Sistema Sanitario Navarro 25 (Supl 1): 163-173.
  10. a b Dapcich V, Salvador G, Ribas L, Pérez C, Aranceta J y Serra-Majem Ll.. 2004. Guía de la alimentación saludable. Ed. Sociedad Española de Nutrición Comunitaria. Madrid.
  11. Position of American Dietetic Association: Vegetarian diets. 1997. Journal of the American Dietetic Association 97 (11): 1317-1321.
  12. American Dietetic Association and Dietitians of Canada. 2003. Position of the American Dietetic Association and Dietitians of Canada: Vegetarian diets. Journal of the American Dietetic Association 103 (6): 748-765.

 

[editar] Bibliografía

 

[editar] Véase también

[editar] Enlaces externos

Continúa en Dieta, wikipedia

Tags: dieta

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada