Martes, 24 de marzo de 2009


Por: Isaías Rodríguez
Fecha de publicación: 23/03/09
 
 
 imprímelo    mándaselo a
tus panas
La mejor vía para contribuir a la labor de informar es la exactitud de los hechos que se dan a conocer. Es necesario que el examen de los mismos se someta al rol que corresponde a los medios de comunicación. Cuando esos medios son utilizados como herramientas de propaganda hostil para desestabilizar, no forman parte del contrapeso útil para planificar y ejecutar políticas de Estado.

Es cierto que la libertad de expresión juega un papel esencial en la consolidación y dinámica de una sociedad democrática y que el pluralismo y la tolerancia son inherentes a dicha sociedad. Es inobjetable que la denuncia y el control sobre las funciones del Estado, siempre y cuando se realicen de forma democrática, coadyuvan al ejercicio de mejores gobiernos.

No es eso, sin embargo, lo que practica la SIP. Su presencia en la escena política latinoamericana denota parcialidad. Los propietarios de medios hostigan y desconocen los gobiernos que no responden a sus propósitos. Buscan armadores internos para crear una imagen negativa de ellos. Distorsionan la comunicación y se constituyen en un ejército enemigo cuyo fin esencial es restar firmeza y arraigo a los gobiernos que adversan.

El ejercicio del periodismo libre e independiente es una herramienta fundamental para la formación de la opinión pública cuando no promueve violencia contra las instituciones ni confronta el orden legal y constitucional de cada país.

Expresarse con una línea editorial crítica no es contrario al debate democrático si se da dentro de ese mismo marco. El derecho de la sociedad a estar bien informada tiene, a pesar de algunos dueños de medios, dos dimensiones: una individual y otra social.

Contrariamente a lo que la SIP declara como valores, no lo son el abuso de la libertad de expresión, el irrespeto a los derechos sobre la reputación de cada quien ni los ataques desmedidos a la seguridad interna de cada país. Aun cuando se lo endosan a sus adversarios, no hay medios con mayor capacidad de restricción a la libertad de pensamiento que los de los propietarios que integran esa organización.

Ex Fiscal General de la República


Tags: SIP, expresión, medios, opinión, legal, editorial, debate

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada