Mi?rcoles, 01 de abril de 2009

Génesis (del griego Γένεσις, "nacimiento, creación, origen"; del hebreo בְּרֵאשִׁית, Bereshit, "en el principio") es el primer libro de la Torá ("La Ley" o Pentateuco) y también el primer libro del Tanaj, la biblia hebrea (conocida por los cristianos como el Antiguo Testamento).

Para otros usos de este término, véase Génesis (desambiguación).
En el libro Génesis se cuenta la historia de Adán y Eva.

 

Contenido

[editar] Origen del nombre

El nombre griego proviene del contenido del libro: el origen del mundo, el género humano y el pueblo judío, la genealogía de toda la humanidad desde el comienzo de los tiempos. También "génesis" tiene el sentido de "prólogo", ya que la historia judía comienza propiamente con el Éxodo, del cual el Génesis es simplemente un prolegómeno. Según el Génesis el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios. Habla de varios personajes relevantes para el pueblo judío, como Abraham, Isaac y Jacob

[editar] Autor

Tradicionalmente se ha atribuido a Moisés la composición del libro Génesis como los demás libros de la Torá al igual que su hermano Tise. Así lo creyeron desde tiempos remotos los judíos y, de la misma forma lo creyeron los primeros cristianos. De ser cierto esto, situaría su escritura hacia el siglo XV a. C. aproximadamente.

[editar] Contenido

El libro del Génesis relata la historia de la Creación de una manera espiritual. La creación del mundo, obra de Dios; el relato de Adán y Eva en el jardín del Edén, la caída de ambos en desgracia (la culpa de la Serpiente) por comer del fruto del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal; la historia de sus dos primeros hijos: Caín y Abel; la narración del diluvio anunciado por Dios a Noé, debido a la multiplicación de la maldad humana; la Reconciliación de Dios con el hombre en su alianza (arca de Noé); la historia de la Torre de Babel; la aparición de tribus y razas y el desarrollo de los pueblos.

Posteriormente, el Génesis continúa con la historia del origen del pueblo judío: los patriarcas y matriarcas: Abraham y Sara, Isaac y Rebeca, y Jacob y sus dos esposas, Raquel y Lea. Prosigue la historia de los doce hijos de Jacob, que dan origen a las doce tribus de Israel y, finalmente, el relato de José que culmina el libro con la descripción de su muerte.

[editar] División tradicional

Es costumbre de los judíos dividir el libro —al igual que el resto de los libros del Pentateuco— en doce parashiot o lecturas semanales, cada una de las cuales es leída cada semana en el ciclo anual de lecturas de la Torá.

[editar] Temas principales

Los temas básicos de los que se ocupa este libro son tres: la Promesa, la Elección y la Alianza. En esto no es original, ya que los tres se repiten a lo largo de toda la Torá, pero cada uno de ellos es dominante en distintas partes del Génesis.

En la historia primitiva las intenciones de Yahvéh (Dios) se ven obstaculizadas por la infidelidad del Hombre. En la historia de Abraham la fe es abandonada, puesta a prueba y resulta victoriosa al final para ser restaurada completamente; quienes no la han perdido nunca se ven recompensados. En tiempos de Jacob se explica que la elección de Dios por el pueblo judío no persigue ningún fin espurio, sino que es generosa y desinteresada. Con José, por fin, la Providencia frustra los malos impulsos humanos y los dirige pacientemente para hacerlos cumplir, en última instancia, con los planes y objetivos del diseño divino.

[editar] Géneros literarios

El Génesis encaja exactamente en la definición de libro histórico bíblico, recordando siempre que el término "histórico" no debe entenderse en el sentido que se otorga a la historiografía moderna. Esto es especialmente cierto para los capítulos sobre los orígenes y para la historia de los patriarcas.

Pero el Génesis es también:

  • Historia de familia: una larga serie de biografías, cronologías y genealogías de antepasados que se centran en los acontecimientos familiares despreciando los hechos políticos o religiosos. No sigue la sucesión de gobiernos sino la de los parientes.
  • Historia popular: Suele detenerse en minucias argumentales que pueden interesar al pueblo llano y frecuentemente omite hechos que parecen esenciales a los historiadores modernos.
  • Historia religiosa: Todo lo narrado es visto bajo el criterio de que es consecuencia de la acción directa de Yahweh, el Dios único, que interviene incuestionablemente en todos y cada uno de los momentos decisivos. Además, todos los hechos se agrupan y se explican en función de postulados teológicos destinados a probar una u otra tesis religiosas.

A pesar de estas precisiones, el Génesis da toda la impresión de narrar -en la historia de los patriarcas- hechos que fueron o semejan ser reales, dando unas muy vívidas imágenes del origen y migraciones del pueblo hebreo, de sus raíces étnicas y lingüísticas y de sus estructuras morales, sociales y culturales.

[editar] Interpretaciones de la Creación del Mundo y el relato del Edén

Abraham presenta a Isaac en sacrificio

Para muchos, los once primeros capítulos del Génesis merecen ser considerados aparte del resto, pues describen en una forma popular —a veces reñida con el conocimiento científico aceptado y otras aparentemente coherente con él— del origen y creación del mundo, el hombre y la vida en general. La gran mayoría de los cristianos consideran los primeros capítulos del Génesis como escritos simbólicos que no deben ser entendidos literalmente. Mientras que solo unos pocos creen que son verdaderos e historicamente correctos.

Se han intentado hacer innumerables lecturas de los capítulos del Génesis. Entre ellas está la KABBALAH hebrea, la interpretación histórica, la alegórica (incluyendo una alegoría a la evolución del Universo y la teoría de Darwin), interpretaciones sacerdotales y místicas, y así la lista se extiende indefinidamente.

Muchos gustan resaltar una aparente contradicción entre la historia de la creación del mundo (primer capítulo del Génesis) y la historia de la creación del hombre en el Huerto del Edén (segundo capítulo del Génesis), la cual dio origen a la leyenda de Lilith (véase Leyendas del cristianismo). En el primer capítulo Dios crea primero a los animales, y entonces crea al hombre y a la mujer a su imagen, sin establecer ninguna prioridad entre ellos; pero en el segundo capítulo, en la creación del Huerto del Edén, muchos ven que Yahweh Elohim crea a Adán primero, luego a los animales y finalmente crea a Eva de una costilla de Adán, o de su costado según la traducción.

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (Gn.1.27)
Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y trájola al hombre. (Gn.2.22)
La Biblia, (Antigua Versión Reyna-Valera 1909)

Para los creacionistas, el capítulo uno del Génesis presenta la semana de la creación, que culmina con la institución del día de reposo. Esa es la idea central de ese capítulo. Mientras que la idea central del capítulo segundo es la institución del matrimonio, y se mencionan detalles concernientes a dicha institución. Todo el asunto de la aparente contradicción estriba en que en la Antigua Reina Valera, en el verso 19 del capítulo 2, se usa el pasado perfecto '"formó"' en vez del pasado pluscuamperfecto '"había formado"', dando al pasaje un sentido ambiguo.

Formó, pues, Jehová Dios de la tierra, toda bestia del campo, y toda ave de los cielos y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. (Gn.2.19)

Podemos aceptar una de dos opciones: Que el autor del Génesis fue lo suficientemente necio como para contradecirce solo unas cuantas lineas de distancia, o que el uso del pasado pluscuamperfecto es correcto.

En cuanto a la creación de Adán y Eva, el pasaje de Génesis 1: 27, no dice que fueron creados simultaneamente, sino que fueron creados en el mismo día. Por lo cual los creacionistas sostienen que el capítulo dos no contradice al primero, sino que solo añade detalles no mencionados en el capítulo uno. Como por ejemplo; que antes de crear a la mujer, Dios trajo todas las criaturas ante Adán para que les pusiera nombre. Todo esto con un propósito mayor que la mera taxonomía de la fauna.

Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo, haréle ayuda idónea para él. (Gn.2.18)

Según esta interpretación, Dios no simplemente creo una mujer y se la dio a Adán. Él quizo que el hombre reconociera primero que algo le faltaba, y por eso le trajo todos los animales. Pero el ponerles nombre era solo una excusa.

Y puso Adam nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo animal del campo: mas para Adam no se halló ayuda idónea para él. (Gn.2.20)

Adán vio que había león y leona, carnero y oveja. Pero para el varón ('ish') no había una varona o hembra ('ìsha').

Y Jehová Dios hizo caer sueño sobre Adan, y se quedó dormido: entonces tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar; Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y trájola al hombre. Y dijo Adan: Esto es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne. Esta será llamada Varona ('Isha'), porque del varón fue tomada. (Gn.2.21-23)

Ellen G. White, escritora cristiana de fines del siglo XIX y principios del XX, escribió en el segundo capítulo de su libro Patriarcas Y Profetas: "Eva fue creada de una costilla tomada de su torso, significando que ella no estaba para controlarlo como la cabeza, ni para ser pisoteada bajo sus pies como inferior, sino para estar a su lado como igual, para ser amada y protegida por él."

Esta aparente contradicción entre los capítulos uno y dos del Génesis han sido excusados con la llamada hipótesis documentaria, la cual sostiene que ambos capítulos del Génesis provienen de dos fuentes distintas. El capítulo 1 sería de origen sacerdotal, mientras que el capítulo 2 sería de origen yavista; y que ambos versiones fueron unidos después y añadidas el Génesis. Ambas tradiciones, la sacerdotal y la yavista, son posteriores a Moisés, lo que pondría el producto final en una fecha muy posterior, en el llamado Periodo Intertestamentario.

Algunos exégetas proponen que el primer capítulo del Génesis sea estudiado, desde el punto de vista de la tradición sacerdotal, como un escrito surgido después de la deportación a Babilonia, cuando el judaísmo se cimentaba más como una religión que como una nación en particular, y cuyo propósito sería también reforzar la idea del sábado como día sagrado de descanso, además por supuesto de dejar claro que toda la creación, incluido el hombre, son obra de Elohim. Por otra parte, estos mismos investigadores proponen al segundo capítulo del Génesis como un escrito mucho más antiguo, de la época de los reyes en Israel, el cual vendría a ser un lamento en el que la situación sedentaria y civilizada centrada en ciudades del reino conllevaba también injusticias, pobreza y marginación, pues para ellos el relato del segundo capítulo del Génesis parecería ensalzar los valores del nomadismo y de la cercanía con el dios Yahweh provenientes de la vida en el desierto.

Mientra que para los creacionistas, como ya mencionamos, tal contradicción no existe, debido a que en el capítulo uno del libro se expone un resumen global de la creación, mientras que en el segundo, se detalla el primero: Mientras que el primero se anuncia que Dios creó al hombre y a la mujer, en el segundo se detalla como se realizó.

[editar] Véase también

[editar] Enlaces externos

Wikisource

Wikiquote

Libros de la Biblia
Libro anterior:
Ninguno
Génesis
(Pentateuco)
Libro siguiente:
Éxodo



Tags: Antiguo, testamento, Biblia, libros, Adán, tribus, Génesis

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada