Viernes, 03 de abril de 2009

Chamán.

Pagano es una expresión que en Occidente suele aplicarse a las personas que tienen creencias religiosas diferentes del judaísmo, cristianismo o islamismo. Integra el género más amplio de «infiel», que también abarca a los creyentes del judaísmo, del islamismo y ateos.[1]

Etimológicamente, proviene del latín paganus, que literalmente significa: hombre del campo, campesino, aldeano, paisano. El término procede de la época imperial romana, en la que el cristianismo se convirtió en religión oficial del Imperio y fue utilizado para denominar y perseguir a las antiguas religiones europeas.

Los «infieles» (paganos, judíos y musulmanes) se diferenciaban de los herejes, debido al hecho de que, a los primeros desconocían la religión cristiana o no les había sido presentada adecuadamente. Los herejes, en cambio son cristianos que discrepan de ciertos elementos de fe que otros cristianos consideran como fundamentales en su religión. Por ejemplo, los católicos consideraban tradicionalmente como herejes a los cristianos que no comparten, en todo o en parte, el conjunto de dogmas aceptados por la Iglesia Católica, como los miembros de las diversas denominaciones protestantes, unitarios, mormones, etc.[2]

Los paganos se diferencian a su vez de los judíos y musulmanes, en el hecho de que estos últimos comparten la Biblia con el cristianismo, mientras que los llamados paganos creen en religiones que no consideran a la Biblia como libro sagrado.[3]

[editar] Historia del término

En una nota al final del capítulo XXI de La Decadencia y Caída del Imperio Romano, Edward Gibbon rastrea el origen y uso de la palabra “pagano”.

La idea que ahora es común en la literatura de que los adoradores de los antiguos dioses comenzaron a ser llamados paganos cuando su culto había desaparecido de las ciudades y había tomado refugio en los pueblos (pagi), es inexacta. Los decretos imperiales contra la antigua religión habla de sus devotos como paganos en el año 365 d. C., cuando ellos eran aún la gran mayoría en las ciudades romanas; y la misma palabra en el sentido de “pueblerinos” (paganos) se usó como mínimo desde el primer siglo de la era cristiana.

Tácito y Juvenal indican que en su tiempo comenzó a ser aplicada a aquellos –generalmente campesinos- que no eran llamados para el servicio militar y no tomaban el juramento militar (sacramentum). Ya que los cristianos se consideraban a sí mismos los soldados de Cristo, tomaron prestada la palabra “sacramento”, y llamaron a aquellos que no tomaban su juramento “paganos”, del mismo modo que antes se llamaba a aquellos que no hacían el juramento para el servicio militar. Así lo señala Tertuliano en De Corona Militis, X. Los cultos politeístas perduraron más en los pueblos, pero en el cuarto siglo, cuando la palabra “pagano” era usada en el sentido que se usa hoy, las ciudades eran lugares donde los dioses de Grecia y Roma aún eran fuertes. Juan Crisóstomo dice, en un sermón del año 385 D.C., que los cristianos eran solamente un quinto de la población de Antioquia, y hay amplia evidencia de que lo mismo sucedía en Roma.

El término pagano y sus equivalentes en otros idiomas también han sido utilizados por corrientes cristianas para designar a otras que se definen como cristianas pero conservan cultos sincréticos que recuerdan al paganismo. Por ejemplo, en la Iglesia de Bizancio los iconoclastas consideraban paganismo el culto a las imágenes de los iconodulas. Para algunos; pocos pero ciertos teólogos y propagandistas protestantes el culto a los santos de la Iglesia Católica de Roma es paganismo. Igualmente, algunos eclesiásticos católicos europeos calificaban como paganas o según cuales semi-paganas prácticas sincréticas de los nativos americanos o asiáticos evangelizados.

Durante siglos los textos que utilizan este término son principalmente cristianos. Sin embargo, desde el siglo XIX, el desarrollo de un ocultismo ilustrado en la civilización occidental ha llevado a que algunos cultos se definieran a sí mismos como paganos y recuperen antiguas tradiciones paganas europeas. Es lo que a veces se llama Neopaganismo.

Aunque el término pagano ha sido usado para referirse a las religiones politeístas como el hinduismo, el animismo, el Vudú y las religiones afroamericanas, el chamanismo amerindio, el shinto, la religión tradicional china, y erróneamente hasta al budismo (el cual en realidad no adora a ningún dios), lo cierto es que estas comunidades religiosas muy frecuentemente prefieren otros términos. Los seguidores del neopaganismo son de los pocos grupos religiosos que se autoproclaman orgullosamente como paganos.

[editar] Referencias

  1. Godoy Arcaya, Óscar. «Tolerancia liberal y tolerancia católica», conferencia poblicada en Estudios Públicos, 93 (verano 2004), Chile (Texto en línea consultado el 31-May-2007
  2. Godoy Arcaya, Óscar. «Tolerancia liberal y tolerancia católica», conferencia poblicada en Estudios Públicos, 93 (verano 2004), Chile (Texto en línea consultado el 31-May-2007
  3. Godoy Arcaya, Óscar. «Tolerancia liberal y tolerancia católica», conferencia poblicada en Estudios Públicos, 93 (verano 2004), Chile (Texto en línea consultado el 31-May-2007

[editar] Véase también


Tags: pagano, paganismo, religión

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada