Lunes, 13 de abril de 2009


Por: María Linares
Fecha de publicación: 12/04/09
 
 
 imprímelo    mándaselo a
tus panas
“Todo revolucionario debe comprender el desarrollo de la Naturaleza y de la sociedad”

M. L. B.

Antes de entrar en el tema que hoy nos llama la atención es necesario responder por ejemplo, ¿qué es la Geología? Es una ciencia de extraordinaria complejidad, que se relaciona con todas las demás ciencias, y con otras muchas ramas del saber humano, incluso con algunas materias que, a simple vista, podrían parecer muy alejadas, como la Filosofía, la Historia, la Lingüística, la Estrategia militar, etc.

Un aspecto de la Geología, que comúnmente se tiene poco en cuenta, pero que es de gran de interés para la población, es el conocimiento que proporciona sobre los fenómenos geológicos, para una mejor comprensión e interpretación del paisaje, de la formación de las montañas, de cómo se ha configurado el relieve, los profundos resquebrajaduras por cuyo fondo corren los ríos; cómo se han formado las rocas; qué son los volcanes y cómo se produce una erupción volcánica; qué son los terremotos (sismos), sus causas; los acontecimientos pretéritos de la Historia de la Tierra; cómo han variado las extensiones de los continentes y los mares. Todas estas cuestiones suelen ser de gran interés para el público en general, que busca la razón de los fenómenos geológicos observados continuamente. En suma, la naturaleza está en permanente movimiento, cambios. Estos mismos fenómenos de movimiento, de cambio los hemos observado en el desarrollo humano y en la sociedad.

Luego de esta pequeña introducción retomemos el fenómeno natural que nos ocupa: los sismos. Empecemos diciendo que del estudio de los sismos se encarga la Sismología. La Sismología es la parte de la Geofísica* que estudia los movimientos bruscos de la corteza terrestre, denominados sismos – sacudida del terreno-, y vulgarmente conocidos como terremotos.

Ahora bien, los terremotos son consecuencia de la liberación brusca de energías mecánicas, acumuladas en el interior de la zona sólida del planeta, sometida a tensiones o comprensiones.

El estudio de la propagación de las ondas, que se transmiten desde la zona donde se liberan de forma brusca las energías acumuladas. La sismología que tiene considerables implicaciones con las ciencias geológicas, especialmente con la Geodinámica interna, han permitido establecer las discontinuidades que existen en el interior del planeta, han dado información de extraordinario interés sobre la estructura íntima de la litosfera,** debido a que los focos de los mismos se generan en las zonas de distensión, compresión o fricción, que existen entre los bloques o placas en que puede considerarse dividida esta parte más externa de la corteza terrestre.

Otra zona de interés de la Sismología es el estudio de los fenómenos destructivos que resultan de la formación de ondas en las interfases tierra-aire o tierra-agua, cuando las ondas internas, procedentes del foco sísmico, llegan a la superficie o epicentro, con el objetivo, aún lejano pero posible, de predicción de los fenómenos sísmicos.

ESTUDIO DE LOS TERREMOTOS

Un movimiento sísmico es en esencia una sacudida brusca, un movimiento vibratorio de la corteza terrestre, de corta duración y notable intensidad, que se propaga mediante ondas concéntricas desde un punto del interior de la litosfera, donde ha debido producirse una ruptura del equilibrio entre las masas rocosas corticales allí existentes.

El punto o región donde se ha producido el foco sísmico es el hipocentro, y el punto de la superficie terrestre primeramente afectado por el movimientos sísmico es el epicentro, que se sitúa precisamente en la vertical del hipocentro.

El desplazamiento brusco de las rocas a los lados de la falla –o discontinuidad que se forma en las rocas superficiales de la Tierra de la corteza terrestre, hasta 200 km de profundidad por fractura cuando las fuerzas tectónicas superan la resistencia de las rocas- origina un fuerte choque, que se transmite por las rocas de la corteza terrestre en forma de ondas concéntricas a partir del foco sísmico.

En Venezuela, tenemos 13 fallas geológicas: San Sebastian, El Pilar, Boconó, Pichao, San Mateo, Humacaro y Burro Negro.

Los frentes de onda no son perfectamente esféricos porque la velocidad de propagación del movimiento vibratorio no es el mismo en todas direcciones, y se ha comprobado que aumenta con la profundidad. Se producen dos clases de ondas: longitudinales y transversales.

En las ondas longitudinales, las particulares materiales vibran desplazándose en la misma dirección, según la cual se propaga el movimiento ondulatorio, y se originan una serie de impulsos que alternativamente producen la comprensión y dilatación de la roca (litosfera). Así es como se propagan las ondas sonoras en los medios materiales, y los frentes de onda son, aproximadamente, esferas concéntricas. Las ondas longitudinales son análogas a las que se producen en una explosión subterránea, y son principalmente las causantes de los ruidos subterráneos que acompañan a los terremotos.

En las ondas transversales las partículas vibran perpendicularmente a la dirección de su propagación, como las que se propagan en una cuerda tensa al separarla de su posición inicial: cada partícula se mueve perpendicularmente a la cuerda, mientras el movimiento vibratorio se desplaza a lo largo de ella, de un extremo a otro.

Otro tercer tipo de ondas sísmicas, llamadas superficiales, que se propagan precisamente por la superficie de discontinuidad, como las ondas concéntricas que forman en la superficie de un lago cuando se deja caer una piedra.

Las ondas superficiales son las causantes de las destrucciones en construcciones y obras de ingeniería, y también de los fenómenos geológicos que se observan en la superficie terrestre y de los movimientos. Pueden provocar fracturas, desplazamientos en la horizontal o en la vertical, perpendicularmente a la dirección de propagación del movimiento sísmico.

A manera de conclusión, aunque cada año se producen numerosos terremotos, la mayoría son de intensidad moderada y cuando llegan a la superficie provocan débiles oscilaciones y movimientos imperceptibles o de poca importancia. Sin embargo, en lo que se libera mayor energía, los componentes verticales u horizontales del terremoto pueden ser de suficiente magnitud para ocasionar importantes destrucciones si el foco sísmico está situado en las proximidades de zonas habitadas.

Finalmente, el fenómeno sísmico es ante todo de carácter mecánico originando fuertes sacudidas, acompañadas de ruidos subterráneos, parecidos a “truenos” profundos, que no son sino una forma particular de manifestarse el fenómeno vibratorio en frecuencias audibles. Ante todo, el terremoto provoca el desplome de los edificios, quedando especialmente afectadas las paredes que tienen una determinada dirección, mientras que las dispuestas perpendicularmente suelen resistir mucho mejor los efectos de la sacudida sísmica. Esta observación sirve, en una primera aproximación, para determinar la dirección de mayor intensidad de la componente horizontal.

* La Geofísica es la ciencia que se encarga del estudio de la Tierra desde el punto de vista de la Física. Su objeto de estudio abarca todos lo fenómenos relacionados con la estructura, condiciones físicas e historia evolutiva de la Tierra. Como es una disciplina experimental, usa para sus estudios métodos cuantitativos físicos como la física de reflexión y de refracción de ondas mecánicas, y una serie de métodos basados en la medición de la gravedad, de campos electromagnéticos, magnéticos o eléctricos y de fenómenos radiactivos. Dentro de la Geofísica se distinguen dos grandes campos: la geofísica interna y la geofísica externa. En la primera, se encuentra la Sismología.

** La litosfera es la capa superficial de la Tierra sólida, caracterizada por su rigidez. Esta formada por la corteza terrestre y flota sobre una capa blanda (atenosfera). La litosfera esta fragmentada en una serie placas tectónicas, en cuyos bordes se concentran los fenómenos geológicos endógenos, como el magmatismo (incluido el vulcanismo), la sismicidad. Las placas pueden ser oceánicas o mixtas, cubiertas en parte por corteza de tipo continental.

Meléndez, B. & Fuster, J. M. (1980). Geología. Thomson Editores, España.

Strahler, A. N. (1972). Planet Earth: its physical Systems throug geolical time. Harper & Row. New York.

Termier, H. y Gen, Traité de Géoligie (4 vols) Ed. Masson et Cie,. París.

[email protected]


Tags: sismos, desarrollo, Naturaleza, ciencias, Linares, Geología, interés

Publicado por blasapisguncuevas @ 3:17  | CIENCIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada