S?bado, 18 de abril de 2009
 

 

Por: Héctor Muñoz Garrido

 

 

Las predicciones de Fidel Castro poseen plena vigencia, sus aseveraciones realizadas desde hace muchos años, específicamente en el 99, en su mensaje a los participantes en la Reunión Ministerial del Grupo de los 77 exponía: “La globalización es el proceso histórico que va definiendo el escenario mundial en este fin de milenio.

 

Se trata de una realidad irreversible, caracterizada por la creciente interrelación de todos los países, economías y pueblos en virtud de los grandes avances científico- técnicos que han acortado las distancias y han hecho realidad las comunicaciones y la transición de información entre países situados en cualquier lugar del planeta”.

 

“Los países miembros de la OCDE, con el 19% de la población del planeta, concentran el 71% del comercio mundial de bienes y servicios, el 58 por ciento de la inversión extranjera directa y el 91% de todos los usuarios de Internet”.

 

“Es urgente enfrentar la situación de indigencia en que nuestro grupo de países se encuentra en este escenario de las redes globales de información, Internet y todos los medios modernos de transmisión de información e imágenes”.

 

“Ese brillante mundo de intercambio de conocimientos e imágenes sigue siendo ajeno y vedado para nuestros países”.

 

“Para acceder a Internet es necesario al menos saber leer, tener una línea telefónica, una computadora y dominar el idioma Inglés, en el que aparece el 80 por ciento de los mensajes contenidos en la red. Cualquiera de esos requisitos, y más aún todos a la vez, es de difícil realización en muchos de los países del Grupo de los 77”.

 

“La base de esa extrema desigualdad se encuentra en las escasas posibilidades para la investigación vinculada al desarrollo. El 84 por ciento del gasto mundial en investigación- desarrollo corresponde a solo 10 países. Las nuevas tecnologías de las comunicaciones han dividido al mundo entre los conectados y los no conectados a las redes globales”.

 

Aunado a lo vaticinado por Fidel en muchos discursos referentes al tema de la comunicación global el comandante Chávez expresa lo siguiente. "la globalización está allí, es un dato incuestionable, pero para nosotros los países subdesarrollados, países con grandes dificultades de todo orden, la globalización en mi criterio tiene más amenazas que ventajas. La globalización amenaza con arrasar nuestros débiles sistemas económicos, amenaza con arrasar y llevar a un abismo más profundo nuestras desequilibradas sociedades, inyectadas por profundas desigualdades explosivas, no nos queda otro camino a nosotros, pero ahí sí que es verdad que no tenemos más alternativa".

 

Si bien es cierto que este proceso globalizado trae consigo consecuencias incalculables e imperceptibles, por ello es de suma importancia controlarlo. No podemos desprendernos de la necesidad de mantenernos comunicados a cada momento y por ello lo importante de este sector crucial para el desarrollo de la humanidad, como dice Walter Martínez, a cada momento en su programa Dossier, en todos lados hay una cámara trasmitiendo un mensaje.

 

El problema se presenta cuando este medio se convierte en una herramienta fundamental del imperialismo para la manipulación de las masas que poseen acceso a este servicio. Debemos darnos cuenta que mediante el uso libre de Internet el pueblo se expone a la manipulación, mediante los mensajes transmitidos a través del mismo.

 

Existen diferentes países que regulan la Web para su control interno, ¿Por qué Venezuela no puede hacerlo?, China al momento de realizar las olimpiadas poseía este servicio bloqueado, motivo que alarmo al imperialismo y al capital trasnacional, no vemos ¿por qué? El capitalismo decide por la humanidad, determina la condición de vida, él determina la forma de desarrollo, es decir, hasta ¿Dónde y cuando vas en vacaciones, o los fines de semana?, (unos van para la Guaira y otros a Europa)

 

En los últimos meses se han intensificado los diferentes mensajes, así como videos bajados desde la red, donde se expresan situaciones como linchamiento, o personas que se lanzan al metro, prostitución de menores, asesinatos, entre muchas otros. Se que este problema no es una causa nueva y que regulando este medio quizás no se corrija esta conducta. Lo único que si estoy seguro es que alejaremos de este medio a la juventud y la capacidad de deformar conciencia.

 

En este momento la pérdida progresiva de los valores, juega un papel fundamental a causa de la crisis sistémica, muchos saltaran diciendo, basta con el control del hogar o la educación de los mismos, pero debemos estar concientes en la degradación de la familia como célula fundamental de la sociedad, es aquí donde debe intervenir el estado.

 

Es prioritario si queremos construir una patria nueva, con nuevos republicanos, comenzar a tomar medidas regulatorias en algunos sentidos, Internet es una de ella. La nueva ministra de comunicación e información debe tomar cartas en el asunto, bloquear paginas con contenido obsceno contribuyentes al cultivo deformante de conductas ubicadas en detrimento de la sociedad, sus valores, principios, es deber de esta revolución y por supuesto la erradicación de esta información deformante de nuestros hogares, contribuiría al desarrollo social y la transformación de la mentalidad, lo cual ayudaría con el control de la violencia.

 

El capitalismo con su modelo intrínseco desigual de la distribución de la riqueza, es causa principal de los altos índices delictivos vividos actualmente, en una sociedad socialista, donde el pueblo, con la ideología del proletariado tome el poder, estas profundas divisiones se acabarían y por supuesto, estas estadísticas disminuirían significativamente, ya que las necesidades se cubrirían en su cabalidad, es decir, todos trabajaríamos según nuestra capacidad y cobraríamos según nuestra necesidad.

 

Venceremos.

 

[email protected]


Tags: Internet, violencia, globalización, Fidel, virtud, países, Chávez

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada