Domingo, 19 de abril de 2009

Por: Oswaldo Reques Oliveros

Aporrea


Esta interesante frase que se ha repetido incesantemente en los últimos diez años en los medios de comunicación social privados venezolanos, ha logrado calar incluso en personas afectas al proceso, quienes creen que los odios que han existido en nuestra sociedad, son el efecto del discurso cercano a la gente del Presidente y no de la Historia que hemos heredado.

La división de la sociedad venezolana, con sus odios solapados, nace desde el mismo año 1498 con la llegada de Colón y la división que se hace de la sociedad de unos españoles que no venían a dar precisamente consejos, sino que fueron capaces, en principio, de reventarle los pulmones a los indígenas en Nueva Cádiz de Cubagua, muy cerca de Margarita, para que durante todo el día y sin descanso buscasen perlas en la profundidad del mar, cuando subían a respirar, les daban con un palo por la cabeza para que volvieran abajo, como el indígena no era tan resistente, pensaron en el negro de Africa de mejor contextura física y exterminaron las perlas, a los indios y parte de los negros traídos para el trabajo.

El negro Andresote, la huida de negros para conformar sus propios pueblos (Cumbes), la esclavitud que reinaba y que Bolívar trató de abolir en el Congreso de Angostura, sin éxito, ante una oligarquía criolla que odiaba la posibilidad de igualdad y el proceso llevado adelante con la primera guerra social venezolana, como lo fue la Guerra Federal (1859-1864), nada tienen que ver con un Chávez, que tan siquiera estaba en proyecto de nacer.

Nuestra sociedad ha sido absolutamente racista y discriminadora, pero con diferencia a otras sociedades lo hacía de forma solapada y con doble sentido, como caracteriza a nuestro pueblo. Desde siempre los medios de comunicación hicieron burla de los pobres, los negros, los indios y los homosexuales, como lo más natural del mundo, nunca se vieron en cambio las mismas acciones con respecto a la “blanca” clase media (aspirante a alta) o ricos.

La discriminación por racismo, condición social, preferencia sexual tenía sus múltiples manifestaciones y niveles y comenzaba con los Amos del Valle, quienes no permitieron a los nuevos ricos de Caracas, vivir en el Country Club y tuvieron que irse, la mayoría de ellos, con sus riquezas sobrevenidas y malhabidas, casi todas, a construir la Lagunita Country Club y conformarse con vivir allí, por no contar con un apellido de abolengo.

Muchos lugares de Venezuela, no permitían y no permiten aún, la entrada de lo que llaman personas de color, en la televisión privada hasta hace muy poco sólo aparecían como periodistas o locutores personas blancas y luego morenos con rasgos de blancos y sobrarían los ejemplos que como venezolanos no necesitan que sean explicados, pero si que tomemos conciencia de ellos.

Los odios han sido fortalecidos por los medios a través de campañas contra personas relacionadas al gobierno, que generaron aquellos famosos y desdichados cacerolazos en cualquier lugar en que se encontrase un personaje público, incluso sus vecinos de hace muchos años, como ocurrió por ejemplo con el Ministro Giordani, pasando por lo difundido al mundo con el vulgar robo a la Sinagoga de Maripérez, hasta llegar a la muerte, como fue la explosión del carro en el que viajaba Danilo Anderson.

El odio que se desató el 12 de abril de 2002, con el comisario jefe de la PTJ el señor Dao, perteneciente a la familia que fue dueña o es, no sé, del Banco del Caribe, derribando las puertas de las humildes casas de las personas en El Cementerio y transmitido en vivo y directo por la televisión, que eran responsables de haber elegido apoyar un proceso, contrastan con la imagen del Fiscal General de la República el 13 de abril en Miraflores, garantizándoles a los golpistas su vida, a quienes se les habían descontrolado sus esfínteres, ante una muchedumbre afuera que pedía le entregaran a los responsables del golpe.

Una muestra más de los odios difundidos está en las últimas acciones en contra de la juez que tomó la decisión con respecto a los comisarios de la Policía Metropolitana Forero, Simonovis y Vivas, los abogados y el comité de familiares de las víctimas, sus imágenes son colocadas permanentemente en la pantalla y demás páginas web que revisa la oposición venezolana, para que sean identificados y víctimas de posibles ataques, llegando las amenazas inclusive en contra de sus hijos.

Entonces decir que Chávez ha generado los odios en los venezolanos, es una forma de esconder que nuestra sociedad, por injusta, ha estado dividida desde la misma llegada de los colonizadores y que existen sectores a quienes los pobres, los negros, los mestizos y gran parte de lo que somos los venezolanos, les asquea y produce náuseas.

El Presidente tan sólo y por primera vez en la Historia, ha hecho comprender a esa mayoritaria parte de la población que tiene derechos, que no es posible que hayan sido excluidos de la riqueza del país, que pueden acceder a la educación y que no cabe hablar de Democracia, cuando tantos eran invisibles y pocos llenaban la escena. Hugo Chávez no ha generado odios en Venezuela, ha hecho evidente, que son la esencia misma de la fundación de nuestra nación y que para que haya cambios, eso debe cambiar y cambiará, como ha venido pasando en los últimos 10 años.

[email protected]

Blasapisguncuevas: ¿y los odios de los dueños de los medios de lavado privado de cerebros? ¿Y los odios de la oligarquía y lacayos de ésta? ¿La sumisión a la explotación es amor?


Tags: Chávez, esclavos, pobres, clase, indios, conquistadores, negros

Publicado por blasapisguncuevas @ 17:57  | VENEZUELA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada