Martes, 21 de abril de 2009
Por: Oswaldo Reques Oliveros
Fecha de publicación: 20/04/09

Pareciera un gesto ingenuo el realizado por Chávez en la Cumbre de Las Américas en Trinidad y Tobago, al regalar un ejemplar de “Las Venas Abiertas de América Latina” de Eduardo Galeano al Presidente de los Estados Unidos, en la que de manera impactante se puede conocer la expoliación  y explotación a la que ha sido sometida la región latinoamericana a lo largo de la Historia. 

Sin embargo, el gesto de por sí es una impresionante muestra de astucia política del Presidente, quien de manera cordial pone en manos de Obama la terrible Historia que pudiese “no conocer”, en la que Estados Unidos es uno de los actores principales, al protagonizar gran parte de esas desgraciadas acciones y como el libro data de hace unos treinta años, queda sentado que el resto de la Historia desde que salió el libro hasta aquí, el hombre fuerte de la Casa  Blanca la conoce, por haberla vivido. 

Este ingenuo gesto del Presidente lo hizo rompiendo el protocolo, ante la sorpresa de la Presidenta chilena quien se sentía parte del Poder planetario al lado de Obama y fue visto por millones de personas en el mundo, con él, le indicaba Chávez a Barack: “para que te enteres, si no lo sabes y que no puedas  decir mañana que no tenías conocimiento de lo que hicieron tus antecesores a la región y comprendas el porqué de nuestra resistencia y actitud hacia ustedes”, pero también le decía al mundo: “yo soy un hombre amable que en el plano personal no tengo nada en contra de Obama, mis actitudes hacia Estados Unidos son por rescatar nuestra dignidad, libertad y tener derecho a escoger nuestro propio destino”. 

El Presidente venezolano le ha mostrado al mundo entero, en vivo y directo, que es una persona amable, capaz de aceptar las diferencias y dispuesto a tener relaciones con todo aquel que respete a nuestro país, así lo hayan ofendido a él una y otra vez, quedando sentado que su interés principal es Venezuela. Obama en un gesto de inteligencia, muy distante a la de Bush, comprendió a su vez, que el Presidente lo había entrampado ante millones de espectadores a nivel mundial y fue capaz de dejar a un lado la arrogancia de los Presidentes del Norte y jugar el juego, sin estar preparado para ello. 

Estas acciones ocurren apenas horas después que Chávez, reunido con los Presidentes del ALBA, decía que estaba seguro que en Cuba había más Democracia que en los Estados Unidos y que a su vez Obama anunciara al mundo que no llevaría ante la justicia a los agentes de la CIA, señalados de practicar torturas a los detenidos en los descubiertos campos de concentración que tienen instalados  los estadounidenses alrederor del planeta. Si partimos del hecho que no puede haber Democracia sin justicia y que la justicia no puede distinguir entre ciudadanos a los que se le aplica y a los que no, las declaraciones del Presidente venezolano no pueden entonces ser rebatidas, pues no hay Democracia sin Estado de Derecho  y la justicia es parte esencial de él. 

Queda entonces claro que la ignorancia es atrevida y Chávez le tiende un regalo a Obama para que se instruya, aprenda y aprehenda conocimientos sobre lo que ha sido nuestra Historia latinoamericana y no tenga excusas para decir que no sabía, pero además le señala al mundo en un rápido gesto, que sus irreductibles posiciones nada tienen que ver con manías personales relacionadas con las personalidades de aquellos que gobiernan a los poderosos países del mundo, sin poder pasar por alto, que la poca capacidad intelectual de Bush, incapaz de comprender algo así, hacía que no tuviese sentido tan siquiera intentar instruirlo. 

Por la rápidez mental, visión política, capacidad de ver más allá del momento, Chávez ha logrado calar a nivel mundial y eso lo demostró desde aquel mismo “por ahora”, frase que lo introduciría en el corazón de los venezolanos, quienes la convirtieron en un reto: ese “por ahora” sería realidad y Chávez lograría dirigir los destinos de Venezuela. 

Sus acciones dan rápidamente la vuelta al mundo, con el dolor de nuestra oposición que quisiera comprender ¿por qué sus adorados medios no dejan de transmitir todo lo que hace Chávez?. Tampoco lo entienden aquellos aduladores Presidentes latinoamericanos, quienes muriendo por aparecer al lado de Obama, (con una sonrisa de complacencia y bautizando el libro de Galeano “como las piernas abiertas de América Latina&rdquoGui?o no cuentan con el mismo centímetraje y liderazgo mundial que caracterizan al Presidente venezolano. 

En la Cumbre de Las Américas el juego llegó a la novena entrada empatado, ambos abridores Obama y Chávez, se mantenían fuertes sin anotación ni carrera. En el cierre del noveno, Chávez somprendió a Obama, viniéndose de tercera a home, cuando el otro estaba distraído atendiendo las adulancias de la compañera de al lado, anotó y ganó el juego, dejando en el terreno a un Barack, que sin entender cómo había perdido, verá el video del partido una y otra vez, para terminar comprendiendo que el Presidente venezolano, no es aquel loquito improvisado que tanto le habían dicho sus asesores, sino que tendrá que practicar mucho, si no quiere ser “blanqueado” en un próximo encuentro. 
 
 

[email protected]

Tags: Obama, Galeano, Chávez, Reques, Cumbre, regalo, América

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada