Mi?rcoles, 22 de abril de 2009


Por: Enrique Parparcén Girál
Fecha de publicación: 21/04/09
 
 
 imprímelo    mándaselo a
tus panas
Desde tiempos inmemoriales los sociólogos han sectorizado la población del mundo en grupos diferentes, llamando a estos “clases sociales”, tomando en cuenta para la clasificación de marras, las condiciones económicas, educacionales, la forma como vive y el número de hijos que tiene, y otros muchos factores mas, que determinan el grado de gratificación que tienen de la experiencia de vivir.

Para no entrar en detalles, en general, se conocen dos clases: El burgués, que también es llamado clase privilegiada, oligarcas o clase alta, que se distinguen por tener unos ingresos suficientes para vivir en un sitio cómodo, seguro, higiénico y bonito y aun le sobra dinero para ahorrar y poder darse otros gustos mas costosos, sin riesgo de su seguridad social.

La clase, que por sus características se opone a esta, es el llamado de clase baja, o proletario, donde se agrupan aquellos que no ganan el suficiente dinero como para pagar los gastos elementales de comida, de vivienda y de todo los demás. Son los llamados excluidos o marginales. Esta clase conforma, en todas partes del mundo, unos 80 o más de cada cien personas. Son las que soportan todo el peso de la injusticia y pasan por todas las necesidades que se han descrito en las miles de novelas y obras de teatro, en que habla de la miseria.

Como una antesala de la burguesía, se ha descrito a una subclase que desearía llegar a la clase alta, pero no lo logra, que es la llamada clase media, que siempre está alrededor de los burgueses. Estos últimos son los que ganan dinero que les alcanza para comer de forma aceptable, para vivir en sitios considerados como buenos pero no pueden ahorrar lo suficiente para acceder a las satisfacciones que puede hacer la clase alta.

El peso determinante en los acontecimientos del país, sin ninguna duda, los reciben las clases alta y baja. Son quienes determinan lo que ocurre todos los días, Son los afiliados y representantes al capitalismo y al socialismo, la clase media hace un papel como de caja de resonancia de las ideas que vienen de esos sectores. Los de la clase media disfrutan de algunos de los beneficios de la clase alta y todos los problemas de la clase baja.

Tenemos la obligación de estar claros a que clase pertenecemos cada uno de nosotros y eso dará la certeza de saber a quien nos convienen apoyar. Pues, no es posible hacer algo que beneficie a los ricos y al mismo tiempo a los pobres. En general lo que es bueno para unos no lo es para el otro, por ello los capitalistas y los socialistas son antónimos y están en constante pulseo a ver quien se impone en el manejo de la sociedad.

Los unos están acostumbrados a vivir con todos las conveniencias que hacen mas cómoda la vida. Los otros también están adaptados o resignados a vivir con todas las carencias propias de la vida del quienes no tiene ingresos suficientes para adquirir lo esencial.

Vemos con mucha frecuencia, una gran cantidad de gente desubicada, mujeres pobres que dan la vida por los caprichos del hombre que las explota, con una fidelidad digna de mejores causas. Vemos muchas personas que protegen y cuidan a su “amo” con un celo y un amor que no le podemos encontrar explicación.

Esos dos pequeños ejemplos multiplicados grandemente son un hecho corriente que puede inclinar la balanza electoral hacia el candidato que no debiera ganar por ser representante de una clase que perjudica a la mayoría. Pero eso ocurre y ocurre mucho y su causa es netamente sicológica.

Se trata de una fidelidad incondicional y automática que no se conoce bien su mecanismo pero que se es conocida por los que se benefician de su existencia y se mantienen de ella, se cultiva con una apalabra apropiada de elogio, o de amistad, o con una apretón de manos, con un beso muy oportuno o con compartir una momento de humildad, muy bien logrado.


Conociendo eso Bolivar expresó: “por la ignorancia nos han dominado mas que por la fuerza”


[email protected]


Tags: conciencia, clase, población, seguridad, media, proletario, miseria

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada