Jueves, 14 de mayo de 2009
Es importante regular el accionar de las ONG



Con la implementación de la política del neoliberalismo después del consenso de Washington en la década del 80, algo que proliferó como hongos en nuestros pueblos fueron las ya conocidas Organizaciones no gubernamentales (ONG´s), que vinieron aparejadas a lo que el ideólogo del imperio Fukuyama llamó “El fin de la historia”, como la gran novedad y alternativa frente al fracaso del modelo de capitalismo de estado, declarando que el único sistema que prevalecería en el futuro en todo el mundo seria el modelo de la libre empresa, es decir cero regulación capitalista y quien no siga esa política, estaría “enfangado en la historia” y que nuestros pueblos se dedicarían a ocuparse solamente del problema de los derechos humanos y tratar de ver la mejor manera de que perdure la democracia burguesa y así en algún tiempo lejano muy lejano, llegar a ser lo que son los países desarrollados.

Ya es conocido todo lo que hicieron los del norte a los pueblos, al implantar las políticas neoliberales de desregulación del empleo, con despidos masivos, entrega de los recursos naturales a intereses privados, privatización de empresas estatales en condiciones leoninas que en nada beneficiaron a los pueblos, mas bien los sumieron en la pobreza y mas grave aun aumentaron así el grado de dependencia a las transnacionales con la consiguiente vulneración de la soberanía de nuestras naciones.

Claro está que con la complicidad de los grupos de poder nacionales, beneficiarios también de esta flagrante depredación, en nombre de la “Democracia pactada” y en aras de la llamada “gobernabilidad”, se alternaron en el poder para saquear por más de dos décadas. Esto es historia pasada, solo lo recordamos como ayuda memoria para no olvidar.

Lo que no es historia pasada es el papel que jugaron y siguen jugando las ONG´s en ese tiempo y ahora, como parte de la arremetida de los intereses capitalistas para camuflar con su accionar de “cooperación” esas políticas neoliberales por supuesto en beneficio del sistema.

Se crearon infinidad de ONG, en todas partes para hacer algo que no sea liberarse del sistema o luchar contra la explotación y depredación de las transnacionales, contra la perdida de la soberanía de los gobiernos que se convirtieron en sirvientes sumisos de intereses externos, eso si se plantearon el trabajo de buscar soluciones individuales en diferentes sectores, inyectando así el interés privado a nombre de la “libertad y la democracia”, tratando siempre de postergar de esa forma, la necesidad de la libertad concebida con la necesidad del cambio por las soluciones colectivas y no egoístas del individualismo capitalista.

Esa manera de cooperación es injerencia, pues si a los auspiciadores, norteamericanos, alemanes, canadienses, españoles, etc. etc. etc., no les agrada las políticas soberanas de los gobiernos, como fue el caso de Venezuela el año 2002, participan, financian y firman el acta de posesión del golpista Carmona.

El caso de Bolivia, no es muy diferente, el gobierno denunció, que en los actos de desestabilización del año pasado en el oriente boliviano, fueron algunas ONG, que apoyaron estos sucesos y hoy en día con motivo de la desarticulación e investigación de la célula terrorista en Santa Cruz, otra ves el gobierno denuncia que expulsará a una ONG, por tener presuntos vínculos con los terroristas.

No tengo conocimiento de que quienes auspician a la infinidad de ONG en nuestros países, les interese en efecto la liberación de nuestros pueblos, mas al contrario, quieren que sigamos siendo patio trasero del norte.

De que algunas o muchas de estas organizaciones cumplan con un cometido humanistas de cooperación, sin injerencia política, hay que darle el beneficio de la duda, pero es urgente y necesario que los gobiernos, especialmente donde se están desarrollando procesos de liberación de las garras del norte, por sus instituciones respetivas, ejecuten una investigación rigurosa de todas las ONG en nuestros países, quién las financia, quiénes las dirigen, en que rubro desarrollan su trabajo, cuál es su presupuesto etc. etc. es licito y obligatorio como Estado, averiguar todo lo anterior, así como el destino de cada dólar que ingrese al país, como “cooperación” y que la experiencia demuestra en varios casos, que esa cooperación es usada como intervención política. Ni que decir del trabajo desestabilizador de la USAID junto a la NED en nuestros países siempre a nombre de la “democracia” juegan a la desestabilización y todo con el visto bueno del gobierno de los Estados Unidos.

No se necesitan más pruebas, hay que investigar y regular, para que cada uno de los proyectos que tienen estas organizaciones sin fines de lucro (pero tampoco sin fines de perdida) sean autorizados por el gobierno Nacional, con la condición de que cada proyecto en cuestión deberá de estar en sintonía o deberá encajar en la política soberana de desarrollo económico y social del gobierno del compañero Evo Morales, si no encajan, entonces GO HOME, deberán de buscar otro lugar, de no realizar una regulación de este tipo (investigación, autorización, monitoreo, seguimiento y control) seguirán haciendo el trabajo de sus auspiciadores, y lo más grave aun, a nombre de la mal llamada “cooperación”.

José Justiniano Lijerón es ex Dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB)



Tags: cooperación, ONG, consenso, modelo, capitalismo, países, democracia

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada