S?bado, 06 de junio de 2009
Por: Antonio Salamanca Serrano(*)
Fecha de publicación: 05/06/09
     1.  La ruina del capitalismo europeo en 2009  

     Los pueblos europeos han sido convocados a elecciones parlamentarias el próximo 7 de junio de 2009. Los burgueses neoliberales y socialdemócratas pretenden arrancarles un voto hastiado para legitimar un sistema capitalista en bancarrota.

     Veinte años han pasado desde el colapso del socialismo en los países del Este, en 1989. Quienes afirman que el socialismo fracasó porque como sistema no funciona económicamente, ahora, en el 2009, deberían aplicar el mismo mantra al colapso del capitalismo. La burguesía neoliberal y socialdemócrata conduce a la eurozona, según los datos del mismo FMI, a un endeudamiento del 140% del PIB, en 2014. Las agencias de calificación de riegos han rebajado la solvencia de países como España, Italia, Irlanda, Grecia, Portugal, y se plantean hacerlo con el Reino Unido. España tiene ya, en cifras absolutas, el segundo mayor déficit por cuenta corriente del mundo, después de Estados Unidos, y un endeudamiento exterior del 160% del PIB (1,68 billones de euros). Para finales de 2011, se calcula un desempleo cercano al 20%, unos 5.000.000 de personas. La falta de trabajo está llevando ya a muchas familias a perder sus casas hipotecadas con los bancos.

  1. El comunismo del Marinaleda desafía el capitalismo en Europa
 

   En medio de esa oscuridad, el pasado mes de mayo, la antorcha revolucionaria del pueblo de Marinaleda cumplió 30 años demostrando que el comunismo sí funciona. Marinaleda, una localidad andaluza de 2.700 habitantes, se encontraba a finales de los años setenta del siglo XX ahogada por una fuerte crisis económica, asfixiada por el desempleo, especialmente crítico en los pueblos agrícolas del sur andaluz. Rodeada de latifundios lloraba a sus hijos emigrantes. Por entonces, un maestro, Juan Manuel Sánchez Gordillo, junto al pueblo revolucionario agrupado en el Colectivo de Unidad de Trabajadores (CUT) y del Sindicato Obrero del Campo (SOC) tomaron una decisión que marcaría sus vidas así como honrará la memoria histórica del comunismo revolucionario español. Iniciaron un proceso de movilización popular, concienciación y toma de latifundios. Durante la lucha, el pueblo fue hostigado y reprimido. Juan Manuel, que hoy cuenta con 53 años, fue encarcelado siete veces, y víctima de dos intentos de asesinato, uno por un dirigente fascista y otro por un mando policial. Desde 1979 el pueblo de Marinaleda ha venido ratificando su confianza y reeligiendo a Juan Manuel como su alcalde, quien fue el edil más joven de España. En estas tres décadas, la revolución comunista de Marinaleda ha conseguido trabajo, vivienda, y participación política para todos, en una región con 21% de desempleo, y donde el 2% de los propietarios posee el 50% de la tierra cultivable.

  1.  
    1. Marinaleda: Pleno empleo con el uso comunal de la tierra
 

     El latifundio sevillano del Duque del Infantado constaba de 17.000 hectáreas, dedicadas a los monocultivos de trigo y girasol, y en el que trabajaban sólo tres personas. El pueblo de Marinaleda luchó y consiguió en 1991 la posesión de unas 1.200 hectáreas de ese latifundio que destinaron al cultivo del olivo, pimientos, espárragos, guisantes, alcachofas, etc. Hoy Marinaleda da trabajo a más de 500 familias. Del pleno paro han pasado al pleno empleo. En contraste la España capitalista socialdemócrata de 2009 ronda los 4.000.000 de desempleados. En Marinaleda el pueblo tiene el uso comunal de la tierra, no son propietarios ni arrendatarios, sólo desean vivir de ella porque dicen: “la tierra no es de nadie, la tierra es la alacena de la alimentación humana y no puede estar sin producir alimentos para el hombre”.

     Gracias a la tierra ocupada, pusieron en marcha un molino de aceite y factoría de conservas. Han creado 8 cooperativas y una de segundo grado. Los cultivos se orientaron hacia aquellos que requerían más mano de obra para acabar con el paro. En la finca El Humoso, el pueblo dispone de 350 hectáreas de olivar en las que han construido un molino donde se separa la oliva y se procede al lavado, prensado y envasado del aceite virgen extra. En la factoría conservera se enlatan alcachofas, pimientos del piquillo, guisantes, espárragos, habas y pimientos morrones, que distribuyen en toda España.

     Las condiciones de trabajo son seis horas y media de jornada laboral. El salario se los ponen los mismos trabajadores, ahora es de unos 1.125 euros mensuales. Mujeres y hombres cumplen su jornada igual por igual sueldo, desde los manipuladores hasta los encargados. El mismo sueldo para todos, sea peón, gerente, trabajador municipal o alcalde. El alcalde no tiene sueldo por su función de alcalde sino que vive del que recibe  como profesor en el instituto del pueblo. En el municipio se ha creado una guardería-escuela, que por 12 euros al mes permite a los padres compatibilizar su trabajo con el cuidado de sus hijos. La guardería funciona de 7 de la mañana a 4 de la tarde y ofrece desayuno y comida a cada niño. El pueblo dispone además de una piscina, a la que se puede acceder durante todo el verano por 3 euros. Cada vez hay más personas desempleadas de pueblos vecinos que acuden a trabajar y vivir en Marinaleda.

    Dice su Alcalde, que: “En Marinaleda ya no necesitamos ir detrás de los terratenientes para conseguir la comida, la hemos generado nosotros. Hemos acabado con la emigración. Hemos acabado con la explotación de la plusvalía, porque lo que nos sobra lo invertimos en nosotros mismos. Antes se vivía con 120 euros de subsidio y ahora se vive con el sueldo del trabajo, que da para vivir con dignidad”

  1.  
    1. Marinaleda: Vivienda para todos con el uso comunal del suelo municipal
 

    En Marinaleda se ha municipalizado todo el suelo. Como en España no hay una ley que permita que el suelo urbanizable pase a ser público para acabar con la especulación urbanística, el pueblo ha ido comprando y expropiando tierra, hasta tener mucho suelo público, que ofrece gratuito a quien quiera construirse su casa. Los trabajadores de Marinaleda se han construido sus propias viviendas, unas 350 casas, de 90 metros cuadrados útiles, tres habitaciones, dos plantas, y unos 100 metros cuadrados de patio o garaje. El coste de construcción es aproximadamente de unos 36.000 euros. El precio de construcción en el mercado capitalista es más del doble. Para la construcción de las casas el “.. ayuntamiento cede gratuitamente el suelo al autoconstructor y le proporciona los materiales y los servicios del arquitecto municipal; la persona que va a vivir en ella pone su trabajo, la construye él, pero con la ayuda de los vecinos; se hacen reuniones de autoconstructores y se va planificando el trabajo. Cuando se termina la casa, se hace una asamblea y ellos, los autoconstructores, deciden lo que van a pagar al mes, un dinero que le hace propietario de su vivienda. Esa cantidad mensual no se puede cambiar mientras que la asamblea de los que viven en las casas no lo decidan. Ahora se pagan 12 euros mensuales. La casa no se puede vender nunca; si un vecino la deja, pasa a otro vecino que la necesite y que pagaría la misma cantidad”.

  1.  
    1. Marinaleda: La revolución del empoderamiento político de todo el pueblo
 

    El pueblo de Marinaleda aplica el principio político que establece que la izquierda, cuando tiene un trocito de poder, tiene que convertirlo en un instrumento de subversión de la realidad. La Asamblea es el gobierno colectivo del los vecinos con voz y voto, el máximo órgano de decisión. En asamblea se eligen y revocan todos los concejales municipales.

    En Asamblea se decide todos los asuntos, sean decisiones sindicales, políticas, de ocupación de fincas, impositivas, presupuestarias, reparto y adjudicaciones de viviendas, etc. En asamblea han decidido, por ejemplo, que la tierra no se vende ni se divide, para evitar repartir la miseria. Así como también se decidió en asamblea reinvertir los beneficios en la creación de más puestos de trabajo, y prohibir el cultivo de los transgénicos y luchar contra la patentación de semillas. El presupuesto municipal se realiza y ejecuta con participación de los vecinos, con voz y voto, organizados por barrios.

    El pueblo no tiene policía municipal, la función de vigilancia es desempeñada por todos los vecinos, lo que supone un ahorro anual de unos 350.000 dólares. Dice el alcalde: “Teníamos un municipal que llevaba una pistola y se la quitamos para que no se equivocara; después se retiró y se acabó”.

     Recientemente, el periódico estadounidense The New York Times se interesó por el desafío del comunismo de Marinaleda al capitalismo europeo, y el pasado 25 de mayo de 2009, publicó un artículo firmado por la periodista Victoria Burnett. Aún no he visto la noticia en Globovisión. El derecho de los pueblos a la información también significa informar de estos hechos. ¿Entrará esta información, como las millones de noticias semejantes que alumbra el socialismo revolucionario en Venezuela, dentro del contenido de lo que los propietarios, directores, tertulianos y televidentes de Globovisión entienden como libertad de expresión?

(*)Abogado

[email protected]

Tags: Marinaleda, comuniso, capitalismo, socialdemocracia, vivienda, neoliberal, sindicato

Publicado por blasapisguncuevas @ 5:19  | Socialismos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada