Lunes, 08 de junio de 2009

Por: Joel Sangronis Padrón
Fecha de publicación: 08/06/09
imprímelo mándaselo a
tus panas
El pasado martes 2 de este mes la Licenciada Anaís Caldera, periodista que mantiene una columna semanal dedicada a la temática ambiental en el diario Panorama de la ciudad de Maracaibo publicó un artículo que tituló: “Ser Rico No Es Malo”. En este trabajo la Licenciada Caldera aludió a unos comentarios del presidente Chávez, quien en varias ocasiones a lo largo de su mandato ha señalado que la acumulación de riquezas materiales por parte de grupos dentro de la población es algo execrable y perverso.

En su trabajo la Licenciada Caldera se lanza a rebatir esta tesis, y lo hace con una serie de opiniones y puntos de vista que para una persona que se dice ecologista son, por decir lo menos, contradictorias; veamos:

La Licenciada Caldera afirma textualmente que “la riqueza material es una bendición”, que “proporciona bienestar y calidad de vida”, que “permite disfrutar de todas las comodidades” como “comprar aires para enfrentar el calentamiento global”………..

En el capitalismo el concepto de riqueza está referido única y exclusivamente a la acumulación de riquezas y al consumo y desecho de bienes (fetiches). Mientras la persona más consuma se dirá que mejor calidad de vida posee, no importa que su vida espiritual, que sus relaciones familiares o la dimensión ética de su existencia sean miserables. Así entonces, habría que decir que el megafinancista y megaestafador Bernard Madoff, quien robó dinero a ancianos pensionados, fondos de retiro, ONGs dedicadas a niños huérfanos, por 50 mil millones de dólares, tuvo una gran calidad de vida hasta que lo arrestaron.

¿Sabrá la Licenciada Caldera que los actuales niveles de consumo que ella confunde con calidad de vida son absolutamente insustentables, inviables e inhumanos? ¿Sabrá que el calentamiento global es producido por ese mismo ilimitado afán de lucro que hace que quienes con el fin de mantener sus estándares de consumo, su “calidad de vida”, se nieguen a disminuir la cantidad de gases que sus fábricas lanzan hacia la atmósfera? ¿Sabrá acaso que el calentamiento global no se combate con acondicionadores de aire que generan más calor hacia el entorno sino con una transformación de los actuales patrones urbanísticos y de consumo?

Es sabido que si todas las personas consumiéramos y derrocháramos como lo hacen la mayoría de la población del mal llamado primer mundo y ciertos sectores de nuestros países, se necesitarían 3 o 4 tierras más para garantizar ese consumo en los próximos 100 años y la supervivencia de nuestra especia estaría en duda.

El presidente Chávez, en la declaración que tanto revuelo ha causado entre la pequeña burguesía clase media venezolana, dijo textualmente “que su ataque al carácter malévolo de la riqueza material no significaba que había que vivir en la miseria (como malintencionadamente lo sugiere la Licenciada Caldera), sino, por el contrario, trabajar para garantizarse una vida digna”.

Ese mismo tipo de declaraciones se pueden leer en autores tan respetados y profundos en el área socioecológica como Jorge Riechman, Francisco Fernández Buey, Joaquín Araujo y Murray Bockchin.

Si no modificamos nuestro modelo cultural, nuestra conducta como especie, nuestra supervivencia misma estará en peligro, y la Licenciada Caldera como investigadora ambiental debería saberlo.

Creer que se es más rico porque se cambia el carro cada año o porque se compre un TV de plasma (aunque se siga viendo la misma basura mediática, disociante y embrutecedora) o porque las luces y adornitos del árbol de navidad este año son más chillonas, esperpénticas y rebuscadas es sencillamente absurdo y degradante.

Finalmente, la Licenciada Caldera deja colar la verdadera naturaleza de su posición en la vida cuando afirma que “Bolívar fue el Libertador porque fue rico”, “Con el poder se obtienen riquezas”, y un alegato de contrabando en contra de las expropiaciones petroleras. Aquí uno se pregunta: ¿Qué tiene que ver las expropiaciones de contratistas petroleras con el supuesto discurso ético-filosófico sobre la riqueza? Y sobre todo ¿Cuál es su vinculación con lo ecológico?

Como no podía ser de otra forma la Licenciada Caldera culmina con un alegato en contra de la, en su opinión, errada interpretación de las parábolas y enseñanzas que hay en los evangelios en contra de la riqueza. Después de tantos años me siguen siendo simpáticas las cabriolas dialécticas que hacen quienes intentan dar otro sentido a aquello de un camello entrando por el ojo de una aguja que Zuloaga entrando en el cielo.


(*)Profesor UNERMB

[email protected]

Tags: ecologismo, Sangronis, licenciada, burguesía, calentamiento, consumo, gases

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada