Domingo, 05 de julio de 2009
Auditórium
La carta de Kropotrin a Lenin: ¿Y la del pueblo a Chávez?
Por: Edgar Perdomo Arzola
Fecha de publicación: 04/07/09
imprímelo mándaselo a
tus panas


     “En esta vida algunos hombres nacen mediocres, otros logran mediocridad y en otros la mediocridad les cae encima”

                                                                  Joseph Heller…                                                                         

El pasado 11 de junio en el Aló Presidente Teórico realizado en el Teatro Teresa Carreño de Caracas, el presidente Chávez señaló que el estudio es la fuente del socialismo y de la revolución por lo cual debería realizarse la lectura y la formación en todos los sectores del país.

El presidente Chávez en ese acto leyó  un fragmento de una carta que le envió Pedro Kropotkin el 04 de marzo de 1920 a Vladimir Lenin en donde critica lo que comenzó a pasar en la revolución Rusa a partir, por la falta de  formación socialista y la apropiación de una elite del partido sobre las comunas y que finalmente acabó con la caída del régimen soviético.

“En este sentido, el presidente Chávez fue enfático que las comunidades y el pueblo mismo, no deben permitir por ninguna razón que los partidos políticos, Alcaldias, Gobernaciones, Ministerios se apropien de los consejos comunales y de las comunas”. (El efecto perverso en gobernaciones y alcaldías de seguir en el reparto y venta; de bolsas de comidas y operativos de alimentación/salud, sometiendo al pueblo pobre a miserables colas, mientras ellos hacen sus mercados en los hipermercados de la oligarquía, y cuando requieren de atención medica van a las mejores clínicas privadas. Siendo la principal fuente de corrupción). El Partido Ayuda, impulsa y forma. Pero no puede hacer las veces de bodeguero, carnicero, y enfermero etc. Los socialistas tienen que estudiar mucho para su preparación política, la construcción del socialismo requiere estudiar las teorías revolucionarias, recogidas en todos los tiempos sin prejuicios de ningún tipo.

¿Si hay alguna similitud con lo que esta sucediendo hoy en nuestro país será pura coincidencia?....Es un poco extraño a veces como se repiten las situaciones, como ahora una élite “directiva” bolivariana en sus discursos dicen: Las bases, los voceros, los batallones etc. ¿En aquella época en Rusia era la misma situación de esas comunidades?....El salario mínimo no era suficiente para hacerle frente a las necesidades más elementales de una familia, la escasez de productos alimenticios básicos, el gran problema de la distribución etc.  Todo esto fue planteado en la famosa carta que nunca fue contestada, y que fue redactada por el camarada Pedro Kropothin, y entregada nada más y nada menos, que al líder de La Revolución Vladimir Lenin.

Se descarta algún instinto de insensibilidad humana de Lenin, pero situaciones como las que le señalaba Kropotkin, dadas las condiciones de la época, que se vivía en Rusia, y que eran muy comunes en esos momentos.

Pero 89 años después, los problemas que estamos presenciando en Venezuela ¿son casi idénticos? Uno se inclina por pensar que la dirigencia Rusa que detentaba el poder, lo ejercían para su beneficio personal por encima de la Revolución Rusa, lo que le hace a uno elucubrar, en este sentido; ¿ que hay alguna similitud o parecido, con lo que esta sucediendo hoy en día en la Revolución Bolivariana?

A veces la historia se repite como tragedia o como comedia, ¿Permitiremos que esto se repita en Venezuela? ¿Dónde están las repuestas? Creo que no basta con decir: Patria Socialismo o Muerte. ¡Debemos organizarnos mejor! O el pueblo venezolano como le pasó a Kropotkin, corre el riesgo de que tampoco nunca les contesten ninguna carta.

Este relato lo traigo a colación por que cierta “directiva revolucionaria “intenta descalificar el encuentro: “Intelectuales, Democracia y Socialismo”.  

A continuación la famosa carta de Kropotkin 

Dimitrov, 4 de marzo de 1920.

  “Viviendo en el centro de Moscú, no puede conocer usted la situación verdadera del país. Tendría que encontrarse en provincias, en estrecho contacto con las gentes, participando de sus anhelos, sus trabajos y sus calamidades: con los hambrientos –adultos y menores-, soportando los inconvenientes sin fin que se presentan incluso para proveerse de una miserable lámpara de petróleo... Y las conclusiones a que llegaría, podrían resumirse en una sola: la necesidad de abrir el camino hacia unas condiciones de vida más normales. Si no, esto no tardará en conducirnos a una sangrienta catástrofe. Ni las locomotoras de los aliados, ni la exportación de granos, de algodón, lino, cobre u otras materias de las cuales tenemos gran necesidad, podrán salvar a la población. “Hay, en cambio, una verdad: aunque la dictadura de un partido constituyese un medio útil para combatir al régimen capitalista –de lo que dudo bastante-, esa misma dictadura es completamente nociva en la creación de un orden socialista. Necesariamente, el trabajo tiene que hacerse a base de las fuerzas locales, y eso, hasta ahora, ni ocurre ni se estimula por ningún lado. En su lugar, se encuentran a cada paso individualidades que no han conocido nunca la vida real, y cometen los mayores errores, ocasionando la muerte de millares de personas y arruinando regiones enteras.

“Sin la participación de las fuerzas locales, sin la labor constructiva de abajo a arriba, ejecutada por los obreros y todos los ciudadanos, la edificación de una nueva vida es imposible."

“Una obra semejante podría ser acometida por los soviets, por los consejos locales. Pero Rusia, hay que decirlo, no es ya una república soviética sino de nombre. La influencia y el poder de los hombres del partido, que son frecuentemente advenedizos en el comunismo –los devotos de la idea están, sobre todo, situados en el centro-, han aniquilado la influencia verdadera y la fuerza de aquellas instituciones prometedoras: los soviets. Ya no hay soviets, repito, sino comités del partido que hacen y deshacen en Rusia. Y su organización adolece de todos los males del funcionarismo."

“Para salir del desorden actual, Rusia tiene que volver al espíritu creador de las fuerzas locales, que, se lo aseguro, son las únicas capaces de desarrollar los factores de una vida nueva. Y cuanto antes se comprenda, mejor será. Las gentes se dispondrán a aceptar más fácilmente las nuevas formas de organización social. Pero si la situación actual se prolonga, la misma palabra socialismo se convertía en una maldición, como ha ocurrido en Francia con la idea igualitaria durante los cuarenta años que siguieron al gobierno de los jacobinos"                                                                                                                 

Con camaradería y afecto                                                                            

Pedro Kropotkin.

[email protected] 


Tags: Chávez, Lenin, carta de Kropotkin, consejos comunales, comunas, gobernaciones, batallones

Publicado por blasapisguncuevas @ 10:08  | Socialismos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada