Domingo, 05 de julio de 2009
Los vampiros hoy se disfrazan de demócratas, de amantes de la libertad y de humanistas pero la realidad es que acaparan los recursos con ayuda de sus fuerzas de seguridad y ejércitos, de repartidores de opio psicológico, sacerdotes y periodistas. Copan los puestos de poder económico y político y cuando alguien cuestiona sus privilegios lo derriban del gobierno mediante golpes de estado o manipulación del alimento del cerebro; la información. Encima de todo, lo derriban en nombre de la democracia, sí la que garantiza su dosis diaria de plusvalía, sangre, no la que liberaría al pueblo de las hordas de vampiros que noche y día le atormentan en nombre de la tolerancia, libertad y bla,, bla, bla. Los delincuentes de la información gozan en la democracia para vampiros de impunidad para cometer sus fechorías. La CIA y el pentágono es blanca como los vampiros, trabajan soterradamente y apenas ven la luz solar.  El complejo-militar industrial ha escapado al control y se ha puestos completamente al servicio de los vampiros y de los fundamentalista neoliberales que dicen que sin la dosis de plusvalía acumulada por una minoría los humanos vivirían en la miseria. Su humanismo argumental no puede ser más falso.

Lo anterior sería un buen argumento para una novela o una película.

Tags: vampriros, humanos, periodistas, pentágono, fundamentalistas

Comentarios
Discurso Impecable de Fidel Castro y ¿Por qué MoReNa? @Taibo2 Paco Ignacio Taibo II

Pirámide capitalista
Pirámide capitalista. actualizada